Coronavirus: 9.600 afiliados a Fonasa han sido trasladados a prestadores privados

Según cifras del seguro público, en el último año, y solo por atenciones asociadasa la pandemia, las clínicas en convenio han recibido, en total, $62.553 millones por la atención de estos afiliados. Asimismo, otros 4.054 pacientes debieron ser derivados a la red privada para tratar distintas patologías.




Un total de 13.654 pacientes de la red pública han sido derivados a prestadores privados desde el inicio de la pandemia. Según el desglose del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) al que accedió La Tercera, 9.600 de estos traslados corresponden a pacientes de Covid-19, mientras que otros 4.054 presentaban otras patologías. Todos ellos debieron ser relocalizados en las clínicas en convenio, ya sea por falta de camas en el hospital base o por su condición de urgencia.

Previendo el escenario y ante la integración de la red asistencial, Fonasa acordó al inicio de la crisis sanitaria -con más de 60 prestadores privados- el “convenio GRD”, el cual genera una banda de precios, según la gravedad del paciente, para acotar los costos de atención. Y para el caso del paciente, asimila los montos de atención a los que se facturarían en la Modalidad de Atención Institucional, es decir, si hubiese sido atendido en un hospital.

El director de Fonasa, Marcelo Mosso, aborda que “la actividad asistencial cambió completamente, pues se formó una red integrada que hoy en día tiene que ver con la demanda que se produzca y la necesidad de los servicios de salud de enviar pacientes a la red privada. En los años anteriores, estas situaciones (derivaciones) tenían que ver con una operación normal de la red que hoy no está ocurriendo”.

Sobre los montos asociados, hasta el 31 de marzo -y solo por internaciones asociadas al Covid-19- el seguro público ya ha desembolsado a las clínicas privadas $62.553 millones asociados a 5.257 facturas de atenciones de sus afiliados.

El resto, en tanto, corresponden a prefacturas con reparos y en revisión, o casos donde aún no es exigible el pago

Las facturas de pacientes, en tanto, son variadas. Las más bajas promedian $1.339.140, mientras que los costos más altos llegan a $35.999.605. Y entre los prestadores que encabezan los pagos están las clínicas Ensenada, Indisa, Dávila y el Hospital de la Universidad Católica.

Además, por los restantes 4.054 pacientes derivados a la red privada, debido a otras patologías, se han pagado otros $26.927 millones.

Red integrada

Desde la Asociación de Clínicas de Chile -con 41 prestadores afiliados-, señalan que solo sus recintos han absorbido cerca de 7 mil pacientes, de los 9.600 que detalla Fonasa. “Eso es un logro importante, dada la cantidad de vidas y enfermos que se han podido sacar adelante. Hemos triplicado nuestra disponibilidad de camas críticas desde marzo de 2020, llegando a aportar aproximadamente el 40% de los cupos UCI al sistema integrado”, señala el vicepresidente ejecutivo de la entidad, Javier Fuenzalida.

Sin embargo, Fuenzalida explica que “para varios de nuestros establecimientos el valor GRD que se paga por paciente alcanza a cubrir solo cerca del 50% de sus costos de atención. Sin embargo, junto a esos pagos, se han sumado importantes cantidades de recursos propios de cada clínica, lo que ha permitido montar y dotar de la cantidad de camas de distinta complejidad para hacer frente a la pandemia”.

Desde Clínica Indisa, uno de los prestadores que ha recibido más pacientes Covid-19 afiliados al seguro público, señalan que hasta el cierre de esta edición, mantenían a 80 pacientes Fonasa internados en sus dependencias.

Claudio García, gerente comercial del prestador, comenta que “un detalle importante es que en nuestro caso la derivación de pacientes (Fonasa) no ha sido importante, sino que el ingreso espontáneo de pacientes con Covid-19 a través de la urgencia”.

Desde el Hospital de la Universidad Católica, en tanto, señalan que “hemos sido uno de los prestadores más importantes para el sector público y durante la emergencia sanitaria hemos estado comprometidos con dar respuesta a lo que el país espera de nosotros”

Con todo, y sobre los pagos oportunos por parte de Fonasa, desde UC Christus aseveran que “se hace necesario que tengamos el apoyo de la autoridad para que las cuentas sean pagadas a tiempo, ya que dependemos de eso para tener los recursos necesarios para seguir operando adecuadamente”.

Ese fue uno de los temas que se abordaron durante la semana anterior en una de las reuniones con las clínicas, donde se les comentó que por cada cama UCI extra disponible por sobre el 130% ya exigido de reconversión, se pagaría un incentivo de $ 6 millones mensuales. Quienes estuvieron presentes en la cita, señalan que el seguro público se comprometió a acelerar los pagos.

Clínica Alemana, en tanto, dentro de los 10 prestadores con mayor facturación, señala que los valores fijados por GRD solo cubren el 46% de su operación.

Cristian Piera, gerente general del recinto, explica que el crecimiento de 72 a 88 camas UCI ha conllevado una inversión “de más de mil millones de pesos” en ventiladores mecánicos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.