La sombra que dejó el Servel sobre las candidaturas parlamentarias

Las objeciones que anunció el Servicio Electoral dejaron en vilo a 226 candidaturas, principalmente de los pactos de Apruebo Dignidad y del Partido Republicano. El conglomerado de José Antonio Kast y el de Gabriel Boric ya iniciaron una ofensiva para revertir la situación. Apuestan a una resolución favorable del Tricel, mientras acusan al organismo que encabeza Andrés Tagle de errores graves.




Noventa y seis de las 183 candidaturas a diputados. Ese fue el total de aspirantes a la Cámara Baja que el Servicio Electoral le objetó a la lista de Apruebo Dignidad en una resolución que liberaron el jueves en la noche. Y que afectó también a la nómina de candidatos al Senado del pacto de la izquierda, a 90 postulantes del pacto del Partido Republicano y a otros tantos de Chile Podemos + y del Nuevo Pacto Social (ex Concertación).

En definitiva, el Servel dejó en vilo a 226 postulantes al Congreso y gatilló una sensación de crisis en todo el arco político, pero particularmente en los bloques de Apruebo Dignidad y el Partido Republicano, que ayer hacían gestiones apresuradas para subsanar el problema que amenaza la postulación de cartas emblemáticas, como la del presidente del PC, Guilliermo Teillier, que compite en la senatorial de la RM, y de Gonzalo de la Carrera, que busca convertirse en diputado de la tienda de José Antonio Kast. En medio del nerviosismo, ayer las colectividades de izquierda y de derecha apuntaban sus dardos al Servel. Por un lado, las colectividades de Apruebo Dignidad

hablaban de un error “inexcusable” del organismo, mientras que Kast fue más allá y lo acusó de “un acto de sabotaje electoral”.

Las gestiones de AD

La noticia descolocó a la coalición que impulsa la candidatura presidencial de Gabriel Boric. Por eso, luego de darse por enterados de la situación, los dirigentes del pacto que une al Frente Amplio con el Partido Comunista y la Federación Regionalista Verde Social iniciaron una serie de reuniones de emergencia.

Por eso, la mañana de ayer, los dirigentes del bloque emitieron un comunicado y se dirigieron hasta el edificio del Servel para anunciar que interpondrían un requerimiento de reposición ante el organismo. En total, el sector sufrió la impugnación de sus candidaturas a la Cámara Baja principalmente en regiones, en los distritos 1 al 4 y del 16 al 28, y de algunos de sus parlamentarios en ejercicio, como Catalina Pérez (RD), Amaro Labra (PC) y Jaime Mulet (FRVS).

Mientras AD anunciaba que apelaría al Servel, el pacto que formó el Partido Republicano con Frente Social Cristiano hacía control de daños. La mayoría de sus candidaturas objetadas son de la RM y del sur del país. Además del caso de De la Carrera, el Servel cuestionó las candidaturas de Cristián Araya y José Carlos Meza, Johannes Kaiser, Harry Jürgensen y María Pía Marinovic, entre otros.

La decisión de la tienda de Kast fue más dura que la de los frenteamplistas y anunciaron que irían al Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) a apelar. En un punto de prensa, el presidente de la colectividad afirmó que “no nos vamos a rendir, vamos a llegar a las últimas instancias para revertir esta situación o resolución que nos parece injusta y arbitraria”, mientras que el candidato a senador por la Región Metropolitana José Manuel Rojo Edwards sostuvo que “esto es un atentado a la democracia”.

Desde Apruebo Dignidad tampoco descartan ir al Tricel, organismo que actualmente está presidido por Rosa Egnem y el resto de sus miembros son los ministros Juan Eduardo Fuentes, Ricardo Blanco, Jorge Dahm y Jaime Gazmuri.

El problema

Lo que dejó en vilo a ambos bloques fue el problema para registrar las firmas de las colectividades que no están legalizadas en algunas regiones. Por eso, tanto los republicanos como Apruebo Dignidad apuntaron sus dardos al Servel como los responsables de su complejo escenario.

Según fuentes del pacto de izquierda, la noche de la inscripción de candidaturas, los negociadores se dieron cuenta de que la plataforma web no los dejaba procesar las firmas de los timoneles en algunas regiones, un problema mayor considerando que la exigencia es que cada lista cuente con la rúbrica de todos los representantes legales. Del pacto, solo el PC está constituido en todo el país, mientras que RD está en 14, Comunes en nueve, Convergencia Social en ocho y la FRVS en 12.

El inconveniente se le comunicó al Servel durante esa jornada y, según fuentes del pacto, desde el mismo organismo admitieron su “error”. Otros critican que la negociación se demoró demasiado y dejó poco margen para resolver situaciones técnicas antes del cierre del plazo, a las 12 de la noche.

El Partido Republicano también culpa a la plataforma electrónica del Servel. Según esta versión, la colectividad logró inscribir sus candidatos a las 22.30 del 23 de agosto, pero el compañero del pacto, el Partido Conservador Cristiano, no pudo hacerlo, pues la página web del Servel para inscribir a los postulantes presentó problemas.

De acuerdo a los Republicanos, se le informó de esta situación al Servel antes del plazo final, y cerca de las 23.30 la entidad les aseguró que se había solucionado el problema, por lo que recién a esa hora pudieron inscribir al resto de los candidatos, no alcanzando el plazo final. Quedaron pruebas de ello como pantallazos y llamadas, pero el problema informático implicó que algunas candidaturas fueran inscritas tarde.

En todo caso, algunos en el Partido Republicano apuntaban al rol del consejo directivo presidido por Andrés Tagle, quien es cercano a la UDI. En su punto de prensa, Edwards sostuvo que “no culparía a aquellos que podrían calificar lo sucedido como un acto de sabotaje electoral por parte del consejo del Servel, cuoteado políticamente”.

La renegociación senatorial

En el caso de Apruebo Dignidad la nómina de senadores de RD y el PC fue cuestionada por no cumplir con el porcentaje de género. En RM solo estaban aprobadas las candidaturas de Karina Oliva y de Gonzalo Martner, y

quedaron fuera Teillier, Claudia Pascual (PC), Rocío Donoso (RD) y Sebastián Depolo (RD). Y en Coquimbo se objetó la candida- tura de Daniel Núñez (PC).

Ayer en las colectividades del bloque de oposición reconocían que cometieron un error al no cerciorarse de cumplir con la cuota de género. Y solucionar el problema no es simple, pues im- plica bajar definitivamente a algunos de sus candidatos.

De hecho, según fuentes de RD, durante este fin de semana tendrán que reajustar su lista de candidatos, en la que actualmente tienen seis cupos en todo el país.

Los otros afectados

La resolución del Servel también afectó a otras colectividades, aunque en menor medida. En el Nuevo Pacto Social (DC, PS, PPD, PR, Ciudadanos, PL y Nuevo Trato), algunas de sus candidaturas de parlamentarios incumbentes fueron objetadas por el organismo. Tal fue el caso de Ricardo Celis (PPD) y de Pablo Vidal (Nuevo Trato), quienes anunciaron que apelarían la situación. Asimismo, también llamó la atención la impugnación a la candidatura del dirigente mapuche Lautaro Loncón (PPD), hermano de la presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncón.

En tanto, en Chile Podemos Más había más preocupación por lo ocurrido en Ñuble, donde fue rechazada la lista de candidatos a diputados en el distrito 19, entre ellos el incumbente Frank Sauerbaum (RN).

Con todo, también hubo una serie de casos de otras colectividades, como el Partido Humanista, el Partido Igualdad, el Partido de la Gente, el PRO y el Partido Ecologista Verde, entre otros.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.