¿Por qué aún no hay resultados en las presidenciales de Perú? Las claves del proceso de conteo de votos

La candidata derechista de Fuerza Popular, Keiko Fujimori durante una conferencia de prensa en la que denunció "irregularidades en el proceso", con un mensaje en el fondo #FraudeEnMesa, en Lima.

Las acusaciones cruzadas de fraude electoral, las noticias falsas y la polarización entre los peruanos han marcado la recta final del escrutinio de actas, cuyo proceso podría extenderse hasta mañana.




Hace más de 30 horas que las mesas de votación para la segunda vuelta electoral entre el izquierdista Pedro Castillo y la derechista Keiko Fujimori están cerradas, pero los peruanos aún no tienen la certeza sobre quién será su próximo mandatario. El escrutinio de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (Onpe) podría extenderse hasta mañana, cuando terminen de llegar los votos de las zonas más alejadas del país y las últimas valijas diplomáticas en las que son transportadas las actas de votos del exterior.

Sin embargo, las acusaciones de fraude electoral terminaron por tensionar un agitado ambiente marcado por la polarización y evidenciado por el estrecho margen hasta ahora alcanzado en las urnas. De acuerdo a la última actualización, con un 97,3% de las actas procesadas, el postulante de Perú Libre reafirma su liderazgo con un 50,2% de los votos, frente a un 49,7% de la líder de Fuerza Popular. La cercanía de los rivales reflota una serie de dudas en torno a las elecciones.

Segunda vuelta de elecciones presidenciales del Perú: se habilitaron en Chile colegios para que los peruanos residentes pudieran sufragar.

¿Cómo se contabilizan los votos?

Desde el cierre de las urnas, los vocales de mesas inician el proceso de escrutinio ante la presencia de fiscales o apoderados de ambos candidatos. En las 84.159 mesas instaladas, se contabilizan los votos para luego llenar un acta con la cantidad de votos por cada candidato, otros datos oficiales y posibles incidentes, que serán enviadas a la Oficina Descentralizada de Procesos Electorales (Odpe) para que el personal verifique, computarice y digitalice.

Debido a la extensión de Perú y la lejanía de algunas localidades, la Onpe informó que las primeras actas en ser procesadas fueron las provenientes de zonas a una hora de distancia de Lima y posteriormente se van sumando las de zonas rurales, mientras que desde la selva son enviados los documentos por vía aérea. En este caso no hubo retrasos por condiciones climáticas como lluvias o inundaciones.

Según el diario La República, las actas del extranjero son transportadas por el sistema electrónico de la Onpe y/o valijas diplomáticas a través de 28 funcionarios consulares, que en su mayoría llegarán entre hoy y mañana, pero que ante posibles retrasos se debe entender que los resultados finales podrían tardar algunos días. Recién al mediodía de mañana llegarían los últimos documentos desde Iquique, Chile y Sao Paulo, Brasil.

Una combinación de imágenes de los presidenciales de Perú, Keiko Fujimori y Pedro Castillo.

¿Cuáles son las actas observadas?

El reglamento electoral peruano sostiene una diferencia entre las actas contabilizadas, que son los votos incorporados al cómputo general, y las actas procesadas, que son las ya registradas en el sistema de cómputo electoral. Dentro de este último grupo es que las actas pueden ser divididas entre “normales” u “observadas”.

Durante el escrutinio de las mesas, los fiscales de cada partido pueden expresar un reclamo sobre las actas y el motivo, que varía por posible error de material, ilegible en la marca del voto, incompleta, con solicitud de nulidad, por no contar con datos, por extraviarse, siniestrarse o más de una de estas opciones a la vez.

La Onpe señala que hasta ahora hay más de 1.300 actas observadas. Según el diario El Comercio, esto implicaría más de 320 mil votantes, debido a que cada mesa electoral en Perú tiene un promedio de 200 a 300 electores hábiles, pero esto no significaría adhesiones, porque al total se le debe restar los que no sufragaron, los votos nulos y blancos.

El candidato presidencial de Perú Libre, Pedro Castillo, en un balcón frente a seguidores.

¿Qué sigue para las actas “impugnadas”?

En primera instancia, la Ley Orgánica de Elecciones (LOE) establece que el reclamo se resuelve en la misma mesa, sino 48 horas desde la recepción de las actas, la Odpe debe enviar los reclamos a los Jurados Electorales Especiales (JEE) para una resolución que debe ser publicada. Ante esto, hay tres días hábiles para que los partidos presenten un recurso en última instancia, el que será definido por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) tras una “previa audiencia”.

El Artículo 282 de la LOE señala que “si alguno de los miembros de la mesa de sufragio o algún personero impugna una o varias cédulas, la mesa resuelve inmediatamente la impugnación. Si esta es declarada infundada, se procede a escrutar la cédula. De haber apelación verbal, ésta consta en forma expresa en el acta, bajo responsabilidad. En este caso la cédula no es escrutada y se coloca en sobre especial que se envía al Jurado Electoral Especial. Si la impugnación es declarada fundada, la cédula no es escrutada y se procede en igual forma que en el caso anterior”.

Keiko Fujimori desde su comando, tras denunciar irregularidades en la segunda vuelta presidencial de Perú.

¿Cuál es la influencia de las actas impugnadas?

El politólogo peruano Eduardo Dargent explicó a este diario que “en Perú las elecciones nunca han llegado a ser un tema que se decida en la mesa con actas impugnadas, ya que siempre han sido un número marginal”. No obstante, el estrecho margen de distancia entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo implica una mayor relevancia, ya que cada voto podría definir el resultado.

Según el diario El Comercio, en la segunda vuelta electoral de 2011, entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori hubo 4.535 actas observadas, mientras que para el balotaje de 2016 entre Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori, fueron 1.599 actas observadas.

En tanto, la Asociación Transparencia Civil señala que en el balotaje de 2011, 153.506 votos fueron anulados, lo que representa 0,99% de anulados respecto de los válidos, y en la segunda vuelta de 2016, fue de 75.925, un 0,44% de los votos válidos.

Seguidores de Pedro Castillo con un letrero en contra de Keiko Fujimori, en Lima.

¿Es posible un recuento de todos los votos?

El director para América Latina y el Caribe del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), Daniel Zovatto, explicó a La Tercera la imposibilidad del conteo de todos los votos emitidos en Perú, porque desde que un acta pasa sin objeciones llega al centro de cómputo y posteriormente los votos se “destruyen”.

Esto quiere decir que solo existen actas, no votos. Este mecanismo se utiliza debido a que en algunos países de la región “después del conteo, las urnas se guardaban y en algunos casos se modificaban los votos para posteriormente pedir un recuento”.

¿Los candidatos pueden desconocer los resultados?

Los candidatos presidenciales, Keiko Fujimori y Pedro Castillo, han asegurado que reconocerán los resultados y cumplirán con las garantías democráticas. En mayo, ambos firmaron la denominada “Proclama Ciudadana, juramento por la democracia”, que incluye 12 compromisos.

La postulante a la segunda vicepresidencia de Fuerza Popular Patricia Juárez señaló a la prensa local que aunque acusan un “fraude en mesa”, “los resultados se van a reconocer en el momento en que el organismo, una vez haya culminado con el proceso de conteo del último voto y se haya determinado y efectivamente dilucidado que corresponde a algunos de los dos candidatos”.

Ante esto, la carta a la primera vicepresidencia de Perú Libre, Dina Boluarte, rechazó “las acusaciones del fujimorismo sobre el supuesto fraude electoral” y criticó a Keiko Fujimori por “ayer mencionar que respetaría los resultados, pero hoy la realidad parece ser otra”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.