¿Tras el voto de Goic, Girardi y Montes?: Gobierno activa estrategia para lograr desmarques opositores ante la acusación a Piñera

En La Moneda no solo quieren alinear a su coalición en contra del libelo aprobado este martes por la Cámara de Diputados. También pretenden convencer a los senadores "moderados" de la centroizquierda para evitar un apoyo en bloque por parte de ese sector. En la oposición calculan que no será complejo respaldar el libelo. Mientras que los senadores Jorge Pizarro, Juan Pablo Letelier y Ricardo Lagos Lagos Weber han optado por no adelantar posición.




Al menos hasta esta mañana en el gobierno había una voz unánime sobre el pronóstico de la acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera, que será revisada en el Senado el próximo martes tras su aprobación en la Cámara de Diputados: que no estarán los votos necesarios para su aprobación, debido al quórum de 2/3 que se requiere para que avance, es decir, 29 votos.

La conclusión del Ejecutivo también es compartida en la oposición, sector que cuenta con solo 24 votos. Por lo mismo es que en Palacio creen imposible que cinco parlamentarios de Chile Podemos Más terminen inclinándose en favor de la ofensiva que empujó la centroizquierda contra el Jefe de Estado después de que se revelara a través de la publicación Pandora Papers que el tercer pago de la venta de la Minera Dominga que desembolsó la familia del Presidente en el año 2010 estaba sujeta a que la zona del proyecto no se declarara de resguardo ambiental.

Al gobierno no solo le inquieta que no haya votos oficialistas a favor de la acusación (hay dudas con Manuel José Ossandón, RN). También le preocupa la señal que se entregue ese día si es que todos los parlamentarios de la centroizquierda se cuadran en bloque detrás del libelo.

En Palacio creen que si hay un respaldo unánime de la izquierda, quedaría instalada en la opinión pública que la acusación “tendría un mayor fundamento” y que Piñera “políticamente sería responsable”.

Asimismo, algunos en el gobierno consideran que podría generar mayor incertidumbre institucional. Por lo mismo, la apuesta de La Moneda es evitar cualquier desorden oficialista y también lograr que haya descuelgues en la oposición para que el “impacto” sea menor y quede de manifiesto que ni en la propia centroizquierda hubo unanimidad sobre la ofensiva.

Este último punto, afirman en el Ejecutivo, se ha conversado entre Piñera y ministros del comité político.

La idea, de acuerdo a las mismas fuentes, es que el ministro de la Segpres, Juan José Ossa, se despliegue en esa línea y apunte principalmente a contactar a aquellos senadores de la oposición que decidieron o no pueden postular nuevamente al Congreso, por ejemplo, Carolina Goic (DC), Guido Girardi (PPD), Carlos Montes (PS); y a aquellos que en su circunscripción no les toca reelegirse, por ejemplo, José Miguel Insulza (PS) y Ximena Rincón (DC).

Esto, porque consideran que en ellos no pesa el “factor electoral” de los comicios del próximo 21 de noviembre y la votación, si se cumplen los pronósticos, sería justo unos días antes de esas elecciones.

Los cálculos de la oposición

“Se necesitan 29 votos. Por lo tanto, es irrelevante lo que hagamos”. Así resumía esta mañana un senador de la centroizquierda el escenario que enfrentan como sector de cara a la votación de la acusación contra el Mandatario.

En la oposición reconocen que hay poco misterio sobre el desenlace de la acusación constitucional contra el Mandatario. Por el alto quórum que se requiere para una aprobación, en el sector hay consenso de que no hay posibilidades de que la ofensiva pase la valla del Senado.

Fuentes de la Cámara Alta sostienen que existe ánimo para que el sector se pueda cuadrar a favor de la acusación constitucional, con algunas eventuales excepciones, las que dependerán en gran parte del éxito de la estrategia desplegada por el gobierno. El cálculo que sacan es que, ad portas de los comicios y en el entendido de que sus apoyos no serán suficientes para que el libelo se apruebe, no habrá demasiados costos que pagar. Al contrario, algunos ven menos compleja la posición del sector para apoyar en bloque el texto y dar una señal al electorado.

“Al no tener efecto práctico puede facilitar los respaldos”, decía esta mañana un socialista.

Pese a todo, en la centroizquierda hay dudas sobre cómo votarán precisamente las figuras en que el Ejecutivo concentrará sus esfuerzos para evitar un apoyo en bloque de la centroizquierda: José Miguel Insulza (PS), Juan Pablo Letelier, Carolina Goic (DC), Jorge Pizarro (DC) y Ricardo Lagos Weber (PPD).

Y si bien en sus círculos cercanos sostienen que aún no hacen un análisis de la situación, las mismas fuentes afirman que, por ejemplo, en el caso de Insulza y Goic estarían inclinados a respaldar el libelo, mientras que Pizarro, Letelier y Lagos Weber han optado por no adelantar posición.

El impacto para Provoste

Los eventuales desmarques en la centroizquierda podrían volver a poner en entredicho el liderazgo de la candidata presidencial de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste, quien sufrió dos derrotas esta semana en la corporación que integra al rechazarse el cuarto retiro de fondos de pensiones y al aprobarse, con votos decé y ausencias de senadores PPD, el estado de excepción en la Macrozona Sur.

De hecho, ante la presión que ya ha empezado a surgir desde la Cámara de Diputados y de la estrategia que activará el comando de Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) para tensionar a la senadora por Atacama a asumir un rol articulador ante el libelo contra el Mandatario, Provoste optó por hacer un gesto. Esta mañana nombró como su nuevo vocero de campaña al diputado socialista Jaime Naranjo, quien batió todos los récords la madrugada del martes, al extender su discurso por más de 14 horas a la espera de la llegada del diputado Giorgio Jackson (RD) y su par decé Jorge Sabag, votos que serían claves para la aprobación del texto.

“Se comprometió a hablar desde ahora hasta la segunda vuelta”, bromeó la abanderada presidencial al anunciar su incorporación.

La señal se leyó en la oposición como un gesto a quienes se la han jugado porque el libelo avance. Por lo mismo, las mismas fuentes interpretan que Provoste estaría inclinada a respaldar la acción, aunque esta mañana aseguró que aún no tiene una decisión tomada y que estudiará en detalle los antecedentes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.