Segunda moción de vacancia contra Vizcarra abre una nueva crisis en Perú

El Presidente de Perú, Martín Vizcarra. Foto: AP

Según analistas, lo más preocupante son las consecuencias que pueda tener si finalmente se concreta. Perú ya sufre una alta inestabilidad por la pandemia y figura en la mitad de un proceso electoral, a menos de un año del fin del mandato del actual gobierno.




Las denuncias contra el Presidente peruano, Martín Vizcarra, han aumentado progresivamente en las últimos meses. Primero fue el caso Richard Cisneros, que nació de una denuncia periodística realizada en mayo por contratos que el Ministerio de Cultura hizo al desconocido cantante supuestamente cercano al mandatario durante la campaña presidencial de 2016. Los contratos estaban ligados a charlas motivacionales y de liderazgo, algo fuera de la experiencia del cantante conocido como “Richard Swing”, por un monto total cercano a los US$ 50 mil.

El cantante Richard Cisneros llega al Congreso peruano a entregar documentos en el marco de una investigación en su contra el 11 de septiembre en Lima. Foto: AP

Más recientemente, el Presidente peruano se ha visto complicado por el caso de Lomas de Ilo y el Hospital Regional de Moquegua. Aunque Vizcarra se ha defendido a través de declaraciones públicas, señalando que las acusaciones corresponden a terceros, uniéndose contra él para contrarrestar su lucha contra la corrupción, los peruanos no parecen estar muy satisfechos con sus explicaciones.

Pese a que las denuncias obligan al Ministerio Público a hacer las investigaciones pertinentes, los constantes desacuerdos al interior de esta institución hacen que la población desconfíe de su eficacia.

Zoraida-Avalos
La fiscal general de Perú, Zoraida Ávalos.

Así, los parlamentarios decidieron tomar el asunto en sus propias manos. Casi un mes después de que Vizcarra superara una primera moción de vacancia presentada por el Congreso por un presunto caso de corrupción, el mandatario podría enfrentarse a un segundo proceso, luego de que la bancada de Unión por el Perú (UPP) presentara un nuevo recurso en su contra.

El jefe de Estado es acusado de haber recibido sobornos durante el período en que fue gobernador de Moquegua (2011-2014), una ciudad del sureste de Perú.

La moción cuenta, hasta el momento, con el apoyo de parlamentarios de Podemos Perú, el Frente Amplio y un congresista independiente. Para que avance en el Congreso y finalmente se lleve a cabo, será necesario el respaldo de más legisladores.

El Presidente de Perú, Martín Vizcarra, con una bolsa de ayuda en un acto en Lima.

“Nos pone a todos los peruanos en un estado insalvable políticamente, porque vamos a convivir estos meses haciendo un esfuerzo con un Presidente que está investigado por corrupción, estamos hablando de coimas, de millones de peruanos que hoy sufren las penurias, los problemas económicos”, señaló anoche el primer vicepresidente del Congreso, Luis Valdez, del partido Alianza para el Progreso, en entrevista con el Canal N.

Sin embargo, algunos analistas señalan que lo más preocupante no es el proceso mismo o la decisión de sacar a Vizcarra, sino las consecuencias que podría tener para el país de concretarse. “Creo que la discusión principal en el Congreso ya no debería ser si hay material suficiente para una vacancia política por ‘incapacidad moral permanente’, sino cuánto daño podría hacerle al país que el Congreso la promueva y pueda, eventualmente, conseguirla”, explica hoy el analista político peruano, Carlos Basombrío, en el diario El Comercio.

Basombrío argumenta que un proceso como este podría desestabilizar aún más al país, que se encuentra inmerso en un proceso electoral para reemplazar a Vizcarra, a menos de un año de que termine su mandato. Además, el politólogo destaca que la eventual presencia de Manuel Merino, actual presidente del Congreso peruano, en el Palacio de Gobierno podría empeorar la situación, ya que no parece tener muy claras las funciones que implica un cargo presidencial, ni tampoco cuenta con las condiciones para armar un equipo de gobierno.

Personas rezan afuera del Monasterio de las Nazarenas en Lima. Foto: Reuters

Pese a que no avala el proceso por los daños colaterales que pueda llegar a causar, Basombrío advierte que la permanencia de Vizcarra al mando le permitiría -gracias al poder que le confiere el cargo- influir en las investigaciones en su contra. De hecho, el propio mandatario lo da a entender en uno de los audios que han sido filtrados: “Aquí lo que queda claro es que, en esta investigación, estamos todos involucrados y la estrategia es, para salir de esto, todos en conjunto”. En ese sentido, el analista peruano señala que la actitud vigilante de la ciudadanía es clave en el proceso de investigación, más allá de cómo se desarrolle la moción de vacancia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.