"Me gusta", "Acepto", "RT": Los riesgos detrás de cada click en una red social

facebook

Experto en big data explica cómo se puede manipular a partir de los datos: "Vas adecuando el mensaje y lo insertas en internet a gran escala. Así manipulas al votante. Tienes todo para hacerlo: gran cantidad de datos y la capacidad de procesarlos, y enviar los mensajes por una red como Facebook".




"Doy mi cabeza porque tú no leíste el contrato que firmaste con Facebook", dispara Claudio Gutiérrez, Académico del Departamento de Ciencias de la Computación de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile, y miembro de Web Semántica. La respuesta no lo sorprende.

-Por supuesto…que no.

-¿Y apretaste "acepto, acepto, acepto"?

-Sí.

Aquí radica, afirma, la base del escándalo por la manipulación política a favor de Donald Trump que habría ejecutado la consultora Cambridge Analytica, acusada de adquirir de forma indebida  la información de 50 millones de usuarios de Facebook en Estados Unidos: "Esos contratos son súper débiles para los usuarios y ellos no lo saben", agrega.

-Uno como usuario sólo hace eso: pone aceptar.

-Nadie se lee tres páginas de un contrato que además no entiende. Ellos no le van a entregar esa información a los delincuentes comunes para que te vayan a asaltar a tu casa, pero esto es igualmente terrible: se está jugando con los datos privados de la persona, perfiles sicológicos que tienen estrictas normativas ética y, lo más grave, se está jugando con la democracia.

-¿Cómo opera?

-Big Data es una gran cantidad de datos, es un volumen inmenso de datos, como las estrellas. Son eso: datos y hay que distinguirlo de información y conocimiento. La información son los datos procesados con alguna significación. Lo que tenemos acá son muchos datos que permiten obtener información y conocimiento.

-A gran escala.

-Sí, porque en rigor esto es muy antiguo, se viene haciendo desde siempre, lo que pasa es que ahora nos dimos cuenta, porque los datos dan poder. Ahora, ¿cómo opera Cambridge Analytica? Primero, se recopilan datos. Si tienes suficientes datos sobre una persona, sabes cómo manipularla. Pasa, por ejemplo, con los sicólogos que por lo mismo tienen una ética muy estricta al respecto. Si yo tengo información suficientemente sutil sobre ti, de alguna manera te tengo capturada. El tema es cómo logro obtener esa información.

-Se la entrego a una red social.

-Ese es el punto. Esta empresa tenía un contacto en Facebook y en Facebook están los datos de las personas que se entregan de forma gratuita: fotos, likes, viajes, amigos, movimientos. Lo que hizo esta gente fue tomar esos datos, los de tus amigos, los de tu vecindad social. Con eso hacen una fotografía precisa de tu perfil casi sicológico. Eso se hace hoy masivamente porque existe una red que tiene miles de millones de personas. Aleksandr Kogan, profesor de Cambridge, ayudó en esto a la Consultora porque tenía un contacto con la empresa que posee los datos. En el procesamiento de datos usas sicólogos, sociólogos, logras hacer perfiles. Las personas que hacen marketing usan mucho esto: vamos a venderle a los niños lo que los niños quieren. No es muy distinto de lo que se hace en política. Se buscan los datos adecuados y se realizan perfiles individuales y grupales. De alguna manera dibujas, mapeas, a la población: hay gente que le gusta el fútbol y es feminista. Luego viene una tercera etapa: el microtargeting.

-¿Cómo funciona el microtargeting?

-A diferencia de la publicidad tradicional, que pone un cartel que dice "tome Coca-Cola", acá identifico qué bebida te gusta. Si te gusta la Coca-Cola, te mando ese mensaje, pero si tú estás a dieta te digo "toma esta agua mineral". Si tu mejor amiga postea contra los transgénicos, le digo "toma este jugo 100% orgánico y natural". Entonces a cada uno le doy lo que quiere. Eso se parece mucho al populismo.

-¿Y así lo haces respecto de las preferencias políticas?

-Apunto a grupos que no se conocen entre sí. Entonces si tú estás a favor de mar para Bolivia, te digo que yo podría estar a favor de mar para Bolivia. A otro, que es un ultra nacionalista, le doy a entender que no estoy a favor de dar mar para Bolivia. Los dos me creen, porque es un mensaje sutil donde no queda de manifiesto la contradicción. Así te digo lo que quieres escuchar. Por cierto tiene que ser sutil y se define el tono, cómo te hablo, cuántas veces.

-¿Adecuas el mensaje a la audiencia?

-Vas adecuando el mensaje y lo insertas en internet a gran escala. Así manipulas al votante. Tienes todo para hacerlo: gran cantidad de datos y la capacidad de procesarlos, y enviar los mensajes por una red como Facebook.

-La discusión legal es que las personas no le entregaron esos datos a Cambridge Analytica, sino a Facebook.

-La discusión legal es que Facebook no le puede entregar los datos a alguien para una campaña política. Por ejemplo, no se haría, o no debería hacerse, con los datos médicos. Tú vas a una clínica y entregas datos secretos. Con los datos que le entregas a Facebook , a Amazon, a Twitter, no sabes qué se hace.

-¿Crees que se aplicó en las campañas políticas en Chile a este nivel?

-No me cabe duda de que todos, con más o menos éxito, usan esta técnica. No tengo evidencia, pero no es difícil saber que te quieren manipular: tengo tu nombre, averiguo tu rut, y a través del Servel, que dejó los datos abiertos, sé dónde vives. Parto ahí. La seguridad de datos acá es ínfima y el que tiene muchos datos y poca ética, puede hacer casi lo que quiera.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.