Los controvertidos últimos días de Cathy Barriga en Maipú

Cathy Barriga, alcaldesa de Maipú.

Cathy Barriga, alcaldesa de Maipú.

En la comuna se ha generado polémica porque el alcalde electo acusó irregularidades en el municipio tras asumir, como la falta de equipamiento en su oficina y un eventual déficit presupuestario en las arcas municipales. A eso se suman otros cuestionamientos, como la instalación de mensajes para conmemorar la obra de la exalcaldesa o que se haya llevado a una yegua que se está indagando si corresponde o no a propiedad pública.


No solo no asistió al cambio de mando. En el municipio de Maipú aseguran que tras las elecciones del 15 y 16 de mayo en que fue derrotada por el RD Tomás Vodanovic, la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, se dejó de ver por varios días. Recién la semana pasada, la mediática edil reapareció por las oficinas.

Y en su semana final al frente de Maipú ordenó una última obra: la instalación de 11 placas de bronce conmemorativas de su propia gestión que fueron ubicadas en diversos puntos del municipio. “Obra realizada durante la gestión de la alcaldesa Sra. Cathy Barriga Guerra 2016-2021”, se lee en los carteles de bronce que ahora decoran distintos puntos de la municipalidad. Un autohomenaje que quedó consignado a través de Mercado Público con una orden de compra de la Municipalidad de Maipú del 15 de junio por un total de $ 4.084.080.

El final de la gestión de la exfigura televisiva -que en 2016 le dio un importante triunfo a Chile Vamos al derrotar al ex DC Christian Vittori en una comuna tradicionalmente dirigida por la centroizquierda- fue tan controvertido como su administración, que siempre estuvo expuesta en los medios de comunicación por el estilo de la alcaldesa. La fotografía de los osos de peluche en la mesa del concejo municipal, los bailes en TikTok y el auto municipal que mandó a pintar de color dorado son algunos de los episodios que dieron notoriedad a Barriga.

En Chile Vamos la pérdida de Maipú aun es dolorosa, tanto como lo fue la sorpresiva derrota del RN Felipe Alessandri en Santiago a manos de Irací Hassler (PC). Y es que Maipú es una comuna de clase media con un padrón electoral de 389.758 personas, el segundo más grande de Santiago, después de la comuna de Puente Alto. Solo bastan los votos de esa comuna para conseguir ser electo como parlamentario en el codiciado distrito 8. De hecho, el esposo de la alcaldesa, el diputado Joaquín Lavín León (UDI), fue electo por esa zona con 75.973 votos.

La derrota de Barriga supone un riesgo electoral para el oficialismo de cara a las parlamentarias de noviembre y, asimismo, el triunfo de RD a manos de Tomás Vodanovic vino a ratificar la hegemonía del Frente Amplio en esa comuna que en la última parlamentaria eligió a dos congresistas: Claudia Mix (Comunes) y Pablo Vidal, quien luego renunció al conglomerado para formar Nuevo Trato.

Polémico adiós

Barriga no emitió palabra sobre su derrota, sólo utilizó su cuenta en Instagram para referirse a ella al menos hasta ayer. “Con mucho cariño hasta el final, cada obra, cada proyecto fueron una batalla y ganadas con el corazón”, posteó en un video en el que se le veía en el nuevo Mercado Municipal de Maipú.

El lunes, horas después de recibir formalmente el municipio con la ausencia de Barriga, Vodanovic, el nuevo alcalde, y su equipo se reunieron con las asociaciones de funcionarios de la municipalidad para preparar una auditoría a la gestión de su antecesora que podría estar lista en seis u ocho meses.

El nuevo edil habla de un déficit entre 30 mil y 40 mil millones, además de los 30 mil millones del plan de desarrollo de nuestra sanitaria que no ha sido ejecutado.

El primer dardo de la nueva autoridad a Barriga fue que encontró la oficina sin computadores ni teléfonos. “Esta alcaldesa desde que asumió nunca ocupó un computador municipal y la instalación de línea telefónica están respectivamente donde estaban al recibir hace cinco años desde la otra gestión”, respondió Barriga ayer a través de la TV. Fue la primera vez, desde su derrota, que hablaba de su gestión.

También por televisión la exautoridad comunal hizo frente a la acusación de intentar apropiarse de una yegua que estaba a resguardo en el Parque Municipal. El caso de la yegua “Julieta” saltó a la prensa luego de que el fin de semana un hombre mandatado por Barriga intentara llevársela desde el Parque Municipal con una camioneta que tenía un carro de arrastre adaptado para equinos. El hombre portaba un documento firmado ante notaría el 26 de mayo por un poblador de Maipú llamado Artemio Torres, en el que se afirmaba que “regalé (…) una yegua blanca. Doy fe (sic)”. La alerta provocó que Vodanovic se trasladara en bicicleta hasta el lugar para investigar si el animal era propiedad pública o no.

El episodio terminó con Barriga afirmando enfática en Canal 13: “¡La yegua es mía! Yo la puse a disposición de la granja para hipoterapia. Tengo todos los papeles notariales, así como también la alimentación que fue financiada por mí”.

Barriga y su entorno, en tanto, defienden una administración que
-aseguran- debió sobreponerse a un déficit financiero heredado de su antecesor, quien enfrentó un proceso judicial por el caso basura.

“Yo recibí un municipio corrupto y con malas prácticas, con un alcalde que está en un juicio que aún no termina… nunca jamás vi un reportaje en televisión ni un matinal cubriendo esa noticia”, dijo este miércoles en el matinal Bienvenidos.

Al teléfono el diputado Joaquín Lavín (UDI) defiende también la gestión de su esposa y acusa un intento del nuevo alcalde frenteamplista de enlodarla. “Hoy en día la política se ha transformado en farándula. Muchos descubrieron que hacer tongo les es beneficioso. Eso es lo que está haciendo el alcalde. (...) Habría que haberle dejado a él (Vodanovic) un manual de alcalde en su escritorio. Porque todas las cosas que dice denotan mucha ignorancia”, dice el parlamentario UDI.

En la municipalidad reconocen que la última semana de gestión de la nuera del candidato presidencial de la UDI fue tensa. Se le vio hasta la madrugada en las dependencias de la municipalidad, pero solo se despidió de su equipo más cercano, según afirman varias fuentes consultadas por este medio. Cercanos a Barriga, sin embargo, la defienden diciendo que Maipú es una de las más grandes municipalidades y son muchos los funcionarios.

El día del cambio de mando, Vodanovic fue recibido con bocinazos de parte de un grupo de funcionarios que se apostó en los estacionamientos del municipio.

El círculo más cercano a Barriga -compuesto por la asistente social Maritza Velásquez, su jefa de prensa Camila Cornejo, el director de la Dideco, Francisco Parra; la productora de eventos, Evelyn Pino, y la encargada de urgencia social, Carolina Poupin- está a la espera de resolver su situación en el municipio. Algunos de ellos ya presentaron la renuncia y otros están con licencia médica.

En el entorno de la exalcaldesa -quien no respondió los llamados de este diario- aseguran que en la recta final de su gestión estuvo trabajando en los temas administrativos y hablando con abogados. Y explican que no fue al cambio de mando porque, según ella les habría dicho, le molestó que Vodanovic hablara tanto de ella y no de él ni de sus proyectos de futuro. La alcaldesa también manifestó su molestia con la prensa que, según ella, solo informaba de irregularidades en su gestión y no lo bueno que hizo.

¿Qué sigue ahora para la mediática exalcaldesa? Barriga le dijo a su entorno que tras este impasse electoral se dedicaría a descansar y a desconectarse.

Su esposo, en tanto, dice que para el futuro no hay nada zanjado. “Ella nunca se ha proyectado en el tiempo, en el largo plazo, siempre va viviendo el día a día. Así que ya veremos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El análisis se basa en 489 estudios de poblaciones de hormigas que abarcan todos los continentes donde habitan estos insectos.