Los hombres sí y las mujeres no: Las penurias que vive el fútbol femenino para volver a jugar

El torneo está pensado para retomar en octubre, pero hay clubes que ni siquiera han regresado a los entrenamientos. Falta de transporte, infraestructura y meses sin entrenar son parte de la realidad. En Temuco, por ejemplo, no hay camarín y las jugadores se visten en una bodega.




Este lunes, durante el desarrollo de la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputados, se llevó a cabo una exposición sobre el fútbol femenino que reveló algunos detalles de la realidad del fútbol femenino chileno en su intento por volver a desarrollar la actividad. Pablo Milad, presidente de la ANFP, Cecilia Pérez, ministra del Deporte, diputadas y representantes del fútbol femenino fueron parte de la cita.

Dentro de otras cosas, Iona Rothfeld, directora de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino e invitada a exponer por videollamada, relató algunas situaciones que se han ido sucediendo en las últimas semanas. Como por ejemplo que al plantel de Deportes Temuco, en su vuelta a los entrenamientos, no le asignaron un camarín y lo forzaron a cambiarse en una bodega.

O también que el protocolo sanitario no contempla los desplazamientos seguros. Menos del 30% de los clubes se hace cargo de esta situación, lo que implica un riesgo de contagio.

En un momento de la alocución de Rothfeld, Ximena Ossandón (RN), miembro de dicha Comisión, preguntó cuál era la razón para que el fútbol femenino no haya comenzado si hace rato el discurso de las autoridades y la ANFP se refiere a la igualdad de género. La ministra del Deporte Cecilia Pérez, presente también en dicha reunión, señaló que el fútbol femenino estaba entrenando hace cinco semanas, algo que Rothfeld, la vocera de las jugadoras, rectificó, explicando que solo algunos clubes han retomado los entrenamientos y hace mucho menos tiempo.

“La señal que nos dan y que nos duele es que a los clubes no les importa. Dicen que están haciendo todo lo posible (por volver), y no es así. Todo lo posible hicieron para que volviera la actividad masculina, y volvió”, añadió ese día la ex seleccionada chilena.

Y este martes, en conversación con La Tercera PM, entregó más detalles: “Los clubes no están dispuestos a gestionar, la ANFP cubre la mayoría de los costos, pero no está esa preocupación de parte de los clubes. Es preocupante, porque la jugadora qué seguridad tiene”, dice.

En ese sentido, dice que ve poco factible que la competencia femenina vuelva en alguna fecha octubre, como acordó el Consejo de Presidente. “Los clubes que están entrenando con más anticipación volvieron hace dos semanas, lo que hace pensar en la postergación del inicio del campeonato. Recién esta semana la mayoría de los clubes se están haciendo los tests”.

Rothfeld, además, se extraña con la situación del transporte para cada jugadora a su lugar de entrenamiento. No todas tienen vehículo particular y según el catastro de la Anjuff, al consultarles a los clubes si es que se podían hacer cargo de esta situación para evitar los contactos de las futbolistas en el transporte público, cinco dijeron que no lo harán, seis que no saben y los otros que sí. “Y ahí quienes se arriesgan son las jugadoras”, asevera.

“No entiendo que los clubes no pongan el grito en el cielo por el transporte. No les importa la seguridad de las jugadores, da lo mismo cumplir el protocolo en los entrenamientos si la jugadora se tiene que meter al metro”, agrega.

De todas formas, dice estar clara que los clubes que han logrado volver han ido cumpliendo los protocolos. “Han tenido charlas médicas y les han ido informando de todo, pero son solo cinco clubes. Y el resto no sabe”.

Cuenta, por ejemplo, que el mismo plantel de Deportes Temuco, al que, dice, obligan a cambiarse en un camarín transformado en bodega sin agua ni duchas, estuvo seis meses sin entrenar, y que eso se repitió en otras instituciones. “Muchos de los de Primera no entrenaron de manera virtual. Dependió de la voluntad de las jugadoras. Y no había nadie supervisando”, dice.

La directora de la Anjuff señala que ahora les hace “mucho ruido saber cómo se comportarán los clubes ahora que serán entrenamientos presenciales. Si las condiciones eran malas antes de la pandemia, ahora todo se agudizó”.

“Nos gustaría que los clubes realmente hicieran todo el esfuerzo. Merecemos ese respeto. Nos tratan como si estuviésemos rompiendo códigos al decir todo esto, pero el esfuerzo sí lo hacen con los hombres y la pelea la hacemos como mujeres”, cierra.

Consultados al respecto, desde la ANFP, en voz de Constanza Minoletti, subgerenta de Fútbol Femenino, señalan que de su parte han puesto a disposición toda la estructura para retomar el trabajo de las ramas femeninas en los más altos estándares sanitarios. “Nuestra Comisión Médica ha elaborado un protocolo sanitario específico, y, a diferencia del fútbol masculino en que cada club sustenta los costos de su operación, hemos financiado y distribuido a todos los clubes kits sanitarios idénticos a los de ellos, coordinado y financiado la toma de exámenes PCR para todas las jugadoras y staff que intervienen en la logística, tramitado todas las resoluciones que autorizan desplazamientos y entrenamientos en zonas en cuarentena e incluso prestado apoyo con la infraestructura de Quilín a quien la ha necesitado”, dice Minoletti.

“Nuestra intención es que las jugadoras del Campeonato de Primera División puedan retomar su actividad de la forma más pronta posible, en la medida que la realidad sanitaria lo permita, y nos hemos enfocado en entregarles todo lo necesario al efecto”, agrega.

La subgerenta además señala que hoy los clubes se encuentran en proceso de retorno a sus entrenamientos, con autorizaciones y exámenes PCR realizados, “comenzando ya a contabilizar las semanas mínimas de entrenamiento que nos ha recomendado la propia Comisión Médica, precisamente para resguardar la salud de las jugadoras”.

En tanto, desde el Mindep aseguran que “los esfuerzos por garantizar una vuelta segura de los deportistas son para todas las disciplinas, sin excepción. Para el regreso del fútbol, se ha realizado un esfuerzo mancomunado entre todos los actores donde la ANFP se encarga de la elaboración de protocolos que son visados por el Ministerio del Deporte y aprobados por el Minsal. Estos han sido publicados en la página web del Mindep y la autoridad sanitaria está encargada de su respectiva fiscalización”.

Mientras que Ximena Ossandón, integrante de la Comisión de Equidad y quien estuvo presente cuando Rothfeld contó las penurias del fútbol femenino, señala: “Cuando hablamos de equidad de género, yo podría entender que existan diferencias en los sueldos porque hay distinta generación de ingresos entre hombres y mujeres, pero lo que no me cuadra es que los clubes y la ANFP hayan hecho todo lo posible por partir con el fútbol masculino y no con el femenino”.

Agrega que a su juicio “es indignante este tipo de brechas incluso ahora mismo porque la mayoría de los clubes, al tener tercerizado el fútbol femenino, les importa un comino si las futbolistas tienen condiciones mínimas para entrenar o si comieron o si en pandemia llegan al entrenamiento en micro o vehículo”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.