Más CUT que PC: Bárbara Figueroa y el estallido social

A_UNO_1069704

La líder de la multisindical, la organización más representativa de los trabajadores, ha lanzado duros cuestionamientos al gobierno. Ha participado en manifestaciones en el Congreso e incluso ha advertido al propio Presidente Piñera, pero al mismo tiempo se ha mostrado abierta a conversar de manera reservada con el gobierno buscando consensos por la agenda social.




Era el 29 de noviembre de 2013 cuando la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) entregaba su apoyo a la la entonces candidata presidencial, Michelle Bachelet, en la segunda vuelta en contra de Evelyn Matthei. A la cabeza de la multisindical se encontaba Bárbara Figueroa Sandoval –militante del Partido Comunista– y su discurso no ha cambiado mucho. Seis años después sigue insistiendo en que Chile requiere una nueva Constitución y poner fin al sistema de AFP.

Hoy la dirigenta ha jugado un rol clave en la organización de los trabajadores que se han movilizado desde el 18 de octubre de 2019, cuando comenzaron las manifestaciones. Sin embargo, la líder sindical también ha debido allanarse al diálogo con el gobierno, lo cual le ha significado desavenencias frente al ala más dura de la Mesa de Unidad Social. El conglomerado que ha llamado a tres huelgas generales y la más violenta se registró el 26 de noviembre ha mantenido un firme rol de oposición y crítica a las medidas que ha tomado La Moneda para responder a la exigente agenda social.

A inicios de enero, La Tercera PM reveló los discretos acercamientos entre la Mesa de Unidad Social y el gobierno. Fueron encuentros privados que se llevaron a cabo en la casa del propio ministro Gonzalo Blumel y quien recibió en altas horas de la noche a los dirigentes sindicales que forman parte del conglomerado.

A las pocas horas después, voceros del conglomerado que incluye a NO + AFP con Luis Mesina a la cabeza salieron a desmentir las reuniones, aunque posteriormente admitieron las citas y, al mismo tiempo, anunciaron el congelamiento del diálogo con el gobierno. A los encuentros con Blumel –que fueron suspendidos– asistieron: Juan Moreno, presidente del Sindicato SIL Walmart Chile; Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores y la mandamás de la CUT.

A todas luces se contrapone su rol dialogante y promotora de acuerdos con la posición que ha asumido el Partido Comunista en el marco del estallido social. El PC anunció que presentará una acción en contra del Presidente Sebastián Piñera en la Corte Penal Internacional por su eventual responsabilidad política en las violaciones a los derechos humanos ocurridas en Chile durante la crisis social.

Esteban Maturana, histórico ex presidente de la Confusam, explicó que "no creo que alguien del partido se ponga a discutir con Bárbara, porque ella se reúna con el gobierno. Por lo demás, en las decisiones al interior de la Central no solamente tiene peso el Partido Comunista, porque también hay otras organizaciones".

"El partido no puede ser tan descriteriado y decirle que: 'aunque seas presidenta de la central, no te puedes reunir con el gobierno'. Algún afiebrado podrá suponerlo, pero tengo la certeza de que son bastante más pragmáticos que eso. En todo caso, las críticas a la reunión con Blumel no vinieron precisamente desde la CUT, porque Bárbara fue una de las que fue a esa reunión, vinieron de la Mesa de Unidad Social. Hubo una discusión muy intensa, porque varios -entre los que me incluyo- no era para nada presentable ir a reunirse con Blumel como ministro del Interior en un escenario en que había una situación de violaciones sistemáticas a los derechos humanos", acotó el dirigente, añadiendo que la visita no fue acordada en la asamblea del bloque sindical.

"Bárbara fue una de las que fue a esa reunión, y las mayores críticas no vinieron de la CUT, sino que de la Mesa de Unidad Social. Hubo una discusión muy intensa, porque varios entre los que me incluyo no era para nada presentable ir a reunirse con Blumel como ministro del Interior en un escenario en que había una situación de violaciones sistemáticas a los derechos humanos", acotó el dirigente, añadiendo que la visita no fue acordada en la asamblea del bloque sindical.

Mientras Juan Moreno, presidente del Sindicato de Walmart Chile desdramatiza la dualidad de Figueroa. "En la CUT hay distintos colores políticos y militar en un partido político no significa tomar una posición interna. Acá las posiciones se asumen porque hay una directiva nacional que está organizado y una asamblea nacional. Si nos juntamos con cualquier ministro es porque tenemos una decisión asumida al interior del sindicalismo, no discutida al interior de los partidos", explicó.

"Vamos a tomarnos el espacio institucional y que se prepare Piñera"

En paralelo, Bárbara Figueroa también ha asumido un rol en las manifestaciones con discursos altisonantes en los que los que ha amenazado con tomarse no solo el Parlamento.

"No nos van a callar. Ni con metrallas. Ni con balines. Ni con perdigones, porque las mayorías están en las calles. Piñera hoy está solo. El que está solo es Piñera, porque los trabajadores estamos unidos y somos la mayoría del país. Esa es la lección que dimos hoy, porque estamos juntos en el bloque sindical de Unidad Social y no vamos a cesar en este camino. Y que lo escuche fuerte Piñera. Ayer fuimos a hacer una acción al Congreso y fue una advertencia. Si siguen legislando, no solo vamos entrar al Parlamento a decirles que se queden sin legislar. Vamos a tomarnos el espacio institucional y que se prepare Piñera. Esto es ahora o nunca. No hay vuelta atrás y los trabajadores organizados, vamos a dar esa batalla, porque somos pueblo y porque tenemos el deber a responder a las demandas ciudadanas", dijo el 12 de noviembre la dirigente. Semanas después acudiría con otros dirigentes a reunirse con Blumel.

Para Nolberto Díaz, secretario general de la CUT "hay un liderazgo indiscutido en el movimiento sindical de parte de Bárbara Figueroa. Si terminamos bien este Congreso, si hay menos odiosidad y división, será un mérito de quien lo ha conducido. Ella tiene un liderazgo sindical muy bien ganado. Y frente a la dualidad, cada uno es libre de hacer con su vida lo que estime conveniente. Las tareas políticas que ande haciendo Bárbara Figueroa por su rol personal, las desconozco y no tengo razones para desconfiar de ese tipo de dualidad entre la militancia y la presidencia de la CUT. En el minuto que corresponde todos somos  capaces de separar esas cosas.

"A mí me cuesta mucho mantener mi militancia hoy en la DC voy a declararme en reflexión y me parecen vergüenza las actuaciones que han tenido los dignatarios que han tenido tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados", acotó.

Otro que también valoró el rol asumido por Figueroa es Andrés Giordano, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de Starbucks y ex Consejero Nacional. "Yo destaco el rol que ha cumplido Bárbara a pesar de las diferencias que hemos tenido, porque nosotros nos enfrentamos en tribunales por las diferencias electorales y que haya decantado en la voluntad política de que todo el directorio haya sacado adelante el voto universal", dijo.

Comenta