Provoste, Narváez y Maldonado: una resistida foto unitaria

Las tensiones que marcaron la recta final de la carrera entre los tres exministros de Michelle Bachelet se cristalizaron tras la consulta ciudadana del sábado, en que se impuso por amplia mayoría Yasna Provoste (DC). No hubo demasiado interés de ningún comando para generar un hito unitario y la decisión de la democratacristiana de quedarse en Vallenar incomodó a sus adversarios y terminó complicando incluso la idea de hacer un Zoom. Pese a eso, al cierre de esta edición, tanto Narváez como Maldonado le hicieron un gesto a su otrora rival y llegaron a la sede del PS para concretar la resistida foto de la unidad.


“Quedó claro que Yasna Provoste no quería la foto, nomás”. Así explica un excolaborador del comando de Paula Narváez (PS) el hecho de que el sábado, después de que la senadora por Atacama se impusiera por amplia mayoría (60%) ante la socialista y Carlos Maldonado (PR) en la consulta ciudadana para dirimir al candidato presidencial del sector, no hubiera un acto unitario entre los tres.

La recta final de la campaña estuvo marcada por la tensión entre la abanderada decé y sus contendores, y la senadora resintió que tanto Narváez como Maldonado centraran sus estrategias en contra de ella y apuntaran sus dardos principalmente a su militancia. La distancia entre ellos se fue fraguando desde que Provoste apareció como alternativa en la carrera por La Moneda, sobre todo porque siempre resistió la posibilidad de una medición ciudadana como empujaron de forma majadera tanto la psicóloga como el radical.

Todo eso quedó en evidencia el fin de semana. Una primera señal la daría la triunfadora de la jornada al decidir que no volvería a Santiago a esperar los resultados y optara por quedarse en Vallenar, su ciudad natal y donde está inscrita para votar, a 540 kilómetros de su partido y sus contendores. El gesto fue leído como una señal política y, de hecho, generó incomodidad en ciertos sectores del PS, el PPD y el PR.

En los días previos Provoste ya había transmitido su intención y, según trascendió, la determinación habría estado marcada por dos factores: dar un mensaje desde su rol de mujer de región, como ella misma lo explicitó al celebrar su triunfo en la plaza de Vallenar, pero también, marcar cierta distancia de su estructura partidaria que poco antes celebrara con banderas de la falange en la sede de Alameda 1460.

Ante el escenario, de todas formas el equipo de la ahora candidata presidencial DC, PS, PPD, PR, PL y Nuevo Trato buscó generar algún tipo de señal unitaria con Narváez y Maldonado. La exministra socialista se manifestó disponible para un Zoom que se había organizado desde Vallenar como un gesto de “fraternidad”, luego de que ella llamara personalmente a Provoste para reconocer su derrota y felicitarla por el triunfo.

Pero pese a la insistencia de su generalísimo Pablo Vidal, quien llamó en varias oportunidades a los equipos de Provoste, el link para el encuentro virtual nunca llegó.

Según explican desde el equipo de la decé, la senadora se encontraba con problemas de señal en su casa, mientras que ni Maldonado ni sus equipos contestaban el teléfono para coordinar el hito. Así, dicen en el entorno de Provoste, se optó por suspender los esfuerzos, considerados “tibios” por quienes se encontraban en Santiago. “No había ánimo”, dice un dirigente.

Maldonado, sin embargo, asegura que “es un debate artificial. Yasna estaba el sábado en Vallenar. Nosotros asumimos pública y oportunamente el resultado de la consulta, y no estaba prevista alguna actividad de otro tipo, posterior a los comicios. La campaña fue como todas las campañas, competitiva, pero con altura de miras. Ambas, Yasna y Paula, tienen mi respeto”. El radical no se contactó con Provoste el mismo sábado. De hecho, la senadora comentó hoy en radio Cooperativa que recién hoy le llegó un mensaje del exministro.

Tras el fracasado Zoom, el equipo de la democratacristiana evaluó realizar algún tipo de acto durante este domingo, pero por temas de agenda ni siquiera llegó a coordinarse. Ayer Provoste tomó su vuelo de retorno cerca de las 12 horas.

Pese a todo, la senadora desdramatizó esta mañana su decisión de no retornar a Santiago. En la misma entrevista radial aseguró que no tenía nada de raro quedarse en su casa, después de tres intensas semanas de campaña. Incluso fue más allá y aseguró que se evalúa una actividad simbólica entre los tres.

“Me imagino que sí nos vamos a reunir, no tengo ninguna duda de eso”, dijo Provoste a la vez que subrayó no tener “dudas de la unidad y del apoyo de las fuerzas políticas que ellos representan” a su alternativa.

Al cierre de esta edición y luego de que la Democracia Cristiana oficializara la inscripción de Provoste, tanto Narváez como Maldonado llegaban a la sede del Partido Socialista para reunirse con la abanderada de la centroizquierda. “Quiero aparecer con Paula y Carlos”, transmitía la senadora por Atacama a sus equipos.

Pasadas las 20 horas, Provoste daría un punto de prensa escoltada por Maldonado y Narváez y agradecería su aporte al sector, concretando la resistida foto de la unidad. “Caminaremos juntos y como uno solo para ganar en noviembre”, afirmó la legisladora.

Pero la imagen no despejó del todo la incomodidad que se incubó entre los tres. De hecho, la socialista no esperó a que la decé terminara de responder las preguntas de la prensa y dejó rápidamente su sede partidaria, tras darle un frío abrazo a su otrora rival. Maldonado, en cambio, fue algo más efusivo.

Con todo, según explican en el comando de la senadora decé, aún no se ha conversado sobre el eventual rol que puedan asumir Maldonado y Narváez en su campaña. Por ahora, para la socialista sigue sobre la mesa el ofrecimiento de competir en un cupo por la senatorial de la Metropolitana, mientras que el radical afirmó este domingo que no competirá por cargos de elección popular. Su mandato en el PR, en todo caso, expira en abril de 2022.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.