Schiess vs. Municipalidad de Vitacura: La millonaria propuesta de conciliación para poner fin a conflicto por ex terrenos de CAP

En manos del concejo municipal de Vitacura se encuentra una propuesta de conciliación para poner fin a un litigio con un sociedad vinculada al Grupo Schiess. Se trata de Sociedad de Desarrollo Agua del Palo Ltda., la cual mantiene un conflicto por dos predios que pertenecieron en los años '80 a la Compañía de Aceros del Pacífico (CAP) y respecto de los cuales la Dirección de Obras de Vitacura estableció que eran de uso municipal. El problema es que la oferta -que apoya el alcalde Raúl Torrealba y considera un millonario monto a beneficio municipal- no convence a la totalidad de los ediles.




El tema estaba en el primer punto de la tabla del concejo municipal para hoy; sin embargo, fue sacado por la falta de acuerdo entre los seis concejales de la Municipalidad de Vitacura.

¿De qué se trataba? La citación original era para solicitar la autorización del concejo para “la transacción judicial o avenimiento entre la Municipalidad de Vitacura y la Sociedad de Desarrollo Agua del Palo Ltda.”, la que tenía “por finalidad poner término a dos juicios originados por un reclamo de ilegalidad y una demanda civil interpuestos por la Sociedad de Desarrollo Agua del Palo en contra de la Municipalidad”.

La sociedad que figura como contraparte no es cualquiera. Se trata de una firma asociada a la familia de Christoph Schiess, dueña de Tánica, y el reclamo versa sobre unos terrenos que pertenecieron a la Compañía de Aceros del Pacífico (CAP) y que se ubican en Santa María de Manquehue. En estos, según miembros del concejo, la Sociedad de Desarrollo Agua del Palo planearía ejecutar un proyecto de oficinas con departamentos y estacionamientos -La Tercera PM no obtuvo una versión oficial de la sociedad sobre este punto- mientras, en paralelo, busca construir un mega proyecto inmobiliario en Lo Recabarren, una calle cercana a estos paños. Éste último considera US$500 millones en inversión a 15 años con 1.175 viviendas, y también es cuestionado por parte de los ediles de la comuna pues creen que no se consideran medidas de mitigación vial.

El pasado 5 de noviembre, los concejales de Vitacura recibieron un correo electrónico interno en el que accedieron a los detalles de la propuesta que podría zanjar el conflicto. El problema es que ésta, que cuenta con el apoyo del alcalde Raúl Torrealba y considera un millonario monto a beneficio municipal, no convence a la totalidad de los ediles. Varios de ellos creen que el valor de los predios es mucho mayor al propuesto por la empresa.

El caso comenzó por un reclamo de ilegalidad interpuesto por la sociedad en contra de la resolución del 3 de abril de 2019 de la Dirección de Obras Municipales (DOM) Nº 556. Ésta rechazó un anteproyecto de edificación que establecía como uso de suelo la calificación de equipamiento deportivo para dos terrenos denominados 15ª y 16ª, ubicados en calle Parque Antonio Rabat. En conjunto, ambos suman una superficie total de 2.801 metros cuadrados. En síntesis, el oficio en cuestión concluyó que el inmueble en donde recae el proyecto tiene destino municipal.

En su reclamo, la sociedad del Grupo Schiess argumentó que en el plano original de la subdivisión L-719-A de noviembre de 1987 de la DOM de Las Condes -antes el paño formaba parte de esa comuna-, se estableció que el derecho a retener el inmueble correspondía al loteador y no a los futuros compradores del predio. De hecho, la Sociedad de Desarrollo Agua del Palo Limitada adquirió los terrenos en 1991 a la sociedad Inmobiliaria San Vicente S.A., la cual a su vez compró el terreno a la Compañía de Aceros del Pacífico (CAP).

El 8 de enero de 2019, la Corte de Apelaciones de Santiago acogió el reclamo de ilegalidad en contra de la Municipalidad de Vitacura, concluyendo que no corresponde la cesión al municipio debido a que el predio se encuentra hoy en manos de un tercero que no es el loteador. El tribunal de alzada declaró ilegal el oficio de la DOM Nº556 y ordenó dejarlo sin efecto.

Frente al revés, el municipio -que es representado por el jefe de litigios, Alejandro González- presentó un recurso de casación ante la Corte Suprema. Luego de oídos los alegatos, el pasado 3 de septiembre, el presidente de la Tercera Sala de la Corte Suprema, Sergio Muñoz llamó a las partes a una conciliación. El Grupo Schiess es asesorado por Gonzalo Cubillos, socio de Cubillos & Evans.

Ambos abogados solicitaron el pasado 6 de noviembre postergar la audiencia de conciliación fijada para mañana, en la que se cerraría el juicio por medio de un avenimiento. Las partes solicitaron al magistrado aplazar el encuentro en 21 días a fin de ultimar todos los detalles que restan, según consignó un escrito presentado al tribunal y que es de acceso público. La solicitud fue acogida y se fijó la audiencia para el próximo jueves 3 de diciembre de 2020.

Tres cuotas: Los términos del acuerdo

Tras la conciliación solicitada por el juez Muñoz, ambas partes llegaron a un acuerdo. Por un lado, la Sociedad de Desarrollo Agua del Palo aceptó pagar UF 21.000 a la municipalidad, en 3 cuotas iguales y sucesivas de 7.000 UF. Por otro lado, el municipio cesaría sus pretensiones respecto de los terrenos y aprobaría “el proyecto o anteproyecto que las normas urbanísticas de la zona autoricen”. Además, transferiría a la sociedad del Grupo Schiess -consignó la mentada citación al concejo- “el lote 28 (equipamiento) del loteo Bosques del Polo de una superficie aprox de 2.200 mts2, renunciando a cualquier pretensión sobre este”.

En el correo que recibieron los concejales, el pasado 5 de noviembre, figura una minuta firmada por el director de la División Jurídica, Ramiro Méndez Urrutia, donde les propone aceptar la conciliación para poner fin al juicio.

A su parecer, el término del conflicto resulta “favorable para los intereses municipales, considerando los valores estimados de los predios y que, respecto de los lotes 15ª y 16ª existe un fallo adverso de la Corte de Apelaciones de Santiago que, de confirmarse por la Corte Suprema, deja al municipio en una posición desmedrada, en virtud de la cual deberá aprobar el proyecto o anteproyecto que se le presente, sin contraprestación alguna”, consignó el escrito al que tuvo acceso La Tercera PM.

Por esos motivos, la dirección jurídica recomendó y solicitó al concejo dar su acuerdo "para los efectos de que las partes arriben a una transacción o avenimiento judicial en los términos señalados”.

División interna

El problema para el municipio, y para el alcalde Torrealba, es que entre los concejales no existe una posición clara de respaldo sobre la propuesta. Ello, mientras electoralmente la comuna entra en la recta final de las primarias de Chile Vamos, en la que se enfrentan el concejal Max del Real (RN), Pablo Zalaquett (UDI) y Camila Merino (Evopoli).

Del Real afirmó que es partidario de un acuerdo y que la propuesta necesariamente debe ser analizada por el concejo. “Yo soy partidario de un acuerdo. En todos estos temas siempre hay que recordar un dicho que suelen comentar abogados: siempre es mejor un mal acuerdo que un buen juicio. Siempre hay que velar por los recursos municipales y es difícil, porque uno defiende al máximo su posición hasta que se corta el elástico. En este minuto nos encontramos ante una solicitud de los jueces a que lleguemos a acuerdo. Tampoco nos podemos poner en una posición tan intransigente”, explicó.

No opinan lo mismo dos de sus pares. La concejal Francisca Cruzat (IND) acotó que “esto es un tema de negligencia de la municipalidad”. “Los terrenos eran de un desarrollador inmobiliario que los aportó a una nueva sociedad y por ello hubo una compraventa, pero en el fondo son los mismos, en los que hoy se está haciendo un proyecto con 7.500 estacionamientos. El precio es un tercio del valor comercial y por ese monto mejor seguimos y si ganamos solo uno de los dos sitios quedamos mejor”, advirtió.

Cristián Araya, militante del Partido Republicano que pretende competir a quien salga vencedor de la primaria de Chile Vamos, sostuvo: “Es evidente que este avenimiento implica un grave detrimento al patrimonio de la municipalidad, considerando el bajo monto que se está pactando por unos terrenos que tienen un altísimo valor comercial. Las eventuales responsabilidades administrativas deben ser investigadas”.

La Municipalidad de Vitacura y Tánica declinaron efectuar comentarios sobre este artículo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.