Un gobierno desde la DC hasta el Frente Amplio: El plan de Chile 21 para levantar un programa de toda la oposición

Un cuestionario a presidentes de partido, delimitar los mínimos programáticos intocables y aquellos donde no se pueden llegar a acuerdos en el corto plazo. Esos son algunos de los pasos de la estrategia que diseñó el centro de estudios para levantar un programa de gobierno entre la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio.




Un plan con seis pasos para alcanzar un programa de gobierno desde la DC hasta el Frente Amplio. Esa es la estrategia que han estado diseñando desde la fundación Chile 21 con el objetivo de establecer mínimos comunes de toda la oposición y que esperan iniciar la próxima semana.

La propuesta del centro de estudios -donde hay representantes de un amplio arco del sector- se da en medio de un contexto político en que, según ellos mismos, se ha configurado una “oportunidad” para la unidad de la centroizquierda. A menos de 80 días del plebiscito constitucional y luego de que el sector impulsara en conjunto el proyecto de retiro de fondo de pensiones -que, además, provocó una crisis en el oficialismo- en la oposición aseguran que hoy hay un ambiente “distinto” y que se podrían alcanzar distintos entendimientos para los desafíos electorales.

Además, durante la pandemia, en algunos sectores de la centroizquierda que antes eran reacios a este objetivo, como el Frente Amplio, han surgido voces que están impulsando que existan pactos entre ese bloque y la ex Nueva Mayoría, incluso dejando abierta la posibilidad de que se dé un gobierno de unidad.

“Este contexto obliga a que la oposición desarrolle un nuevo acuerdo programático amplio y que dé sostenibilidad en el tiempo para entregar una alternativa a la ciudadanía”, dicen en el texto. Y agregan: “Urge que la amplia oposición logre aglutinar y articular fuerzas para responder al país con una alternativa común que construya esperanza en torno a ideas y proyectos compartidos que forjen una alternativa”.

Así, desde la fundación establecieron una hoja de ruta para llegar a una “propuesta de gobierno”, donde queden claras tres “categorías” de mínimos comunes o programáticos: los mínimos intocables; los desacuerdos “donde hay espacio par trabajar en convergencias” y los desacuerdos en que “hay menos posibilidades de llegar a consenso en el corto plazo”.

En ese sentido, el plan -el que aún no ha sido compartido con los presidentes del partido del sector- establece un diseño para dar un diálogo inicial con representantes de las fuerzas de izquierda, para luego ir acotando la discusión a áreas concretas. De esta manera, explican, terminada esa primera fase, desde la fundación realizarán una consulta “en formato entrevista o cuestionario” a los timoneles de las colectividades, organizaciones de la sociedad civil, alcaldes, parlamentarios, directores de centros de estudios y encargados programáticos de los partidos.

“Si bien en esta consulta se deben destacar las problemática política, económica y sociales, también es necesario un diagnóstico de los últimos 30 años, evidenciando lo que se destaca y se critica”, sostienen en el texto.

Con esto, se elaborará un borrador inicial, que luego de discutirá con los distintos actores para ir afinando y concretando el programa. Una vez hecho, se le compartirá a las colectividades y actores para su aprobación.

“Chile necesita una oposición unida capaz de dar gobernabilidad al país a partir de reformas estructurales que permitan reducir la desigualdad y acabar con los abusos. Por ello, se hace urgente definir los mínimos comunes programáticos de la oposición de cara al proceso constituyente y los próximos desafíos electorales que incluye la carrera presidencial”, sostuvo el director ejecutivo de Chile 21, Eduardo Vergara. Y agregó: “Hoy contamos con directores de área que van desde la DC a partidos del Frente Amplio y constatamos que es posible trabajar unidos cuando hay un objetivo común y voluntad de diálogo”.

Comenta