Un Pitbull indomable: El "endemoniado" 2019 de Gary Medel

US Lecce vs Bologna F (4811362)

Foto: EFE.

El volante formado en la UC vuelve a meterse en líos. Ahora se enfrenta a su técnico, Sinisa Mihajlovic y hasta al director deportivo del Bologna en plena victoria ante el Lecce. Su domingo de furia tiene varios episodios que constituyen antecedentes de una agresiva personalidad..


A Gary Medel no por nada lo apodan el Pitbull. Primero, seguramente por su complexión y por lo adusto de sus gestos. Y luego, fundamentalmente, porque esas características reflejan plenamente la personalidad del volante del Bologna y capitán de la Selección desde que Claudio Bravo fue despojado de esa condición por su disputa con Arturo Vidal. Este domingo, en pleno partido frente al Lecce, por la Serie A italiana, el volante formado en Universidad Católica volvió a dar muestras de esa bravura que se ha transformado en un sello, pero que también le ha generado innumerables problemas. La pelea que protagonizó en plena cancha con el técnico de su equipo, el croata Sinisa Mihajlovic, su ayudante Emilio de Leo y, después, en los vestuarios, hasta con el director deportivo del club, Riccardo Bigon. Todo por una reacción desmedida del chileno, que le significó una tarjeta amarilla, pero bien pudo acarrearle la expulsión, vuelve a ponerlo en el tapete.

El Pitbull, otra vez, se enrabia. Ya le ha pasado muchas veces en su carrera y, aunque a ratos parece que tiene controlada su irascible forma de ser, finalmente recae. De hecho, parecía que la condición de portador de la jineta de la Selección lo había hecho entrar en razón. Su conducta había sido impecable hasta la definición por el tercer puesto de la Copa América de Brasil. Ese día, la Roja caía frente a Argentina, aunque la imagen que más se recuerda es la de Medel empujando e insultando a Lionel Messi. De hecho, ayer, apenas se supo del enfrenamiento con Mihajlovic, los medios de comunicación transandinos salieron inmediatamente a rememorar los pechazos con La Pulga. "De pelearse con Messi a agarrarse con su DT", titularon en Olé.

"Endemoniado"

El astro del Barcelona se ha transformado en un habitual depositario del exceso de ímpetu del chileno. Recordado es, en ese sentido, el fuerte golpe que le aplicó en la final de la Copa América que se disputó en Chile en 2015. La infracción quedó sin sanción.

La prensa mundial no dejó pasar la situación con Mihajlovic. "Endemoniado", fue el concepto que eligió el Corriere dello Sport para definir a Medel. La Gazzetta dello Sport repara en que Mihajlovic pensó en cambiarlo, molesto por su reacción, pero que no lo hizo porque el reemplazante no estaba listo.

En Il Messaggero, de Roma, destacaron que el chileno no tuviera consideraciones especiales con su técnico, que vuelve a dirigir después de sufrir leucemia. "Respeto por aquellos que, como Medel, van más allá de la enfermedad de Mihajlovic y le responden. Tiene el efecto de ver a Sinisa en el medio del campo reaccionando con ese vigor, como en los viejos tiempos", destaca. A comienzos de mes, el entrenador declaró que estaba libre de la enfermedad, que le habían detectado hace cinco meses, obligándolo a un intenso tratamiento.

Polémicas en italiano

Esa incidencia pareció marcar un punto de inflexión y reactivar ese gen que desata el descontrol en Medel. De hecho, su estadía en el Bologna ha estado marcada por la polémica. En septiembre se encaró con medio plantel de la Roma después de la celebración de Edin Dzeko para el gol que les dio la victoria a los capitalinos. Ni el cuerpo técnico que encabeza Paulo Fonseca se salvó de los insultos. Entre algunos compañeros y parte del staff técnico del Bologna se las ingeniaron para contenerlo. Les costó bastante.

Hace una semana nada más,  otra vez dio muestras de su fuerte carácter. Fue reemplazado en los 63' de la victoria del Bologna sobre el Atalanta. Ahí quien pagó las consecuencias fue el ayudante técnico de los rossoblu, Emilio de Leo, el mismo que tuvo que soportarlo ayer, cuando Medel aún no se tranquilizaba después de encarar a Mihajlovic.

De igual forma, los arranques de Medel no le van a generar complicaciones en su club, al menos por ahora. El CEO del Bologna, Claudio Fenucci declaró que el lío se había arreglado en el vestuario y recurrió a una máxima: "las cosas que suceden en el campo permanecen allí". De Leo, en tanto, hasta consideró el incidente como un impulso. "Nos ayudó a jugar con mayor determinación", destacó.

La peor historia

En 2007, cuando recién despuntaba como una de las figuras de mayor proyección del fútbol chileno, ya era protagonista de dos escenas que quedaron para siempre en el inconsciente colectivo: el encontronazo con su compañero Eros Pérez en pleno clásico frente a Universidad de Chile y el escupitajo que le lanzó al volante de Deportes Concepción Patricio Almendra.

El paso al extranjero, lejos de morigerarlo, acentuó esas características. Recordada, es, por ejemplo, la disputa que protagonizó con Marcelo Gallardo, en marzo de 2010, en el Superclásico argentino entre Boca Juniors y River Plate. El Muñeco le mordió el dedo y Medel le respondió con un empujón. La intervención de jugadores de ambos equipos evitó que el enfrentamiento adquiriera ribetes aún mayores. Apenas un mes después, se enfrentó con el juvenil Ariel Rosada en un entrenamiento. Y para completar un ciclo que dejó claro de quien se trataba, se peleó con el arquero Pablo Migliore, ex pareja de Gabriela Acosta, quien entonces era la novia de Medel.

La llegada al fútbol europeo tampoco consiguió cambiarlo. Ni bien arribaba al Sevilla se enfrentó con el bosnio Emir Spahic en una práctica. Una pelota dividida detonó el estallido. Ambos fueron enviados a los vestuarios por Michel, el técnico de los andaluces.

El Sevilla conoció de su peor faceta. Fue expulsado siete veces desde debutó en la liga española, a comienzos de febrero de 2011. Recién un mes después ya estaba brillando en un partido frente al Barcelona, en el que anuló a Messi, pero también ganó notoriedad al enfrentarse con dos de los máximos referentes del entonces imbatible equipo catalán: Xavi y Andrés Iniesta.

Comenta