BMW X3: buen salto para uno de los SUV con mejor dinámica del mercado

La actualización del clásico modelo alemán muestra avances en conectividad y calidad interior, sin perder el gratísimo andar que ofrece con el eficiente motor turbodiésel.




Es uno de los modelos más relevantes de BMW. Pese a que no fue el primer SUV de la marca bávara (lo fue el X5), desde su entrada en el mercado en 2003 se convirtió rápidamente en uno de los preferidos por los usuarios debido a la versatilidad, comodidad y funcionalidad que entrega. Es el BMW X3, modelo que hace un par de semanas -y junto al X4- recibió la actualización de la tercera generación, la cual manejamos durante un par de días y donde pudimos reconocer aspectos importantes de su andar.

Es verdad que los cambios respecto del modelo saliente, el que llegó a Chile en 2017, no son tan significativos y no tiene nueva plataforma ni un diseño completamente modificado, pero sí le permite mantenerse actual y moderno, con una imagen fresca, sumando de paso nuevos elementos de tecnología y seguridad. Y eso siempre es algo bueno, aunque claramente también hay un precio más elevado.

En el exterior, lo más llamativo pasa por el frontal con el doble riñón que ahora es de una pieza completa y no separadas como en la versión anterior. Con gruesas barras verticales, impone una imagen más robusta e incorpora en el centro el radar que permite las asistencias a la seguridad.

Junto a la máscara, los grupos ópticos también reciben un ajuste estético, con tecnología full LED, lo que se complementa con un parachoques más grande y protectores más llamativos.

Por el costado, se mantiene la línea ascendente y robusta, de líneas elegantes con los bordes cromados y llantas de 19′' que incorporan un nuevo diseño, además de unas molduras laterales en la parte baja.

En la zaga, lo más llamativo son los nuevos grupos ópticos, los cuales están más oscurecidos, quedando en la zona baja un protector que incorpora dos nuevas salidas de escape. En general, un diseño que potencia las líneas horizontales y que apuesta a tener una imagen un poco más deportiva, pero manteniendo la esencia de lo que conocíamos en el X3 cuando asomó esta tercera generación

Más cerca del Serie 3

El renovado BMW X3 no cambia en las dimensiones, manteniendo los 4.708 mm, 1.676 mm de alto y 1.891 mm de ancho, con una generosa distancia entre ejes de 2.864 mm. El maletero, por su parte, sigue con su gran capacidad de carga de 550 litros.

Pero sí el “envoltorio” no cambia de tamaño, sí existen variaciones importantes en el interior, con el habitáculo del X3 más cerca de lo que conocemos en el Serie 3 y Serie 4, donde la tecnología de vanguardia pasa a ser un elemento fundamental.

La calidad interior es un punto altísimo. Y eso lo vemos en este renovado SUV de BMW, con materiales suaves y más blandos al tacto y terminaciones premium que solo corroboran lo que uno espera de una marca de alta gama, todo potenciado con acabados en madera sobre la consola y en las puertas, lo que le entrega una imagen muy elegante.

La comodidad tampoco no se queda atrás. En los asientos delanteros se cuenta con ajustes eléctricos (como debe ser para un vehículo de este precio), asientos confortables, con buena sujeción lateral y lumbar, y la tradicional posición alta para el conductor que tanto gusta en los SUV y que genera mayor sensación de seguridad.

En las plazas traseras, hay un muy buen espacio para las piernas de los ocupantes que ocupen los asientos de los costados y el amplio techo panorámico también ayuda a generar una sensación de más espacio.

Lamentablemente, para quien viaje en el asiento central, el alto túnel de la transmisión y la consola que sustenta el apoyabrazos del conductor que gana centímetros hacia esa zona impedirá tener el mismo confort y la comodidad será más acotada. Aunque no compensa este punto, pensando en la conectividad de los ocupantes de las plazas posteriores, el X3 ahora dispone de dos puertos USB en esta zona, lo que les permitirá cargar los dispositivos sin necesidad de pedir ayuda a los que van adelante.

Como les comentábamos, la tecnología da un salto en esta actualización. Para empezar, frente a nuestros ojos nos encontramos con un gran tablero digital de 12,3′', que la marca denomina Live Cockpit Plus. Es totalmente personalizable según los requerimientos del usuario, permitiendo visualizaciones tradicionales o algo más deportivas, las que se ajustan también en colores dependiendo del modo de manejo. La resolución es para destacar, con excelentes gráficas.

En el centro, el sistema de infoentretenimiento es dominado por una enorme pantalla flotante de 12,3′' instalada sobre la consola central. La conectividad se moderniza con el sistema iDrive 7 de BMW, con una interfaz más simple e intuitiva, y la manejamos tanto desde la pantalla táctil como desde los mandos ubicados junto al pomo de la transmisión, donde se instaló el mismo equipamiento del Serie 3 y Serie 4, con la palanca de cambio, el botón de arranque, los botones para el sistema start & stop, el freno eléctrico y los diversos controles y funciones para una mejor experiencia de conducción.

Lo interesante de este sistema es que es muy sencillo de manejar, los mandos quedan a la mano y no tienen un exceso de controles que dificulten el proceso. Además, todo se hace más simple gracias a que tiene conectividad inalámbrica a Apple CarPlay y Android Auto, aunque lamentablemente no tiene cargador sin cables. Para eso, hay puertos USB y USB C. Sin duda que hubiese sido mejor no tener que llevar esos cables.

El gran dinamismo

Nuestra versión de prueba es el X3 xDrive 20d. Se trata de una variante que se mueve por el motor de cuatro cilindros de 2.0 litros TwinPower Turbo que desarrolla 190 caballos con un poderoso torque de 400 Nm.

Se trata de un conocido bloque, con un muy buen comportamiento dinámico, asociado a una caja automático de ocho marchas, con accionamiento manual por levas en el volante y con tracción a las cuatro ruedas.

No es la opción de entrada al X3 -en diésel sí, ya que ahora no se ofrece el sDrive 18d- pero tampoco es la más poderosa en la familia.

Eso si, aunque las motorizaciones diésel estén en retirada, especialmente en Europa, por el tema de las emisiones de CO2, es una alternativa muy agradable de manejar y que además incluye el sistema mild hybrid con una batería de 48 V que lo hace más eficiente, ya que suma once caballos de fuerza extra. Este sistema resulta muy beneficioso en países donde se exigen motorizaciones más eficientes y donde estos apoyos eléctricos aportan a un mejor rendimiento.

Pese a que se trata de un vehículo de gran peso (1.840 kg), tras manejarlo quedamos con la grata sensación de que ofrece un muy, muy buen dinamismo, perfecto para el desplazamiento diario, como también para recorridos más largos, los que incluso pueden sumar superficies más complejas sin mayores temores.

Si bien la salida desde cero puede ser algo más lenta que en otros modelos, sin esa explosión inicial que nos gusta y que nos ayuda en zonas urbanas, lo cierto es que la progresión de la entrega de potencia es admirable y a medida que vamos escalando en el velocímetro vemos el empuje y el respaldo del torque sin necesidad de subir en demasía las revoluciones por minuto (ni siquiera es necesario pasar las 2 mil rpm en un andar cotidiano). También nos permite hacer aceleraciones repentinas con recuperaciones que no llevan tanto tiempo.

El andar entonces es lo que más llama la atención, lo que además podemos personalizar en ciertos parámetros con los modos de manejo que van desde un estilo más relajado a uno más deportivo. Pero, aunque la tecnología es llamativa, la verdad es que BMW siempre se ha caracterizado por su dinamismo gracias al extraordinario trabajo que hacen en los chasis y este X3 no es la excepción.

Cuando nos movíamos por autopistas, comprobábamos la enorme estabilidad que entrega, la buena postura sobre el asfalto que redunda en mayor seguridad al volante. Se apoya en una dirección precisa, que da buen tacto y que nos permite llevar las riendas con firmeza y no con estas direcciones de algunos modelos que están sobre asistidas que y generan nula sensación de seguridad.

Acá es distinto. Vamos muy estables, la potencia va avanzando de manera progresiva y rápida, los pasos de marcha son imperceptibles y hasta el trabajo de aislación es bastante bueno para llevar un motor diésel, lo que mejora el confort de marcha.

Este punto lo ratificamos cuando apretamos un poco el acelerador y lo exigimos un poco. En estos momentos volvemos a comprobar el trabajo del chasis, con escasa transferencia de peso en curvas y con buena salida de curvas, lo que se entiende por el sistema de tracción integral que siempre está fortaleciendo el trabajo de las ruedas que tienen más adherencia.

La suspensión va de la mano con buen trabajo señalado anteriormente. No traspasa imperfecciones al habitáculo, pero eso no significa que sea blanda, al contrario, tiene la suficiente rigidez para mantener la firmeza a velocidades altas, pero con la calibración precisa para ofrecer la comodidad que exige un vehículo familiar.

Por último, comentar el buen nivel de equipamiento de seguridad, lo que de todas maneras está a la par con el costo del vehículo.

En este punto, cuenta con distintas ayudas, como aviso de colisión frontal, control de tráfico cruzado, sensores y cámara en 360º, alerta de punto ciego y de cambio de carril, eso sí, éste último puede ser algo drástico al ajustar la dirección y en un comienzo nos encontramos con volantazos un poco más fuertes de lo esperado, pero eso también nos anima a que siempre se señalice y que este apoyo a la conducción no deba actuar.

En consecuencia, el actualizado X3 ofrece un refresco en su diseño, suma importantes elementos en tecnología y conectividad, pero lo que más nos agradó es el andar que le entrega al conductor y los ocupantes, con un dinamismo importante que se apoya en un extraordinario chasis y en una motorización muy eficiente que siempre tiene un extra de fuerza para entregar. El “pero” en estos casos será siempre el precio, que en este caso supera los 50 millones de pesos, una cifra bastante alta, pero que con los valores actuales de los vehículos prácticamente -y lamentablemente- no sorprende.

Ficha Técnica

BMW X3 xDrive 20d Heritage LCi

Motor: 2.0 litros TwinPower Turbo

Potencia: 190 Hp

Torque: 400 Nm

Caja: Steptronic 8 velocidades

Largo x ancho x alto: 4.708 mm x 1.891 mm x 1.676 mm

Distancia entre ejes: 2.864 mm

Peso: 1.840 kg

Maletero: 550 litros

Rendimiento: 16,9 km/l régimen mixto

Aceleración 0-100 km/h: 7,9 segundos

Velocidad máxima: 205 km/h

Precio: $ 52.990.000

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.