Talibanes intensifican ofensiva contra las mujeres afganas: ahora prohíben que practiquen deportes

Mujeres afganas gritan consignas junto a un combatiente talibán durante una manifestación cerca de la embajada de Pakistán en Kabul, el 7 de septiembre de 2021. Foto: AFP

El subjefe de la comisión cultural de los insurgentes, Ahmadullah Wasiq, dijo que el deporte femenino no se considera apropiado ni necesario. A ello se suma un decreto que establece que solo una profesora enseñaría a las alumnas, pero si eso no fuera posible, los “ancianos” de buen carácter podrían reemplazarla.




A casi un mes de haber tomado el control de Afganistán y pese a las promesas de inclusión, los talibanes ya comenzaron a tomar medidas que recuerdan al régimen que establecieron en los años 90. Así, no solo comenzaron a dividir por sexo las salas de clases de las universidades, sino que ahora anunciaron que las mujeres no pueden participar en deportes, debido a que las actividades deportivas “expondrían sus cuerpos”.

En una entrevista con la radio australiana SBS, el subjefe de la comisión cultural de los talibanes, Ahmadullah Wasiq, dijo que el deporte femenino no se considera apropiado ni necesario. “No creo que a las mujeres se les permita jugar al cricket porque no es necesario que las mujeres deban jugar al cricket”, dijo Wasiq. “En el cricket es posible que se enfrenten a una situación en la que no se cubran la cara y el cuerpo. El islam no permite que las mujeres sean vistas así”, añadió.

“Es la era de los medios, habrá fotos y videos, y luego la gente lo verá. El islam y el Emirato Islámico (Afganistán) no permiten que las mujeres jueguen al cricket o practiquen el tipo de deportes en los que quedan expuestas”, sostuvo.

Una pancarta con una foto del difunto comandante afgano Ahmad Shah Massoud instalada junto a edificios residenciales, mientras mujeres vestidas con burka caminan por una carretera en construcción en Kabul, el 8 de septiembre de 2021. Foto: AFP

Un funcionario de la Junta de Cricket de Afganistán había dicho el mes pasado que los talibanes permitirían que el cricket masculino continuara jugando y que la gira por Australia programada para finales de este año seguiría adelante según el plan.

En todo caso, los funcionarios de la Junta de Cricket de Afganistán dijeron que los talibanes no les han informado oficialmente sobre el futuro del equipo de cricket femenino. Pero ante la situación actual se ha suspendido su programa para niñas, según consignó el diario The Independent.

Wasiq dijo a SBS que los talibanes no iban a llegar a un acuerdo. “Si nos enfrentamos a desafíos y problemas, hemos luchado por nuestra religión para que se siga el islam. No cruzaremos los valores islámicos incluso si conlleva reacciones opuestas. No dejaremos nuestras reglas islámicas”, indicó. Y añadió que “el islam permite que las mujeres salgan según sus necesidades, como ir de compras”, pero sostuvo que “el deporte no se considera una necesidad”.

Las deportistas en general se han escondido en Afganistán desde que los talibanes se tomaron el poder en medio de una retirada precipitada de las fuerzas extranjeras liderada por Estados Unidos el mes pasado, y algunas mujeres denunciaron amenazas de violencia por parte de los combatientes talibanes si las atrapaban jugando.

Mujeres afganas gritan consignas y ondean banderas nacionales afganas durante una manifestación cerca de la embajada de Pakistán en Kabul, el 7 de septiembre de 2021. Foto: AP

El anuncio se conoce en momentos en que las mujeres han realizado protestas contra los insurgentes en distintas ciudades del país, en las que piden una mayor inclusión. Un pequeño mitin en la capital, Kabul, el miércoles fue rápidamente dispersado por la seguridad armada de los talibanes, mientras que los medios afganos informaron que también se disolvió una protesta en la ciudad nororiental de Faizabad. Cientos de personas protestaron el martes, tanto en la capital como en la ciudad de Herat, donde dos personas fueron asesinadas a tiros.

A principios de esta semana, los talibanes decretaron que solo una profesora enseñaría a las alumnas, pero si eso no fuera posible, los “ancianos” de buen carácter podrían reemplazarla.

Las mujeres que asisten a universidades privadas afganas deben usar una túnica abaya (vestido largo) y niqab (prenda que cubre la cara), dijeron los talibanes. Dijeron que las clases deben estar segregadas por género, o al menos divididas por una cortina.

El decreto se aplica a los colegios y universidades privadas, que se han multiplicado desde que terminó el primer gobierno de los talibanes en 2001.

Por otro lado, los talibanes anunciaron el martes la formación de un nuevo gobierno afgano encabezado por Mullah Hassan Akhund. Este será un gobierno “en funciones” y no permanente, dijo un portavoz de los talibanes semanas después de que el grupo militante islámico tomara las riendas del poder en Afganistán. Pese a las promesas de inclusión, entre los miembros no se encuentra ninguna mujer.

La Unión Europea condenó al nuevo gobierno por su falta de inclusión, diciendo que no cumplió con los votos de los nuevos gobernantes de incluir a diferentes grupos. “Tras el análisis inicial de los nombres anunciados, no parece la formación inclusiva y representativa en términos de la rica diversidad étnica y religiosa de Afganistán que esperábamos ver y que los talibanes fueron prometedores durante las últimas semanas”, dijo un portavoz de la UE.

Según el diario The Guardian, el tema de los derechos de las mujeres es probable que domine la forma en que el régimen sea juzgado por la comunidad internacional. Teniendo en cuenta la postura sobre el deporte femenino y el gobierno compuesto solo por hombres, ambas parecen ser señales de advertencia de mal augurio.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.