Región de Aysén logró vacunar a todos los mayores de 18 años: plan de inmunización Covid-19 tiene 99,5% de avance

Puente Presidente Ibáñez en la región de Aysén.

Autoridades locales de salud destacan que el despliegue y los planes especiales en terreno, con horario extendido para los trabajadores, fueron claves para lograr inmunizar a la población de 102 mil habitantes. Actualmente tienen solo a un paciente con coronavirus en UCI y durante la jornada los nuevos casos fueron 11.




Aunque el último Informe Epidemiológico Covid-19 señala que la Región de Aysén tiene una tasa de incidencia de 60,6 casos cada 100 mil habitantes -siendo la segunda más alta del país-, esta “distorsión” se da por su pequeña población: apenas 102.317 habitantes. Lo cierto es que junto con Magallanes, la XI Región es de las zonas del país que menos casos diarios están reportando a nivel nacional.

De hecho, durante esta jornada se informaron solo 11 nuevos contagios y 43 infectados permanecen en su fase activa de la enfermedad. Asimismo, hoy cuentan con apenas un paciente en UCI internado por Covid-19.

La clave de los buenos números que muestra la región, aseveran los expertos, es la amplia cobertura que ha tenido el plan de inmunización contra el virus. Así, según los datos publicados en el Departamento de Estadísticas e Información en Salud (DEIS) y que sigue el avance de la inoculación en el país, la región ya alcanzó casi la totalidad del grupo objetivo mayor de 18 años (80.150 personas) vacunadas con al menos una dosis.

En porcentajes, un 99,5% ya recibió al menos la primera inyección del esquema, y un 96,9% ya ha recibido el esquema completo de dos dosis o de vacunas monodosis, como Cansino. Este avance ha permitido que hoy las 10 comunas de la región, desde principios de agosto, estén en Fase 4 de Apertura.

Estrategia de vacunación en terreno

“Nosotros vivimos momentos críticos entre mayo y junio y la gente también entendió que la única forma de combatir la enfermedad era vacunándose”. El director del Servicio de Salud de Aysén, Gabriel Burgos, señala que la concientización de los habitantes fue clave para adherir al plan de inmunización.

“La estrategia fue tener puntos fijos de vacunación y también estrategias para llegar con las dosis a las juntas de vecinos. Vacunábamos los sábados y las juntas convocaban a los residentes para que asistiesen. Quisimos acercar la vacuna a la gente. Y así, las personas que no podían llegar a vacunarse nos llamaban por teléfono, y nosotros agendábamos para ir in situ a vacunar”, explica Burgos.

La autoridad de Salud regional detalla que a medida que la inmunización avanzaba, comenzaron a notar los primeros cambios en las Unidades de Paciente Crítico, pues “bajaron ostensiblemente los contagios. Llegamos a ser la primera región que no tenía pacientes Covid en UCI, lo que fue un hito muy importante. Ahora mismo el hospital (de Coyhaique) varía entre uno o tres casos que tenemos hospitalizados, que es una curva muy distinta a la que tuvimos de 45 casos en el mes de junio. Nosotros llegamos a tener prácticamente mil casos activos (...).

Además de la población objetivo, en la zona la vacunación de 12 a 17 años ya alcanza un 65,2%.

Cubrir zonas aisladas y por edad

Carmen Gloria Monsalve, enfermera del servicio de salud de la región y coordinadora del voluntariado que permitió vacunar zonas vulnerables y aisladas de la región, cuenta que “en la comuna de Coyhaique, específicamente donde se concentra casi el 80% de la población, partimos en febrero organizándonos con colegas del sector y comenzamos a apoyarnos con la referente a cargo del área de participación social del Servicio de Salud, porque ella tiene los nexos con las comunidades organizadas. Empezamos a organizar vacunaciones en zonas comunitarias, priorizando las más vulnerables”.

Posteriormente, existió una colaboración con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE): la entidad elaboró “mapas de calor” que mostraban dónde principalmente estaba concentrada la población de acuerdo a los grupos etarios a medida que el Minsal iba liberando los calendarios semanales. “Por ejemplo, si correspondía el grupo de 60 años o más, veíamos donde había una mayor concentración y coordinábamos con esas sedes para hacer las vacunaciones”, detalla Monsalve.

“Nos tuvimos que capacitar como equipo de voluntarios, porque además de enfermeras del Servicio de Salud y del Hospital Regional, se integraron enfermeras de la Seremi, las jefas de carrera de Enfermería de las universidades de Aysén y Magallanes y enfermeras de Gendarmería y de la ACHS. Tuvimos un grupo de 30 (enfermeras)”, cuenta.

Hasta la fecha se mantiene la vacunación en sedes comunitarias, “y hemos establecido una extensión horaria de lunes a viernes. Porque en la red (de salud) la oferta de vacuna estaba disponible solo hasta las 16 horas. Varias personas por motivos de trabajo no podían concurrir en esos horarios y estos se extendieron a las 19.30 horas y hubo un momento en que llegó demasiada gente, y empezamos a dar números”.

La enfermera detalla que si bien con el paso a Fase de Apertura hay una gran afluencia en el centro de Coyhaique, la mayoría lo hace respetando el uso de mascarilla. “Ya es algo que tenemos súper internalizado. Si tú sales el fin de semana tampoco se ve una gran cantidad de personas circulando, creo se ha mantenido un poco el resguardo. Lo que pienso es que si mantenemos esta alta cobertura de vacunación y resguardamos las medidas, los casos deberían seguir siendo pocos”, analiza Monsalve.

A continuación de Aysén, en términos de desempeño se ubica Ñuble, con un avance del 97,5%, seguida de Magallanes (96,5%) y O’Higgins (96,8%). Las regiones que van más lento, en tanto, son la Metropolitana, donde el 84% de los adultos ha recibido la primera dosis, y Tarapacá (86%).

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.