Wuhan y el fin a 76 días de confinamiento: “Este día no es el de la victoria final”, advierte el gobierno

(Foto: AP) Una trabajadora médica de la provincia china de Jilin, vestida de rojo, abraza a un colega de Wuhan mientras se prepara para regresar a casa en el Aeropuerto Internacional de Wuhan-Tianhe.

El levantamiento de las medidas de cuarentena se da a 100 días desde que la OMS advirtió sobre el primer caso de un misterioso brote en esa ciudad china.




Hace exactamente tres meses, el 8 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró que algunos casos de neumonía detectados en la ciudad de Wuhan, en la provincia china de Hubei, podrían deberse a un nuevo coronavirus. La enfermedad, bautizada inicialmente como Covid-10, podía conllevar graves dificultades respiratorias se dijo entonces. En todo diciembre, ya había contagiado a 59 personas, incluyendo a varios empleados del concurrido mercado mayorista Huanan donde se vendían animales vivos destinados a la alimentación. En cosa de días la epidemia terminó esparciéndose por todo el mundo, dejando al día de hoy casi 1,5 millones de contagiados y más de 84 mil muertos.

Después de 76 días de confinamiento, miles de habitantes de Wuhan salieron hoy a las calles tras el levantamiento en la madrugada de las medidas de cuarentena que había mantenido la ciudad, cuna de la pandemia, sellada durante casi 11 semanas.

En medio de la aterradora marcha del coronavirus, el mundo vio una luz de esperanza con las imágenes de miles de pasajeros que tomaron por asalto estaciones de autobuses y trenes, algunos de ellos con atuendos de protección integral, en Wuhan. "Me he levantado a las cuatro hoy. “¡Me siento tan bien!", dijo una feliz Hao Mei, de 39 años y oriunda de Enshi, ciudad a 450 km al oeste de Wuhan, antes de subirse a un tren para regresar con sus dos hijos, a los que tuvo que dejar solos durante más de dos meses, ya que quedó atrapada a fines de enero en Wuhan.

(Foto: Reuters) Un hombre que viste equipo de protección pasa por un control de seguridad en la estación de trenes de Wuchang antes de que se levanten las restricciones de viaje para abandonar Wuhan.

Los 11 millones de residentes de la ciudad tienen ahora permiso para salir sin una autorización especial, siempre y cuando la aplicación obligatoria para smartphone que combina seguimiento de datos y vigilancia gubernamental muestre que están sanos y no han estado en contacto recientemente con ninguna persona que se haya confirmado que tiene el virus.

La ocasión se conmemoró con un espectáculo de luz a ambas orillas del Río Yangtsé, con rascacielos y puentes proyectando imágenes animadas de trabajadores de salud ayudando a pacientes junto a la frase "ciudad heroica", el título concedido a Wuhan por el Presidente y líder del Partido Comunista, Xi Jinping.

En los embarcaderos y puentes, residentes ondearon banderas, corearon "¡Vamos Wuhan!" e interpretaron el himno nacional a capella. "Llevaba más de 70 días sin salir", dijo un emocionado Tong Zhengkun, que siguió el espectáculo desde un puente. Algunos residentes en su edificio de departamentos tuvieron Covid-19, la enfermedad provocada por el coronavirus, por lo que todo el inmueble quedó cerrado. No podía salir ni a comprar comida, que trabajadores del vecindario le llevaban a su puerta. “Estar en casas por tanto tiempo me volvió loco", comentó.

El tránsito en Wuhan no tardó mucho en recuperar la normalidad en los puentes, túneles y peajes reabiertos, mientras cientos de personas esperaban a los primeros trenes y vuelos para salir de la ciudad, muchos de ellos con la esperanza de recuperar sus empleos en otras partes del país. Casi 1.000 vehículos cruzaron un concurrido peaje en la frontera de Wuhan entre la medianoche, cuando se levantaron las barricadas, y las 07:00 de la mañana, según Yan Xiangsheng, un jefe de policía de distrito. En cuestión de horas, unas 65.000 personas habían dejado la ciudad solo en tren y avión, informaron medios locales.

Temor a segunda oleada

Las restricciones en la ciudad china en la que se registraron la mayoría de los 82.000 contagios y más de 3.300 decesos por el coronavirus, se habían aliviado gradualmente en las últimas semanas, mientras el número de nuevos casos descendía de forma constante. El gobierno no reportó nuevos contagios hoy.

(Foto: AFP) Pasajeros con mascarillas forman una fila en la estación de trenes de Wuhan, mientras se preparan para abandonar la ciudad.

Pero, pese al levantamiento del bloqueo, el retorno a la normalidad no será inmediato. Se mantendrán diversas restricciones para evitar una segunda oleada epidémica. Las escuelas siguen cerradas. Y se insta a los habitantes a no dejar la ciudad, y ni siquiera sus domicilios. Además, ante los temores que generan los habitantes de Wuhan en otros lugares del país, quienes quieran irse deberán someterse en varios casos a una cuarentena de 14 días en su ciudad de destino.

De hecho, en un editorial, el Diario Popular, del Partido Comunista chino, advirtió que la gente no debe apresurarse a festejar. "Este es el día que el pueblo esperaba con tanta ansiedad y está bien alegrarse. Sin embargo, este día no es el de la victoria final", dijo el diario. "En este momento debemos recordar que, al desbloquear Wuhan, está bien sentirnos complacidos, pero no debemos relajarnos".

Con todo, los inversionistas ya han puesto sus ojos en Wuhan. Según el diario hongkonés South China Morning Post, el gigante chino de internet Tencent Holdings se comprometió a invertir en gobierno digital, educación en línea e inteligencia artificial en la ciudad, entre otros campos.

Comenta