General Motors da luz verde a su segundo familiar chino, esta vez basado en el Baojun 510

El SUV pequeño debutó en Asia en 2016 y ahora llegará a más de 40 países en mercados de África, Medio Oriente y América Latina.




A inicios del año pasado Chevrolet lanzó en el mercado local el nuevo Captiva. Pero no se trató de un vehículo surcoreano -como había sido en la primera generación del popular familiar de cinco y siete plazas- sino que de un modelo chino construido por la alianza de General Motors, el Grupo SAIC y Wuling, en China. Ahora, Chevrolet parece decidido a fortalecer más todavía la presencia china en los familiares (en los autos ya tuvo al Corsa Plus y hoy dispone del Sail y el Cavalier) y lanzará pronto en varios mercados un nuevo SUV, más pequeño que el Captiva, basado en el Baojun 510.

El próximo Chevrolet, por el momento sin nombre oficial, no ha recibido ninguna modificación estética respecto del modelo de Baojun, más allá del evidente cambio de logos. Así, luce un frontal que evoca precisamente al actual Captiva, con faros principales ultradelgados. A nivel motriz, llevará un motor 1.5 litros aspirado, que produce 105 caballos y que estará ligado tanto a transmisión manual de seis marchas como a una automática CVT.

Como reza el video, el modelo podría llamarse Groove. Esta idea cobra sentido, puesto que GM inscribió la denominación Groove el 10 de octubre de 2019 en la oficina de registros de Uruguay, según informó el portal GM Authority.

Si bien el Baojun 510 se presentó en 2016 en el Salón de Guangzhou, llegó a los concesionarios en 2017, convirtiéndose en un éxito. Mide 4.220 de largo (con 2.550 mm de batalla), tiene un ancho de 1.740 mm y 1.625 mm de alto. El año pasado fue sustituido por el nuevo Baojun RS3.

Una vez que el segundo SUV chino de Chevrolet esté en la región, habrá que ver cómo convive con el ya estrenado nuevo Tracker brasileño, que promete dar una dura batalla al Volkswagen T-Cross.

Comenta