¿Unidas Podemos sobrevivirá a su fundador?: El desafío del partido de izquierda español tras la salida de Iglesias del gobierno

Pablo Iglesias comparece ante el Parlamento español, en abril de 2020. Foto: AFP

La prensa española considera que la apuesta de Pablo Iglesias de presentarse como candidato de su partido en la comunidad autónoma de Madrid es “la última oportunidad” para reflotar a la colectividad.




“Convertir la indignación ciudadana en cambio político”. Esa era la apuesta del politólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid Pablo Iglesias al presentar en enero de 2014 la nueva formación de izquierda Podemos, la misma que luego irrumpiría de la nada en las elecciones europeas de mayo de ese año. La plataforma heredera del movimiento de los “indignados”, al parecer, había llegado para quedarse. La firma del acuerdo para un gobierno de coalición con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez, en diciembre de 2019, confirmó el ascenso de la colectividad.

Pero tras la reciente decisión del secretario general de Unidas Podemos y segundo vicepresidente del gobierno español de dejar sus cargos para presentarse como candidato de su partido en la comunidad autónoma de Madrid, en las elecciones del próximo 4 de mayo, han surgido dudas sobre si la colectividad será capaz de superar la prueba de fuego de los nuevos partidos: sobrevivir a su fundador. Algunos, de hecho, ven la apuesta de Iglesias como “la última oportunidad” para reflotar a la colectividad de izquierda, como planteó el diario El Mundo.

“Iglesias intenta reflotar Podemos tras perder poder en casi toda España”, reiteró el diario ABC el mes pasado. Y es que Unidas Podemos, y también Podemos por separado, ha perdido representación en todas las comunidades autónomas en las que se ha presentado desde las elecciones de 2015, menos en Cataluña y en Andalucía, señaló el periódico. La jugada del líder de Podemos, agrega, “confirma la extrema debilidad del partido y la necesidad de reconstruir el proyecto”. “Es una jugada arriesgada, audaz”, admiten fuentes del entorno de Iglesias sobre su decisión de diputarle el gobierno de Madrid a Isabel Díaz Ayuso, del opositor Partido Popular.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados, en octubre de 2020. Foto: Europa Press

El cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, reconoce el actual desafío del partido. “Se han gastado muchas energías en el gobierno y se ha desatendido al partido, y eso nos ha pasado factura en (las elecciones de) Galicia o Euskadi. Podemos es ahora más maduro, pero ha perdido capacidad de sorprender. Al principio era el enamoramiento, y eso se pasa. Hay que transformarlo en respeto y confianza”, planteó en declaraciones al diario El País.

Con todo, señala el portal 20 Minutos, la decisión de Iglesias de dejar su puesto como vicepresidente segundo del gobierno inaugura una “nueva etapa” en la formación morada. “Podemos se enfrentará, siete años después de su fundación, a la paulatina salida de su líder de la primera línea nacional, un proceso que terminará, presumiblemente, con Yolanda Díaz (actual vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo y Economía Social) liderando la candidatura morada en las próximas elecciones generales”, vaticina.

Eso inauguraría, según el sitio español, un panorama inédito de bicefalia en Unidas Podemos: Iglesias lideraría el partido y marcaría las líneas maestras de la estrategia y la dirección, mientras Díaz -que no milita en Podemos, sino en el Partido Comunista de España (PCE)- se ocuparía de las labores de gobierno y reforzaría su perfil de cara a las próximas elecciones.

En cualquier caso, y más allá del debate sobre cómo se reorganizará su estructura de poder de cara a los próximos años, Unidas Podemos tendrá que afrontar un dilema más inmediato: si Iglesias seguirá siendo la figura clave en la relación con el PSOE de cara al resto de la legislatura.

La vicepresidenta tercera del gobierno y ministra de Trabajo de España, Yolanda Díaz. Foto: Europa Press.

Aunque los socialistas consideran que el líder de Unidas Podemos mantendrá un papel preeminente en las negociaciones que vendrán, el diario El País sostiene que Yolanda Díaz “ofrece más gestión y menos ruido, pero la pugna interna con el PSOE proseguirá con el programa pactado como caballo de batalla”. El periódico señala que la nueva cabeza visible del socio minoritario llega con un estilo distinto. “Menos ruidoso, aunque igual de dispuesto a dar la batalla entre bastidores en defensa del programa pactado, en cuestiones como la reforma laboral o los precios de los arriendos”, destaca.

Para Paloma Román Marugán, académica de la Escuela de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid, con la salida de Iglesias del gobierno, Unidas Podemos “posiblemente pierde notoriedad e impacto mediático por la figura especial de su líder”. “Pero en lo sustantivo, que es el acuerdo que dio la luz al gobierno de coalición, sigue vigente y, por lo tanto, las cuatro personas que hay dentro de Consejo de Ministros de dicho partido velarán por el reparto de su influencia”, comenta a La Tercera la politóloga española.

Otra cosa distinta es si el partido de Iglesias perderá influencia más allá del gobierno, aclara Román. “Unidas Podemos tiene que conseguir ganar más votos en las próximas elecciones para fortalecerse. De ahí la salida de Iglesias del Ejecutivo con el fin de intentarlo. Les queda un duro camino por delante para conseguirlo”, destaca.

Antoni Gutiérrez-Rubí, consultor español en comunicación política, cree que Unidas Podemos “sí sobrevivirá” a la salida de Iglesias del gobierno. “Izquierda Unida (uno de los miembros de la coalición electoral de izquierda) tiene estructura y cultura de partido”, explica a La Tercera. “Aguantarán”, asegura.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.