Los grandes articuladores: Quiénes liderarán las bancadas en el nuevo Congreso

Senado-Proyecto-de-ley-7082099.jpg

FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI/AGENCIAUNO

Más de la mitad de los diputados electos corresponden a caras nuevas, por lo que surge la duda de quiénes liderarán los nuevos grupos parlamentarios. Figuras como Diego Schalper (RN), Juan Antonio Coloma (UDI), Karol Cariola (PC), Alberto Undurraga (DC) y Raúl Soto (PPD) podrían ser los líderes de los próximos acuerdos. En un Senado fracturado por la mitad, en tanto, la búsqueda de apoyos en la vereda del frente para conseguir las mayorías necesarias será crucial. El rol que puedan ejercer en la Cámara Alta Juan Antonio Coloma Correa (UDI), Javier Macaya (UDI), Rodrigo Galilea (RN), José García Ruminot (RN), Álvaro Elizalde (PS), Alfonso de Urresti (PS), José Miguel Insulza (PS) y Daniel Núñez (PC) son vistos como clave.




La elección parlamentaria provocó un inesperado giro en la composición del Congreso. Mientras en la Cámara de Diputados se registró el mayor recambio de figuras de los últimos años -solo 57 de los 155 representantes son diputados reelectos, es decir, el 63% de sus integrantes serán caras nuevas que debutarán en marzo, en el Senado-, la derecha logró 25 escaños, justo la mitad de la Cámara Alta, una cifra inédita desde el retorno de la democracia.

Por lo mismo, la nueva configuración del Parlamento instala la pregunta de quiénes serán los nuevos articuladores en el Congreso, es decir, aquellas figuras que, debido a su liderazgo, podrán allanar los grandes acuerdos legislativos. ¿Quiénes cumplirán ese rol?

Los articuladores de la derecha en la Cámara

En Renovación Nacional, partido que con 25 diputados agrupó la bancada más grande de la Cámara, una de las figuras que podría ocupar el rol de articulador es Diego Schalper, actual secretario general de la tienda. Ayer estuvo a punto de quedar fuera pero logró mantener su escaño en la VI Región.

Schalper tenía por candidato a Sebastián Sichel, pero anoche acudió al comando de José Antonio Kast a entregarle su apoyo. “La gente del mundo popular lo que quiere es seguridad. Yo creo que esa mezcla de estabilidad y seguridad, Kast ha sido capaz de interpretarla muy bien”, dijo.

También podría jugar un rol importante la diputada reelecta Ximena Ossandón, representativa de la llamada “derecha social”, que en el último tiempo puso en aprietos al gobierno con la tramitación de los retiros del 10% de las AFP y que, por lo mismo, tiene un cariz popular.

En la UDI, que obtuvo 23 escaños, las figuras articuladoras podrían ser Juan Antonio Coloma y Jorge Alessandri. El primero, quien es hijo del senador homónimo, sumó 23 mil votos, el 10,7% de los sufragios de su distrito, por lo que también está en buen pie para liderar nuevamente su bancada: actualmente oficia como su jefe en la Cámara Baja.

Alessandri, en tanto, obtuvo su reelección con 46 mil votos en el codiciado distrito 10 (Santiago, Ñuñoa y Providencia, entre otras comunas), quien desde 2007 viene perfilando su carrera política en la derecha.

En el Partido Republicano, en tanto, se menciona que Cristián Araya podría ser una figura articuladora, pues perteneció antes a la UDI y podría tender vínculos con ese partido. También podría ser una figura relevante Gonzalo de la Carrera, que sumó 43 mil votos, pero de quien se dice que no sigue siempre órdenes de partido.

Las figuras de la centroizquierda

La lista de Apruebo Dignidad, compuesta por el Frente Amplio, el Partido Comunista y la Federación Regionalista Verde Social, es una de las que más creció en la Cámara. Pero, por lo mismo, tiene menos figuras acostumbradas a la cultura política del Congreso.

Por ejemplo, el Frente Amplio perdió a Gabriel Boric, Giorgio Jackson y Camila Vallejo, quienes no buscaron la reelección, y también perdió a Miguel Crispi. Las figuras que podrían encarnar esa articulación son Gonzalo Winter, Camila Rojas y Gael Yeomans, diputados reelectos.

Quien sí podría liderar la oposición es Karol Cariola, diputada del PC reelecta, también proveniente de la bancada estudiantil y con experiencia en los muñequeos políticos del Congreso. Además, encabezará una bancada comunista de 12 diputados, tan grande como la del PS.

Marco Moreno, analista político y decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad Central, dice que al salir los grandes articuladores del Frente Amplio, “quedará en la Cámara el liderazgo del PC, con un dominio de Karol Cariola que será muy propio de la lógica comunista”.

La lista de Nuevo Pacto Social, que agrupa a los partidos de la ex Concertación, obtuvo 37 escaños, de los cuales 17 serán ocupados por diputados reelectos, por lo que hay más liderazgos probados. Uno de ellos es el del socialista Leonardo Soto, que se mantendrá por tercer período en su el cargo, compartiendo con otros 12 compañeros de partido.

En la DC, que eligió a ocho diputados, una de las figuras que se prevé como articuladora es la del exministro Alberto Undurraga. Pese a que esta fue una elección “posestallido”, el también exalcalde de Maipú es una figura representativa del mundo de la ex Concertación y podría apelar a ese sector.

El PPD obtuvo siete escaños en la Cámara, menos que los otros partidos, pero tiene entre sus filas a Raúl Soto, quien consiguió más de 55 mil votos, siendo una de las primeras mayorías nacionales y, por tanto, obtuvo un poder de negociación frente a sus pares.

Y fuera de este binomio también está la diputada Pamela Jiles, cuya bancada del Partido Humanista la componen apenas tres representantes, pero que podría ser clave en un contexto en que la centroizquierda apenas tiene una mayoría simple en la Cámara.

Senado bajo un escenario inédito

Por primera vez desde el retorno a la democracia, la centroderecha tendrá un mayor número de representantes en la Cámara Alta que la centroizquierda. Pese a que muchos vaticinaban un desfonde del oficialismo, los resultados del domingo no sólo aseguran la sobrevivencia política del sector en el Parlamento, sino que la dejan a un paso de lograr el control del Senado.

Una tarea que, sin embargo, no será fácil. El oficialismo alcanzó 24 escaños, a los que se suman el republicano Rojo Edwards, por lo que en total el sector se quedó con la mitad del Senado que por primera vez, tras la ley que puso fin al binominal, tendrá 50 escaños.

RN se convertirá a partir de marzo en la bancada más grande del Senado, al pasar de 9 parlamentarios a 11, por lo que muchos miran el rol articulador que podría jugar el senador y timonel del partido, Francisco Chahuan, para mantener el orden en una bancada que no siempre ha votado alineada. También se medirá su capacidad para lograr acuerdos con otros sectores del socialcristianismo, como la DC, con miras a alcanzar mayorías. En la colectividad también destacan el trabajo que ya venían desplegando los senadores José García Ruminot, desde la comisión de Hacienda, y de Rodrigo Galilea, en Constitución. La llegada de la diputada Paulina Núñez al Senado, quien se aseguró el escaño tras salir tercera en Antofagasta con 15.633 votos (8,4%) es un factor que no pasará inadvertido en el comité parlamentario de RN. Núñez, quien fuera vicepresidenta durante la conducción de Mario Desbbordes, afirman fuentes de la tienda, podría buscar coordinar a los sectores que sustentan la tesis de una derecha social. Un rol que Manuel José Ossandón, pese a ser el senador más votado de la derecha -sacó 279.908 votos en la Metropolitana- no siempre capitaliza, debido a que suele operar de manera solitaria.

En la UDI, con 9 senadores, que la dejan como la segunda bancada más poderosa de la Cámara Alta, se prevé que el senador Juan Antonio Coloma siga ejerciendo un rol preponderante como articulador de acuerdos, no sólo al interior de la bancada y del sector, sino también hacia la actual oposición. En esta tarea suma un aliado clave, tras el triunfo del timonel gremialista, Javier Macaya, en O’Higgins. El actual diputado por el distrito 15 quedó además fortalecido en la interna partidista tras la derrota de la expresidenta UDI Jacqueline Van Rysselberghe, quien no logró su reelección, esta vez compitiendo por Ñuble.

En el oficialismo también se destaca el crecimiento de Evópoli, partido que pasó de tener un senador -Felipe Kast- a cuatro. Entre las figuras que emergen en el Senado tras los resultados del domingo se espera que Luciano Cruz Coke -electo senador por la Metropolitana- pueda tomar un rol como articulador de la bancada. El actual diputado por el distrito 10 ha votado permanentemente alineado con la UDI y no dudó en llamar a votar por José Antonio Kast en caso de que el abanderado republicano pasaba a segunda vuelta.

Rearme en la centroizquierda

Pese a que logró contener el desfonde que venía registrando en las últimas elecciones y se quedó con 8 escaños, en el PPD no se vislumbran figuras que puedan articular grandes acuerdos. La salida de Guido Girardi, quien no podía por ley ir a la reelección, y de Felipe Harboe, quien renunció para ir a la convencional, dejaron al partido sin sus dos operadores más fuertes.

Por lo mismo, desde el PS, partido que quedó con igual número de escaños que el PPD, urgen a los parlamentarios de sus filas a asumir la tarea. Tres son las figuras que se alzan como articuladores desde el socialismo: el timonel del partido, Álvaro Elizalde, el senador por Los Ríos Alfonso de Urresti, quien puede tender puentes hacia la izquierda, y el senador José Miguel Insulza, quien tiene buenos nexos hacia la centroderecha. Insulza, destacan en el PS, desde su rol como jefe de bancada, ha sido muy cuidadoso de privilegiar los acuerdos internos y evitar parecer como díscolo.

En la DC, que logró mantener sus cinco escaños, apuntan al senador Francisco Huenchumilla como uno de sus articuladores, debido a que es respetado por todos en un partido con elevados niveles de tensión interna.

En la izquierda, no hay dudas de que el PC tendrá un rol preponderante en la articulación de la bancada de Apruebo Dignidad, la que pasó de tener un senador -el RD Juan Ignacio Latorre- a 5 parlamentarios. Los comunistas lograron elegir, tras 48 años fuera de la Cámara Alta, a dos senadores: Daniel Núñez y Claudia Pascual, lo mismo que el FRVS.

Sin embargo, en el sector se estima que el actual diputado Núñez tendrá un rol preponderante en la articulación de acuerdos. El parlamentario es cercano al timonel comunista Guillermo Teillier, fue el encargado del partido en la negociación parlamentaria con el resto de las fuerzas del bloque, y a sus 50 años de edad, en su entorno señalan que podría ser el nexo en la pugna generacional que ha tensionado al PC. El parlamentario ha trabajado tanto con la vieja guardia comunista como con la nueva camada de dirigentes que surgieron de las movilizaciones estudiantiles del 2011, ya que para entonces era el encargado de los cuadros universitarios del PC.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.