Mena, integrante del comando de Heraldo Muñoz: “Es difícil llegar a acuerdos programáticos con Jiles, que no ha hecho propuestas concretas”

El exministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena. Foto: Mario Téllez

"Se ha dedicado a insultar cuando se le consulta cómo quiere financiar alguna de sus propuestas. No he visto sus ideas, más bien cosas que suenan simples", acusa el exministro. ¿Daniel Jadue? "Ha hecho cosas muy innovadoras en términos de gestión inmobilaria, farmacéutica, hay que ver si son buenas para poder aplicarse a un país entero, con un rol activo del sector privado".




“Dentro de Unidad Constituyente, Nuevo Trato y quizás alguien que tiene buenas ideas, como Gabriel Boric, podrían ser las uniones que podamos tener”, anticipa Marcelo Mena ante la pregunta de con quiénes podría el precandidato presidencial PPD -el exministro de Medio Ambiente de Michelle Bachelet es su jefe programático- podría confluir en contenidos concretos. El programa de gobierno de Heraldo Muñoz en que trabaja, dice, debe hacerse cargo de la inequidad social y la crisis climática bajo los principios de la socialdemocracia.

La cuestión de con cuáles de las otras candidaturas pueda coincidir el excanciller es parte del dilema opositor por resolver, ahora que cuentan con unas semanas más de tiempo para ver si se lograrán mínimos comunes para cuando la primaria legal (18 de julio) se venga encima..., con la duda de quiénes competirán y no, y qué compromisos se atarán. Y más con una preprimaria entre el PPD y la PS Paula Narváez ya desechada, que choca con la búsqueda de un solo nombre.

¿Cuáles son los mínimos comunes opositores posibles?

Una de las falencias históricas tiene que ver con la igualdad de oportunidades. Esa área es parte central de lo que tiene que ofrecerse. Siempre hablamos de la colusión entre el poder económico y el político, y en la práctica hemos ofrecido un sistema económico que no tiene competencia como uno quisiera. Esas cosas hay que empezar a abordar sin necesariamente un sesgo ideológico de que todo tiene que ser estatal o privatizado.

¿Y con quiénes se puede en la oposición?

En Chile existe una centroizquierda que cree en una socialdemocracia moderna, del siglo XXI, que permita entregar estos cambios, y eso significa construir un Estado de Protección Social en forma gradual y razonable.

¿Un programa de gobierno solo con Unidad Constituyente?

Tiene que ser con ellos, en el sentido de que hay afinidades, claramente. Tenemos en común los valores de creer en la democracia, de estar en contra de todas las dictaduras, la corrupción en todas sus definiciones, entender que los cambios responsables requieren consensos y acuerdos. La centroizquierda como tal tiene que unirse hasta lo que tengamos en común. Dentro de Unidad Constituyente, Nuevo Trato y quizás alguien que tiene buenas ideas, como Gabriel Boric, podrían ser las uniones que podamos tener. Si hay convergencias con otros sectores se pueden dar.

¿Con Unidad Constituyente y Nuevo Trato?

El programa de gobierno tiene que hacer una convergencia programática de esa naturaleza y tiene que ver con una conversación. Las convergencias se están dando de forma natural, porque tienen que ver con un trabajo de años y una historia de haber sido capaces de encontrar consensos con nuevos actores, como el Nuevo Trato. Por el momento tenemos más convergencia con Unidad Constituyente y Nuevo Trato, eso está claro.

“Jiles se ha dedicado a insultar cuando se le consulta cómo quiere financiar alguna de sus propuestas”

La centroizquierda ya empezó un camino para acuerdos programáticos desde la DC hasta el FA. ¿Eso tiene una factibilidad?

Creo que sí, porque hay que aprender a madurar si hay diferencias y eso tiene que discutirse y tratar de encontrar consensos. Si empezamos a pensar que mi posición es la que se va a imponer al resto no vamos a lograr las mayorías que requerimos para poder transformar.

¿Incluso con Pamela Jiles y Daniel Jadue?

Difícilmente se puede llegar a acuerdos programáticos con aquellos que no tienen un programa de gobierno ni han hecho propuestas concretas, particularmente Pamela Jiles, que se ha dedicado a insultar cuando se le consulta cómo quiere financiar alguna de sus propuestas. No he visto sus ideas, más bien cosas que suenan simples, como devolver el 50% del presupuesto nacional equivalente en los gastos del primer y segundo retiro, sin un plan de impuestos que sea razonable para poder recuperarlo. Jadue ha hecho cosas muy innovadoras en términos de gestión inmobilaria, farmacéutica, hay que ver si son buenas para poder aplicarse a un país entero, con un rol activo del sector privado.

Entonces no se puede tener un programa de todos...

Por el momento y con las ideas que se han presentado no pareciera ser que hay tantos lugares comunes. Por el momento, la discusión tiene que ver con epítetos de quién piensa distinto y si es que no reconocemos que estos 30 años no fueron perdidos, es difícil pensar que vaya a haber una convergencia.

Dentro del mismo PPD se quiere impulsar la socialdemocracia. ¿No debería ser solo con ellos?

Por eso digo que debiera haber una convergencia programática de la socialdemocracia. No tenemos por qué tener convergencia programática inmediata, se puede ir a través del proceso de las primarias mismas llegando a esa convergencia. Va a haber un momento en que hay que elegir si el sistema de pensiones que propone Ximena Rincón, Heraldo Muñoz o Paula Narváez es el mejor, o el que tiene el mejor modelo de desarrollo, cuál es el que más interesa.

Pero no todos dentro de la oposición son socialdemócratas...

Lo que hemos visto de Pamela Jiles han sido cosas más de corto aliento, titulares sin entrar en detalles. Y ya sabemos lo que pasa cuando alguien da grandes anuncios que se ven imposibles. La convergencia programática se va a haber cuando esas ideas se pongan sobre la mesa y aún no las hemos visto.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.