¿Quinta dosis? Minsal encarga a Comité Asesor en Vacunas analizar administración de un nuevo refuerzo

En base al comportamiento del virus, la evolución de la pandemia y la información local, el organismo debatirá a fin de mes si es necesario una quinta dosis de la vacuna contra el Covid-19. Debido a la pérdida de inmunidad, algunos miembros del ente aseguran que éste es necesario, pero deben discutir las condiciones del proceso, como cuándo se haría y si sería para todos o solo para algunos grupos críticos.


El pasado 11 de agosto -seis meses después del inicio de la vacunación masiva contra el Covid-19 -, comenzó la aplicación de una tercera dosis. Desde entonces, 13.656.717 personas la han recibido y con efectos contundentes pues, según distintos expertos y el Ministerio de Salud (Minsal), marcó una notable diferencia en la prevención de contagios, hospitalizaciones y muerte durante la última ola.

Asimismo, la pérdida de inmunidad ya es un hecho: tras seis meses, el efecto de la vacuna se desvanece. Por esta razón, el pasado 7 de febrero se inició a la campaña de vacunación masiva con cuarta dosis y a la fecha, 2.506.369 personas tienen esta vacuna.

En este contexto, en su primera reunión tras el cambio de gobierno, las nuevas autoridades de salud -específicamente el subsecretario de Salud Pública, Cristóbal Cuadrado- encargaron al Comité Asesor en Vacunas y Estrategias de Inmunización (Cavei) -que asesora a la cartera en la formulación de programas, estrategias y políticas de inmunización- la tarea de evaluar un refuerzo más.

Jaime Rodríguez, jefe de Infectología infantil de la Clínica Alemana, asumió a fines de noviembre la presidencia del Cavei, cargo que ocupará por tres años. Y sobre el requerimiento explica que “se nos pidió evaluar si era necesario un quinta dosis en la población. Eso pensando que se han administrado dos dosis de refuerzo, dado a la pérdida de inmunidad que se da con tiempo”.

En ese contexto, Rodríguez enfatiza que otra campaña sería necesaria, pero tal vez no para toda la población objetivo, sino que solo para algunos grupos considerados de riesgo: “De todas maneras hay que poner un refuerzo, lo que tenemos que definir es cuándo y a quién. Por ejemplo, si va ser una vez al año o si se va a inocular solo a los adultos mayores en el invierno, que son una población de riesgo. Hay que evaluar todos los escenarios”.

La postura del ente técnico es similar. María Luz Endeiza, presidenta subrogante del organismo e infectóloga pediátrica de la Clínica Universidad de los Andes, explica cuáles son los aspectos específicos a evaluar: ”No hay discusión si necesitamos quinta dosis. El tema es cuándo, para quiénes y con qué distancia de la cuarta, eso debemos ver. Por esto, entre todos debemos recopilar evidencia, porque no hay que olvidar que son muy pocos los países que están administrando una cuarta dosis”.

En este escenario, el debate del grupo tiene como objetivo definir aspectos claves en torno a la administración de otro refuerzo como, por ejemplo, los grupos objetivos y los plazos entre vacunas. Así, en la próxima reunión, pactada para el 27 de abril, el Cavei debería zanjar la discusión tras analizar, entre otros factores, el comportamiento del virus, la evolución de la pandemia, la experiencia internacional y la información local disponible.

El efecto de las vacunas

La especialista, quien además asesora al Minsal en materia de vacunación, recalca la importancia de reforzar el esquema basal: “El mundo sigue en pandemia, está parcialmente controlada, pero aún está y se sabe que si uno no tiene las dosis de refuerzo al día, pasa a ser como si no estuviera vacunado. Es decir, una persona que solo tiene las primeras dosis, tiene prácticamente la misma posibilidad que un no vacunado de enfermar y hacerlo grave”.

Según cifras del Minsal, la inmunización triple marca una diferencia en los ingresos UCI y en la mortalidad. La tasa de ingreso a una unidad crítica es de 2,4 cada 100 mil habitantes sin protección contra el virus. Y en quienes tienen su esquema basal completo, esta cifra desciende a 0,9, mientras en la población con el refuerzo, las personas que requieren una cama crítica son 0,3 por cada 100 mil habitantes.

En la tasa de mortalidad la inoculación también tiene resultados positivos. De acuerdo a los registros oficiales, la incidencia en el grupo con la vacuna de refuerzo es 3,7, mientras que con dos dosis sube 2,3 y en el caso de los no vacunados aumenta a 0,7.

Para incentivar el refuerzo, el gobierno anterior ligó la inoculación al Pase de Movilidad, sin embargo aún hay rezagados. A la fecha, 956.552 personas tienen inhabilitado el documento, por no adquirir la tercera dosis.

En ese contexto, el director del Instituto de Salud Pública de la Universidad Andrés Bello, Héctor Sánchez recalca que hay que buscar otras estrategias, como no descuidar la comunicación de riesgo: “Hay que concientizar. La gente tiene que tener claro que las primeras dos vacunas no le están dando la protección que esperan, porque los anticuerpos bajan”.

De hecho, la adherencia de las personas al proceso de vacunación ha decaído. En el primer mes de la aplicación de la cuarta dosis se ha visto una ralentización en el avance de la campaña. De acuerdo al análisis realizado por el Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPPSUS) de la Universidad San Sebastián, el ritmo de vacunación contra el Covid-19 disminuyó 56% en comparación a la tercera dosis o primer refuerzo.

Según estableció el IPSUSS, durante la aplicación del primer refuerzo se alcanzó un promedio diario de 62.932 personas inoculadas, cifra que en la cuarta dosis ha caído a una media de 28.001 vacunaciones diarias

Jaime Labarca, jefe de Infectología de la Red de Salud UC Christus, explica que aún hay poca información sobre la cuarta dosis, a pesar de eso, sostiene que los resultados serán positivos.

“Va a ser interesante analizar el grupo de las personas con cuatro dosis, pero aún es muy prematuro, hay que esperar para sacar conclusiones sobre el valor de esta protección. Sin lugar a dudas, va ser igual o mejor que los datos que tenemos con tres dosis”, recalca.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.