Teresa Devlin, la defensora de los niños abusados por sacerdotes católicos en Irlanda

PhotoFOTO: (Artur Widak/NurPhoto)

Ante los escándalos de pederastia, en 2006 se creó el Consejo Nacional para el Cuidado de los Niños en la Iglesia Católica en Irlanda, organización laica e independiente que asesora sobre el cuidado de los menores para evitar nuevos casos de abuso. En 2014, Devlin asumió la presidencia, siendo la primera mujer en el cargo.


En 2009, el gobierno de Irlanda publicó un documento de 720 páginas conocido como "informe Ryan", en el que se concluyó que "no hay dudas de que el abuso sexual infantil en el clero fue encubierto" por las altas autoridades de la Iglesia Católica del país y la Arquidiócesis de Dublín desde enero de 1975 hasta mayo de 2004. Aunque no fue el único estallido de casos de pederastia en iglesias católicas del mundo, la comunidad irlandesa quedó perpleja ante los casos, por lo que en 2006 -además de crear una comisión para investigar denuncias de abuso sexual- surgió el Consejo Nacional para el Cuidado de los Niños en la Iglesia Católica en Irlanda (NBSC).

Dos años después de la creación de la fundación de control laica e independiente del clero que asesora sobre mejores prácticas y monitorea la protección de los menores de edad en la Iglesia Católica, Teresa Devlin, experta irlandesa en seguridad infantil, se unió en 2008 al Consejo Nacional y el 1 de febrero de 2014 asumió la dirección, siendo la primera mujer en ocupar el cargo.

Según la página oficial de la organización del Consejo Nacional para el Cuidado de los Niños en la Iglesia Católica en Irlanda, Devlin "tiene experiencia en ciencias sociales, psicología y protección de la infancia". Es licenciada en Trabajo Social, tiene un diplomado en Protección Infantil y en Gestión. Trabajó, además, durante cuatro años como Jefa de Revisión de Políticas y Servicios de Investigación en la oficina del Comisionado para Niños y Jóvenes de Irlanda del Norte.

"(Teresa Devlin) tiene una amplia experiencia en la gestión de la protección infantil y el apoyo familiar, tanto a nivel de la gerencia superior como en las áreas específicas de evaluación de riesgos y planificación de la atención", señaló Catholic Ireland en 2014. Es que Devlin ha trabajado desde 1982 como trabajadora social viendo de primera fuente los problemas sociales que afectan a los niños en Irlanda.

Devlin asumió la dirección del organismo después de supervisar la práctica de protección infantil en seis diócesis y dos órdenes religiosas. Las tres principales agrupaciones de la Iglesia Católica en Irlanda: la Conferencia de Obispos Católicos irlandeses, la Conferencia de Religiosos de Irlanda (CORI) y la Unión de Misioneros Irlandeses (IMU), decidieron formar juntos el Consejo Nacional para enfrentar efectivamente el problema de abuso sexual infantil en la iglesia y sus instituciones, pero también han enfrentado el rechazo de algunos obispos que han renunciado tras oponerse a las exigencias para el cuidado de menores sobre abuso sexual en el clero.

La organización cuenta con un amplio equipo para respaldar y prevenir nuevos casos de abusos en las diócesis mediante regulaciones para evitar que nuevos abusadores queden en impunidad. Devlin ha sido una de las principales caras de la lucha contra la pederastia en Irlanda. "Como CEO, ofrezco asesoramiento en la gestión de casos y asistencia para crear ambientes seguros", escribió Devlin en un informe del Consejo con sede en Maynooth.

"(Cuando se hace una acusación contra un sacerdote) va a Roma y se queda allí durante dos años. Eso no es justicia para nadie. Creo que Roma necesita revisar cómo manejan estos casos", sostuvo en octubre pasado Teresa Devlin, que está encargada de revisar y asesorar a las autoridades eclesiásticas sobre cómo aplicar las políticas de protección en la iglesia de Irlanda.

Durante los últimos años, las denuncias de abuso sexual infantil por parte de miembros de la iglesia aumentaron considerablemente. Según NBSC, entre abril de 2017 y abril de 2018 recibieron 135 notificaciones de denuncias, sospechas e inquietudes de abuso, de ellos 104 incluía a menores de edad. La cifra del informe anterior tenía en total 86.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.