Inesperado efecto colateral de la pandemia: matrícula en carreras de la salud creció un 8,2% en los últimos dos años

Foto: USS

La crisis sanitaria trajo consigo un aumento de casi 20.000 personas que han optado por formarse en esta área. El Covid, dicen los entendidos, "visibilizó mucho más lo que es ser un profesional de la salud y eso ha estimulado a muchos estudiantes a acercarse a estas carreras". Los matriculados en 2022 representan al 19,6% de la distribución de la matrícula total de pregrado en Chile.


Qué duda cabe que la pandemia desatada por el Covid-19 trajo consigo un sinnúmero de situaciones pocas veces vistas para buena parte del mundo. Las cuarentenas, los tecnicismos y los fenómenos derivados de la emergencia sanitaria no dejaron indiferente a nadie. Tampoco a Chile.

Y aunque la mayoría de las circunstancias desatadas por el coronavirus pueden verse como negativas, lo cierto es que también hay de las otras, de esas que pueden mirarse más positivamente.

Tal es el caso del aumento de la matrícula en Chile de las carreras de la salud.

Y es que no solo subió el número de personas que optaron por cursar una carrera de este tipo, sino que se logró frenar una baja sostenida que se venía evidenciando en la matrícula. Todo, presuntamente, por el interés y la notoriedad que adquirieron los temas relacionados a la salud derivados de la crisis sanitaria.

En ese sentido, el último informe de Matrícula en Educación Superior de la Subsecretaría de Educación Superior señala que en 2018 había 224.770 personas inscritas en ese tipo de carreras en todo pregrado, al año siguiente -2019- bajó a 222.777 y en 2020 (el proceso de matrícula se vivió antes del Covid-19) llegó a 217.676. Luego vino 2021, el primer año con el coronavirus ya en Chile, donde la matrícula en carreras de salud ascendió bruscamente a 238.616. En 2022, en tanto, llegó a 237.217.

“Efectivamente, en Chile hay un aumento en la demanda de los estudiantes por postular a carreras (relacionadas con la salud). La que tiene mayor demanda es la carrera de Medicina, pero también otras como Enfermería o Química y Farmacia”, señala Carlos Pérez, decano de Medicina de la Universidad San Sebastián, quien cree que “la pandemia visibilizó mucho más lo que es ser un profesional de la salud y eso ha estimulado a muchos estudiantes a acercarse a estas carreras. Nosotros en particular tenemos varias carreras de la salud y tenemos un gran número de estudiantes que quedan en listas de espera, porque no ingresan, ya que cada vez es más difícil poder acceder”.

Ernesto Vega, director de la Escuela de Medicina de la Universidad Finnis Terrae, coincide y contextualiza que en dicha carrera “año a año realizamos muchas entrevistas a estudiantes de colegio muy interesados en ingresar, siendo la demanda de cupos muy superior a la oferta. Sin embargo, ya desde el año anterior llama la atención cómo la experiencia pandémica ha acercado a estudiantes de vocación y convicciones más robustas y claras sobre lo que anhelan para su desarrollo, lo que va más allá de lo conveniente que pudiera parecer estudiar este tipo de carreras. Ese puede ser un importante legado de la pandemia”.

Y aunque de 2021 a 2022 hubo un leve descenso del 0,6%, lo cierto es que de 2018 a la fecha y según el detalle del documento del Servicio de Información de Educación Superior, la evolución de los estudiantes inscritos en pregrado en el área de la salud subió un 5,5%, pero sube al 8,2% si se compara 2020 -el último año con matrícula sin pandemia- con 2022. Son, en concreto, 19.541 estudiantes más.

Los 237.217 matriculados en carreras de salud en 2022 representan al 19,6% de la distribución de la matrícula total de pregrado en Chile, siendo la segunda área de mayor presencia (la primera es Tecnología, con un 25,9%).

Esto, dice el informe, se explica “fundamentalmente por el alza de estudiantes en la carrera de Técnico en Enfermería impartida en centros de formación técnica e institutos profesionales, así como por el mayor número de estudiantes que ingresaron a las carreras de Enfermería y Medicina”.

El fenómeno también se registra particularmente en las matrículas de primer año de carreras de pregrado. De hecho, de 2018 a 2022 pasó de 56.487 a 60.243, es decir, un 6,6% más. Incluso en este caso de estudiantes novatos, de 2021 a 2022 creció un 2,3%.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.