México: las elecciones que ponen a prueba a AMLO

El Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, durante una conferencia de prensa en el Palacio Nacional, en Ciudad de México. Foto: Reuters

Los comicios de mitad de mandato de mañana mostrarán el dominio del partido de Andrés Manuel López Obrador sobre la política mexicana. Según los últimos sondeos, Morena domina la elección a la Cámara y podría lograr la mayoría.




Las elecciones de mitad de mandato de mañana serán las más grandes en la historia de México, con más de 21 mil cargos en disputa. Además de renovarse los 500 miembros de la Cámara de Diputados y 30 de los 32 congresos estatales, se elegirán 15 gobernadores y miles de alcaldes.

Si Morena -el partido del Presidente Andrés Manuel López Obrador- consigue una amplia mayoría en el Congreso, el gobierno podrá avanzar sin problemas en la reforma de los organismos autónomos, los cambios en la ley electoral y las reformas constitucionales sin necesidad de llegar a consensos. Algunos analistas incluso piensan que López Obrador podría aspirar a redactar una nueva Constitución, aunque los mexicanos han optado durante décadas por reformar la existente en lugar de reemplazarla.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha llamado a los mexicanos a votar, pese a la violencia en el proceso eleccionario. Foto: AP

Así, el mandatario mexicano se juega la posibilidad de mantener la cómoda mayoría parlamentaria que le permitiría acelerar lo que él llama la “Cuarta Transformación” (4T), lo que para sus partidarios significa una regeneración del país, y para sus detractores un salto hacia el autoritarismo.

De cualquier manera, señalan los expertos, lo que López Obrador busca es instalar otra forma de hacer política en México, sin corrupción, privilegios, ni impunidad, dejando atrás el neoliberalismo y poniendo a los pobres adelante. El mandatario incluso ha dicho que su proyecto será tan importante como las otras tres grandes transformaciones de México: cuando se independizó de España en 1821, cuando se llevaron a cabo las reformas liberales del siglo XIX y cuando ocurrió la revolución de principios del siglo XX.

Un letrero en una carpa durante una protesta contra el Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, en septiembre, en la Avenida Juárez, en Ciudad de México. Foto: AP

Aunque una abrumadora mayoría -aproximadamente un 52% de los votantes- creyó en AMLO en 2018, hoy el país está más dividido, y las posturas intermedias parecen haber desaparecido. Sin embargo, pese a las polémicas que han formado parte de su mandato, incluidas las críticas por el manejo de la pandemia y tras el accidente en el metro de Ciudad de México hace algunas semanas, el mandatario llega a esta cita electoral con un 60% de aprobación, frente a una oposición que está enfrentando serias dificultades para contrarrestar la gran popularidad y visibilidad de López Obrador.

Gracias al carisma de su líder, Morena logró sumar en 2018 una mayoría en ambas cámaras del Congreso, algo que no había tenido ningún Ejecutivo federal desde 1997. Así, por primera vez en 20 años, ya no era necesario hacer pactos con la oposición, por lo que el oficialismo se centró en avanzar en la agenda presidencial.

Agenda de AMLO

Las reformas más significativas entre las propuestas de la 4T -que en su mayoría ya son realidad, al menos en el papel- han sido, en primer lugar, la creación de la Guardia Nacional y la institucionalización de una mayor participación de las Fuerzas Armadas en la sociedad. Los militares pasaron de la lucha contra el crimen organizado a controlar aduanas y repartir medicamentos. Sin embargo, la seguridad sigue siendo el principal tema pendiente en el país, según analistas.

Un miembro de la Guardia Nacional custodia un colegio electoral antes de las comicios parciales de este domingo, en García. Foto: Reuters

Además, se impuso por ley la “austeridad republicana”, que redujo gastos excesivos, incluido el sueldo presidencial. También cambiaron las reglas en materia energética y de hidrocarburos para dar más poder a las empresas estatales, lo que dejó intranquilos a los inversionistas.

Los programas sociales quedaron garantizados en la Constitución y se inauguró un nuevo sistema de salud público para los mexicanos más desfavorecidos. Se creó una fiscalía federal autónoma cuya efectividad aún no se ha comprobado, se reformó el Poder Judicial, se ampliaron los delitos para juzgar al Presidente y se regularon las consultas populares y la reelección de parlamentarios.

Sin embargo, los académicos están preocupados porque la reforma de los organismos autónomos, como el Instituto Nacional Electoral o el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, aún está entre los pendientes de la 4T.

Una figura de AMLO con cuernos de diablo en un campamento durante una protesta exigiendo su renuncia, en la Avenida Juárez de Ciudad de México. Foto: AP

De hecho, López Obrador incluso ha insinuado que podrían desaparecer porque los considera inútiles. Sin embargo, los expertos piensan que son fundamentales para que haya contrapesos de poder.

Sin embargo, si Morena no obtiene la mayoría absoluta en el Parlamento, a AMLO no le saldrá tan fácil llevar a cabo su agenda, y se reforzará el escenario de un líder fuerte con un partido débil, donde la verdadera oposición serán los gobernadores.

En ese caso, deberá buscar acuerdos con los partidos aliados, aunque los expertos lo ven difícil. “Dado el clima de polarización reinante, no se ve probable la construcción de acuerdos a través procesos de negociación. Por un lado, sería auspicioso un Parlamento con mayores contrapesos, pero por el otro, el clima político podría hacerse irrespirable, ya que a los partidos de oposición se sumaría la ya existente disidencia civil expresada por empresarios y grupos de presión mediática”, señala a La Tercera José del Tronco, profesor e investigador de Flacso México.

Manifestantes que exigen la renuncia de Andrés Manuel López Obrador rezan durante una protesta en la avenida Juárez de Ciudad de México. Foto: AP

Según dio a conocer el sitio mexicano Oraculus, Morena va arriba en las últimas encuestas realizadas por distintos medios y empresas de investigación. En una actualización publicada el miércoles, el partido de AMLO sale victorioso con un 41% de los votos para diputados federales, lo que le daría la mayoría en el Congreso.

Lo sigue la alianza entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que obtuvieron un 18%, 17% y 4%, respectivamente.

De no darse la mayoría, “probablemente AMLO ceda a la tentación confrontacionista, aumentando el tono del conflicto político y la crispación social, algo que ni México ni ningún país necesita si quiere desarrollarse institucional y económicamente”, concluye Del Tronco.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.