¿Partido, movimiento o independientes? El debate que se abrió en la centroizquierda que apoyó al Rechazo tras la victoria

Esta mañana se reunieron los representantes de Centroizquierda por el Rechazo encabezados por Ximena Rincón, Cristián Warnken, Felipe Harboe y Carlos Maldonado, en la Confitería Torres. Foto: Andrés Pérez

Por más de una hora y media debatieron hoy en la Confitería Torres sobre la forma en que buscarán incidir en el proceso político que se abre. Pese a que algunos postulan formar un nuevo referente, los voceros de Amarillos y los dirigentes DC que estuvieron por el Rechazo, se mostraron no disponibles para esa idea.


Cuentas alegres sacaron esta mañana los principales rostros que se agruparon en las campañas de Amarillos por Chile y la Centroizquierda por el Rechazo. El amplio y contundente respaldo al rechazo a la propuesta constitucional (61,86%) que excedió con creces la votación tradicional de la derecha, que en la última elección presidencial alcanzó el 44,1%, alentó al interior de este grupo el debate por articular un nuevo referente político. Sin embargo, no todos coinciden en esta propuesta y algunos abiertamente se oponen, colocando una cuota de incertidumbre sobre la forma en que pretenderán incidir en las negociaciones y el diálogo político que se abrirá en los próximos días.

Hasta la Confitería Torres llegaron pasadas las 10 de la mañana 16 de los voceros de ambas campañas. Al desayuno convocado para debatir su futuro acudieron, por Amarillos y Una que nos una, Javiera Parada, René Cortázar y Cristián Warnkn, Gutenberg Martínez, Hardy Knittel y José Pablo Arellano, entre otros. Mientras que el comando de Centroizquierda por el Rechazo estuvo representado por el extimonel PR, Carlos Maldonado, el ex senador y ex convencional Felipe Harboe, la senadora DC Ximena Rincón, la exsenadora DC Carolina Goic, el extimonel DC y ex convencional Fuad Chahín, la diputada DC Joanna Pérez y el diputado independiente por la Araucanía Andrés Jouannet, entre otros.

Reunión en la Confitería Torres. Foto: Andres Perez

La reunión que se llevó a puertas cerradas se extendió por cerca de una hora y media y el debate, aunque cordial, por momentos fue intenso. El objetivo era “ponerse de acuerdo” en torno a la línea que seguirá cada uno de estos grupos para el nuevo proceso constituyente. Parte importante de la discusión giró en torno a cómo influir en el mismo, tomando en cuenta que, salvo parlamentarios democratacristianos que se jugaron por esta opción, el resto no tiene representación parlamentaria efectiva.

“El problema de la Convención es que se cometieron errores en los detalles. Hay que estar atentos para no volver a cometerlos. Queremos una Convención bien hecha. Tenemos que unirnos e ir detrás de un acuerdo nacional y que no se excluya a la gente de centro y centro izquierda”, indicó Cristián Warnken, al hacer un análisis sobre algunas de las causas del fracaso del Apruebo.

“El que no entienda que todas y todos tienen que ser parte de este proceso va a cometer el mismo error de la convención”, señaló por su parte la senadora Ximena Rincón.

Si bien el análisis de los resultados marcó las coincidencias, no hubo consenso respecto de los caminos a seguir en el futuro inmediato.

El ex convencional y ex senador Felipe Harboe, entre otros, fue uno de los impulsores de conformar un nuevo referente político desde el cual incidir en el futuro proceso. “Es evidente que mientras la conducción de partidos tradicionales de centro izquierda estuvieron por el Apruebo, sus bases se fueron al Rechazo y ahí hay una tremenda oportunidad para la centroizquierda por el Rechazo”, señaló.

“Los partidos de centroizquierda tradicionales se desfondaron. Mientas las directivas estaban por el Apruebo y sus bases por el Rechazo. Por tanto, el escenario que la gente está dibujando es uno de moderación, de resignificación de lo hecho hasta ahora y de cambios significativos, pero con moderación. Lo que corresponde es tratar de construir un vehículo que interprete a esa ciudadanía que considera que los partidos tradicionales abandonaron lo que fueron”, planteó otro de los asistentes como parte de los análisis de quienes empujan la estrategia de fundar un nuevo referente político.

El debate está abierto. “Estas son las primeras conversaciones”, reconocieron algunos.

Y aunque varios coquetean con la idea de generar un nuevo referente, desde Amarillos -movimiento que llegó a tener 66.000 adherentes- le cerraron la puerta. Así lo manifestó el profesor de filosofía y columnista Cristián Warnken: “Por el momento no hemos pensado convertirnos en un partido político, pero sí somos un elemento muy activo de esta centroizquierda que votó rechazo y que quiere abrir un espacio para la gente que hoy se siente políticamente huérfana”, dijo.

Lo mismo aseveró la gestora cultura Javiera Parada, de Una que nos una. “Se está reordenando la política chilena, deja de ser una política del pasado. Tenemos problemas urgentes que resolver y empieza un nuevo tiempo político en Chile. No basado en la dictadura, sino en la democracia, paridad”, dijo. “No estoy pensando en integrarme a ningún partido político. Estoy trabajando desde la sociedad civil y quiero contribuir desde los espacios de la sociedad civil para los desafíos que vienen”, señaló Parada.

La piedra de tope: el rearme DC

La principal piedra de tope, sin embargo, está en la decisión de los militantes DC que participaron de la campaña por el Rechazo, los que no se han manifestado a favor de dejar su colectividad para armar un nuevo movimiento. Por el contrario, son partidarios de retomar el control de la tienda, avalados por el fracaso electoral que sufrió la directiva encabezada por el alcalde de La Granja, Felipe Delpín, y del ala más a la izquierda de la Democracia Cristiana.

05 Septiembre 2022.

En esa línea, ven oportuno acelerar las conversaciones que algunos de los parlamentarios iniciaron la semana pasada con Delpin con el fin de “reforzar” la directiva del partido, en la que seis de sus ocho integrantes estuvieron por el Apruebo -las excepciones fueron la diputada Joanna Pérez y el vicepresidente Gianni Rivera-.

En concreto, el plan que se baraja dentro del sector de la decé que estuvo por el Rechazo es sumar a los jefes de bancada del partido -Eric Aedo en la Cámara de Diputados y Ximena Rincón en el Senado- a la mesa de la colectividad. Ambos parlamentarios respaldaron la opción del Rechazo en el plebiscito.

La directiva DC convocó a los integrantes del Consejo General para el miércoles para una sesión en la que está contemplado debatir la ampliación de la mesa directiva.

Según explican los partidarios del Rechazo, no hacer cambios en la mesa implicaría “quedar fuera de juego” en las conversaciones con La Moneda.

Eso sí, no se descarta que se continúe insistiendo en la salida de Delpin de la presidencia, algo por lo que se ha especulado desde que él presentara -y posteriormente retirara- una querella por “administración desleal” en contra del exconvencional Fuad Chahin (DC). En todo caso, el alcalde de la Granja reconoció el viernes de la semana pasada en La Tercera que descarta dejar el cargo y que planea terminar con su periodo, a pesar del resultado en el plebiscito.

Por lo pronto, Rincón, Chahín y Walker plantearon que no renunciarán a la DC para conformar un nuevo referente político.

Me siento profundamente en sintonía con los principios y valores del partido. Creo que ha tomado un camino muy equivocado. Todavía estoy esperando la autocrítica y una reacción pero parece que a ellos les es indiferente el resultado de ayer”, dijo Chahín al término del encuentro en la Confitería Torres.

Y añadió respecto de su futuro como militante: “Ya tendré el tiempo de pensar en ello, pero hasta el momento yo sigo en la DC”, recalcó.

En la misma línea se manifestó Rincón en conversación con La Tercera, minutos antes de ir a la cita en la Confitería Torres. “Es mi partido, es mi familia política desde los 14 años, y creo que tenemos que avanzar pensando en la ciudadanía, no en nosotros”, descartando que se vaya a alejar de la falange pese a haber sido pasada al Tribunal Supremo de su partido por apoyar al Rechazo.

Quien sí se mostró abierto a evaluar su militancia fue el extimonel radical Carlos Maldonado. El ex ministro, se encuentra sancionado con una medida disciplinaria decretada por su colectividad. “Es un tema que voy a evaluar desde hoy. Hasta ayer estaba ocupado en el plebiscito y a partir de hoy voy a evaluar la situación de las militancias del partido y de este proceso disciplinario en mi contra”, dijo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.