Schiess y Municipalidad de Vitacura firman la paz por exterrenos de la CAP con millonaria conciliación

Un acuerdo para cerrar el conflicto por terrenos que pertenecieron a la Compañía de Aceros del Pacífico autorizó este miércoles el concejo de Vitacura. En la propuesta, la sociedad Agua del Palo -relacionada al grupo Tánica de Christoph Schiess- comprará los paños que pertenecen al municipio en más de $ 600 millones. La conciliación contó con el respaldo de una amplia mayoría de ediles que exigieron que sólo se permita la construcción de viviendas de dos pisos y unifamiliares.




Esta mañana, el concejo de la Municipalidad de Vitacura acordó autorizar al alcalde Raúl Torrealba para celebrar una transacción en las causas judiciales por la propiedad de tres lotes de terrenos que mantiene con la sociedad Agua del Palo Limitada, firma asociada a la familia de Christoph Schiess, dueña de Tánica.

El acuerdo consiste en que la municipalidad transfiere a la sociedad el Lote 28, cuyo dominio era disputado en la Corte Suprema. Por su parte, Vitacura renuncia a cualquier derecho o reclamo sobre los Lotes 15A y 16A de propiedad de la sociedad Agua del Palo. Además, como contraprestación esta última pagará a la comuna la suma de 23.000 UF ($ 677 millones) en dos cuotas de igual monto por los paños que suman 5.001 mts2. La primera de ellas será pagada al momento de celebrar el acuerdo y la segunda, a 180 días contados desde la suscripción del contrato. Junto con esto, ambos lotes deberán estar destinados por la empresa o posteriores compradores exclusivamente a la ejecución de proyectos de uso de vivienda. Esto significa que sólo se podrán construir en el lugar casas unifamiliares de dos pisos más la mansarda.

Pocos minutos antes de la votación remota, los concejales permitieron la intervención del presidente de la junta de vecinos, Andrés Bravo, quien explicó que “la Inmobiliaria Transoceánica nos contactó por un proyecto maravilloso que es a través de calle La Vendimia y los vecinos estamos revisando eso, porque propusieron una inversión mayor, con toda una serie de equipamiento y, por lo tanto, lo único que estamos revisando es el tema de los estacionamientos”. Agregó que “cuando al cerro se accedía por Agua del Palo, las casas de más de 200 vecinos estaban con basura y perdónenme la expresión, no con pipí, sino que meadas y cagadas en sus jardines, porque la gente cuando bajaba del cerro, las usaba de baño frente a nosotros. No estamos impidiendo que se haga el acceso al cerro”.

A favor de la conciliación con la sociedad Agua del Palo votó el jefe comunal y los concejales Maximiliano del Real (UDI), Matías Bascuñán (UDI), Viviana Paredes (UDI), Francisco Silva (UDI), Francisca Cruzat (ind.) y Catalina Recordón (ind.). Mientras que Felipe Irarrázaval (RN) se abstuvo y Luz Pacheco (ind.) votó en contra.

“No estoy en contra de los vecinos, entiendo perfectamente su parecer y los escucho. También estoy de acuerdo con que el terreno de abajo sea vendido por parte de la municipalidad. Lo que no estoy de acuerdo es adelantarnos al juicio sobre el terreno de arriba, dado que tribunales aún no resuelve. Por lo tanto, y tal como está, rechazo esta presentación”, acotó Pacheco.

Mientras, la concejala Francisca Cruzat explicó que si bien aprueba la conciliación, añadió que “el acuerdo no es perfecto”, puesto que -a su juicio- el municipio está vendiendo un terreno a un valor de mercado mucho más bajo, pero valoró que es mejor que el primer acuerdo que había y eso hay que destacarlo. “Creo que lo importante es escuchar a los vecinos y ojalá que si los propietarios cambian, exista la ética y se respete el acuerdo que fue tomado por este concejo”, sentenció.

A mediados de noviembre del año pasado, la empresa intentó llegar a un acuerdo con el municipio, pero la propuesta fue rechazada. En aquella oportunidad, la sociedad Agua del Palo propuso una transacción de 21.000 UF ($ 618 millones) a la municipalidad, en tres cuotas iguales y sucesivas de 7.000 UF ($ 206 millones).

“En un acuerdo de conciliación siempre hay pérdidas y ganancias de ambas partes. Lo más importante es asegurar que haya solo construcción de viviendas unifamiliares y estoy de acuerdo que se extienda; estamos respondiendo a la solicitud de los vecinos y confío en que la inmobiliaria mantenga que siempre será vivienda unifamiliar”, añadió la concejala Viviana Paredes.

El motivo de la discordia

El origen del conflicto se remonta a un reclamo de ilegalidad interpuesto por la sociedad en contra de la resolución del 3 de abril de 2019 de la Dirección de Obras Municipales (DOM) Nº 556. Ello, luego de que esta última rechazara un anteproyecto de edificación que establecía como uso de suelo la calificación de equipamiento deportivo para dos terrenos denominados 15ª y 16ª, ubicados en calle Parque Antonio Rabat. En conjunto, ambos suman una superficie total de 2.801 metros cuadrados. En síntesis, el oficio en cuestión concluyó que el inmueble en donde recae el proyecto tiene destino municipal.

En su reclamo, la sociedad del Grupo Schiess argumentó que en el plano original de la subdivisión L-719-A de noviembre de 1987 de la DOM de Las Condes -antes el paño formaba parte de esa comuna-, se estableció que el derecho a retener el inmueble correspondía al loteador y no a los futuros compradores del predio. De hecho, la Sociedad de Desarrollo Agua del Palo Limitada adquirió los terrenos en 1991 a la Sociedad Inmobiliaria San Vicente S.A., la cual, a su vez, compró el terreno a la Compañía de Aceros del Pacífico (CAP).

Frente al revés, el municipio -que es representado por el jefe de litigios, Alejandro González- presentó un recurso de casación ante la Corte Suprema. Luego de oídos los alegatos, el 3 de septiembre de 2020, el presidente de la Tercera Sala de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, llamó a las partes a una conciliación. El Grupo Schiess es asesorado por Gonzalo Cubillos, socio de Cubillos & Evans.

Consultada Tánica Inmobiliaria sobre la conciliación con el municipio, respondió: “Estamos conformes con el acuerdo logrado con la Municipalidad de Vitacura, ya que nuestra propuesta, que considera darle un uso exclusivamente residencial a los terrenos, cumple, además, con la aspiración de los vecinos del sector”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.