Los colectivos y convencionales, de izquierda a derecha: así quedó el mapa ideológico de la Convención tras las votaciones del pleno

Convención Constitucional.

La firma de big data Unholster, mediante su proyecto Scanner Constituyente, analizó 3.840 votaciones hechas en los últimos tres meses. El ejercicio deja a Movimientos Sociales Constituyentes, Pueblo Constituyente y los convencionales de pueblos originarios como los grupos más a la izquierda, mientras hacia la derecha se ubica Vamos por Chile, el Colectivo del Apruebo y el Colectivo Socialista.




En promedio lineal, casi 35 votaciones al día. Es el número que da al calcular las 3.480 votaciones del pleno de la Convención Constitucional entre el 15 de febrero y el pasado sábado 14 de mayo, 90 intensos días que terminaron con un primer borrador de nueva Carta Magna que, por ahora, tiene 499 artículos.

Pero esos sufragios, y las alineaciones, dejaron información valiosa de cómo se posicionaron los diferentes colectivos y convencionales en cuanto a sus votaciones en el hemiciclo. La firma de big data Unholster, a través de su proyecto Scanner Constitucional, analizó los sufragios en este período, con resultados que dan una radiografía a esta etapa del proceso.

Para ello, se aplicó una técnica denominada “nominate score”, que organiza a convencionales y colectivos de acuerdo con su posición ideológica, desde el extremo izquierdo al derecho. Un modelo que se desarrolló en Estados Unidos en los años 80 y que permite también observar las diferencias y semejanzas entre grupos y personas.

Por ejemplo, si bien sólo Vamos por Chile se ubica con un score hacia la derecha -0,66, considerando que 1 sería lo máximo a la derecha que alguien se puede ubicar; -1, lo más a la izquierda, y 0 el centro ideológico-, entre el resto de los colectivos hay distancias importantes en su posicionamiento. Por ejemplo, el Colectivo del Apruebo es el que se ubica más cerca del centro ideológico, con -0,24, seguido por el Colectivo Socialista (-0,49) y Nueva Constitución, también conocido como Independientes No Neutrales (-0,50).

En el extremo izquierdo, en cambio, se ubican Movimientos Sociales Constituyentes y Pueblo Constituyente, prácticamente empatados (-0,86), seguido de Pueblos Originarios (-0,84). Después, aparece Chile Digno (-0,79), y más hacia el centro, el Frente Amplio (-0,58).

Pero el trabajo además permite hacer una mirada constituyente a constituyente. “No es una sorpresa que el colectivo que quedó finalmente liderando la derecha, considerando todas las votaciones del pleno desde el 15 de febrero, es Vamos por Chile con Ruth Hurtado al timón. En el extremo izquierdo, sin embargo, son los convencionales del grupo mixto: Manuel Woldarsky, Alejandra Pérez, Giovanna Grandón y Tania Madriaga, siendo esta última quien tiene la pole position. Por otro lado, el Frente Amplio, Independientes No Neutrales y el Colectivo Socialista quedaron relativamente juntos al centro”, dice Cristóbal Huneeus, director de Data Science de Unholster.

Un dato curioso es que sólo un convencional se ubicó en el punto 0, es decir, en el centro ideológico de las votaciones: Felipe Harboe, del Colectivo del Apruebo. Además, se ven fuertes diferencias al interior de los colectivos. Por ejemplo, en el Colectivo Socialista, los más cercanos al centro (con un puntaje de -0,3) son Andrés Cruz y Patricio Fernández, mientras la más a la izquierda es Malucha Pinto (-0,8). En tanto, en el caso del Frente Amplio, el más próximo al eje central es Fernando Atria (-0,4), y la más a la izquierda es Mariela Serey (-0,7). En el caso de la derecha, en tanto, el ubicado más cerca del centro fue Bernardo de la Maza (0,1), seguido de Luciano Silva (0,3). Las más a la derecha, en tanto, fuero, Ruth Hurtado y Constanza Hube, con 0,9.

¿Qué pasó en las comisiones?

Además, Scanner Constituyente hizo otro análisis: el “nominate score” de acuerdo con las comisiones. El ejercicio acá mostró una particularidad del proceso. “Si miramos el análisis por comisión, la gran mayoría de los colectivos en Medio Ambiente votaron más hacia la derecha y en Derechos Fundamentales más a la izquierda”, dice Huneeus.

Esto puede explicar las diferencias que se dieron al interior del proceso, y por qué los artículos acordados en las comisiones tuvieron diferentes resultados respecto del pleno.

“Si bien el proceso de deliberación y debate de la Convención ha terminado, el trabajo que se llevó a cabo durante 314 días y tras 2.802 horas de video de las sesiones procesadas, nos deja un sinfín de datos que son muy interesantes de analizar y registrar. Esto, ya que nos pueden dar muchas luces de cómo se fue configurando el trabajo interno de los constituyentes, sus bloques y alianzas”, agrega Antonio Díaz-Araujo, gerente general de Unholster.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.