¿Pueden predecir el futuro? Cómo las encuestadoras están enfrentando el plebiscito constituyente

Autoridades de Gobierno presentan los resultados de la Encuesta Casen 2015.

Luego de que Cadem dejara de medir los resultados del plebiscito a mediados de febrero, las distintas consultoras definieron su actuar ante un escenario cambiante y que limita con la prohibición de publicar sondeos 15 días antes del referéndum.




A mediados de febrero, la encuesta semanal de Cadem -nombrada Plaza Pública- dejó de monitorear el plebiscito constitucional del 26 de abril, lo que se traduce en que no realizarán sondeos de opinión y tampoco una predicción electoral del referéndum que tendrá lugar a finales del próximo mes.

La Ley orgánica sobre Votaciones Populares y Escrutinios establece la prohibición de la divulgación de encuestas de opinión pública relacionadas a la intención de voto 15 días antes de una elección o plebiscito.

Ese fue el principal argumento de Cadem para dejar de hacerle seguimiento a los próximos comicios. Roberto Izikson, gerente de Asuntos Públicos y Estudios Cuantitativos de Cadem, plantea que “dado que no podemos continuar con el proceso 15 días antes, la pregunta era cuándo dejar de medir y nosotros tomamos la decisión de medir hasta mediados de febrero”.

Izikson cree que la medida establecida en 2016 genera un daño a la democracia posicionando a Chile como una de las naciones más restrictivas en la materia.

Según los datos publicados el 2017 por el estudio Freedom to Conduct Opinion Polls de Esomar y Wapor, el promedio de días de blackout de encuestas previo a una elección en los países de la OCDE es de 1,5. Es decir, la legislación chilena es diez veces más estricta que la media, solo seguido por Italia con 14 días y Luxemburgo junto a Corea del Sur con 7 días.

Desde la vereda contraria, la directora de MORI Chile y fundadora de Latinobarómetro, Marta Lagos, explica que en otros países las prohibiciones no limitan a los encuestadores. “Los franceses desde hace años que tienen prohibiciones y publican las encuestas en Bruselas, la elección se puede predecir y se puede publicar el dato en Irán, en China y Japón, en cualquier lado da igual”, señala.

El Servicio Electoral de Chile (Servel) establece una multa que va desde los $500.000 a los $10.000.000 a quienes publiquen encuestas durante el periodo de prohibición, tanto al director del medio como a la empresa propietaria.

Sondeos de opinión vs. Predicción

Ante la disyuntiva sobre la publicación de encuestas de opinión previo al plebiscito, las distintas empresas que se abocan han planteado distintas salidas.

La directora de MORI, Marta Lagos, califica la decisión tomada por Cadem como una “vergüenza”, puesto que según ella un encuestador que dice no poder predecir una elección, debido a las prohibiciones legales establecidas, “no es un encuestador”. Aun así, en MORI no hay una decisión tomada respecto a su medir o no alguna de las variables en juego.

Tuinfluyes.com, otra de las empresas, planea realizar dos próximas encuestas antes del referendum y, de la misma manera, Criteria continuará realizando estudios relacionados con el sondeo de tendencias ciudadanas antes del periodo de blackout, pero que no realizarán una predicción del resultado pues ello sería “imposible”.

Cristián Valdivieso, director de Criteria, explica que al no haber una historia sobre participación y votación en plebiscito de similares características al de abril, no sería posible predecir la elección.

“Cuando uno busca el votante probable en una elección presidencial, puede preguntarle a la gente si la elección anterior votó. Ahora cómo no hay pasado, no hay variables para poder explicar el futuro, más que una intención declarada de la gente”, afirma Valdivieso.

En esa línea, Criteria continuará realizando sondeos “para mostrar las tendencias de opinión pública respecto de las posiciones, pero en ningún caso diremos: ‘va a participar tanta gente, van a votar tantas personas y el resultado es este’”, sentencia.

Por su parte el Centro de Estudios Públicos (CEP) continuará con la publicación de sus dos encuestas anuales y, por ahora, no tienen considerado realizar sondeos relacionados al plebiscito constituyente debido al tipo de estudios que realizan. Y Activa Research -que publica la encuesta Pulso Ciudadano-, se encuentra estudiando una metodología para realizar una encuesta.

Brexit y el plebiscito colombiano

El rol de los sondeos en elecciones como la del plebiscito del próximo abril ha estado en cuestión en los últimos años a nivel internacional. El 2016, tras fracasar en las elecciones generales del 2015 en Gran Bretaña, las empresas de encuestas ocasionaron una nueva crisis tras fallar en la predicción de la salida del país de la Unión Europea (UE). De las 168 encuestas que se realizaron, el 67,2% entregó una información distinta a la que ganó en las urnas: el Brexit.

Un caso especialmente dramático se dio el mismo año en Colombia con el llamado Plebiscito de la Paz. Ninguna encuestadora del país cafetero estuvo cerca de estimar la arremetida del “No”, que se estableció como la opción ganadora por la pequeña diferencia de 50 mil votos. Por el contrario, la mayoría de los sondeos pronosticaron el triunfo del acuerdo de paz con la FARC por más de un 60%.

La situación mundial les pone presión a las encuestadoras nacionales, en una historia con pocos finales felices. Sumado a la prohibición de publicar 15 días antes una encuesta electoral, Cadem estima que la predicción se puede mover entre cuatro o cinco puntos en ese plazo. “Nos van a evaluar por los últimos 15 días y finalmente eso va a hacer que eso no tenga ningún incentivo para una empresa que se dedica a publicar resultados asociados al plebiscito”, concluye Izikson.

Un factor que puede posicionar a una opción por sobre otra es la franja electoral. Por ello, en línea con lo anterior, Cadem estima que la movilidad que la predicción puede tener desde el 27 de marzo desde que se empiece a transmitir la franja en la televisión abierta, puede afectar entendiéndose que es ese el momento en donde la batalla entre el ‘apruebo’ y el ‘rechazo’ se dará con mayor fuerza.

Sobre el riesgo de la industria, Valdivieso (Criteria) asegura que si ninguna de predicciones acierta al resultado del plebiscito, todas las empresas que se dedican al rubro se verán afectadas en su credibilidad. Ello, a pesar de que Criteria, para las elecciones presidenciales del 2017, fue una de las pocas que se acercó con claridad a los resultados finales.

Para Lagos, un encuestador tiene que tirarse al río. “Cuando tú estás todo el día dando instrucciones a todo el mundo y diciendo: ‘esto es lo que pasa en la realidad’, y llega el momento del control con la realidad y esquivas la realidad, perdiste todo”, dice.

Según la fundadora de Latinobarómetro, posterior a los fracasos predictivos del Brexit y el referéndum colombiano, se realizaron informes, cambios metodológicos, inversiones y cambios de liderazgos: “Es como que te dijera que antes no había autopistas y que andábamos en camino de tierra, bueno ahora andamos en autopistas”, finaliza.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.