Sin distinción: El coronavirus contagia a líderes europeos, pero Trump no quiere hacerse el examen

Javier Ortega Smith (de chaqueta café) junto a otros líderes de Vox el domingo en Madrid. Foto: Europa Press

A pesar de los protocolos aplicados para evitar su propagación, el Covid-19 ha contagiado a dirigentes españoles, italianos, y posiblemente estadounidenses. Donald Trump no ha querido realizarse el examen.




El coronavirus ha provocado tanta alarma en Europa que varios países optaron por tomar medidas extremas. En España las autoridades locales decidieron suspender hoy la actividad del Congreso por al menos una semana después de que se confirmara que el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, está contagiado.

El político español se habría contagiado con coronavirus hace dos días, en un evento multitudinario en Madrid. Tras conocerse la noticia, su partido reconoció a través de un comunicado que había sido un “error” realizar el encuentro el domingo, que tuvo cerca de 9.000 asistentes.

“Hemos decidido que todos nuestros diputados sigan trabajando desde sus casas, desde donde controlarán a este gobierno irresponsable que juega con la vida de los españoles. También pedimos que se suspendan las sesiones parlamentarias hasta que las autoridades sanitarias afirmen que han recuperado el control”, dijo Vox a través de un comunicado.

Pero Ortega no es el primer político en contagiarse. El secretario general del Partido Demócrata de Italia, Nicola Zingaretti, anunció el sábado que había dado positivo en la prueba del Covid-19. “Yo siempre he dicho: nada de pánico, combatamos con el ejemplo, siguiendo las disposiciones de los médicos y de la ciencia, intentando dar una mano trabajando desde casa”, dijo Zingaretti en un video publicado en Facebook.

El gobernador de la región de Lazio y secretario general del Partido Demócrata, Nicola Zingaretti, muestra indicaciones sobre el coronavirus el viernes en Roma. Foto: AP

A pesar de que se ha recomendado evitar el saludo con contacto físico, lo primero que hizo Donald Trump al llegar ayer a Orlando fue darle la mano a decenas de partidarios que lo esperaban. El mandatario estadounidense se justificó la semana pasada señalando que “no puedes ser político y no dar la mano”.

Trump se ha convertido en foco de críticas por no querer hacerse el examen, lo que ha generado sospechas entre la población. “El Presidente no se ha hecho la prueba del coronavirus porque no ha tenido contacto cercano prolongado con ningún paciente confirmado conocido con Covid-19, ni tiene ningún síntoma”, aseguró la portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, agregando que el mandatario “se mantiene en excelente estado de salud y su médico seguirá controlándolo de cerca”.

Donald Trump habla en su conferencia de prensa diaria sobre el coronavirus ayer en la Casa Blanca. Foto: AP

Uno de los 761 casos identificados en EE.UU. hasta ahora corresponde a una persona que participó en el Congreso de Acción Política Conservadora (CPAC), al que asistió el mismo Trump en febrero en Maryland. Ayer se informó que varios parlamentarios estuvieron en contacto con el contagiado, pero que permanecen en “buen estado de salud”. El senador Ted Cruz y el congresista Paul A. Gosar decidieron quedarse en cuarentena “por precaución”, al igual que los parlamentarios Doug Collins y Matt Gaetz. Al mismo tiempo, el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, se sometió a una cuarentena, ya que podría haber estado en contacto con personas contagiadas.

A pesar de que los organizadores del CPAC recomendaron el domingo que quienes hubieran asistido al congreso se cuidaran de los síntomas, el mandatario estadounidense dijo que no estaba preocupado “en absoluto” por la posible amenaza del coronavirus en la Casa Blanca.

Comenta