Honda Ridgeline se actualiza, pero sin subir de precio

La camioneta se ajustó estéticamente, sumó más equipamiento, pero no modificó el costo para sus clientes.




Honda reveló en Chile la segunda actualización a la que somete a la segunda generación de la Ridgeline. La camioneta de la marca nipona ahora presenta un diseño más anguloso, líneas más rectas y algunos elementos que mejoran el confort y la seguridad, aunque uno de sus aspectos más interesantes es que no tuvo un cambio en el precio como es un aspecto recurrente en la industria cuando aparecen renovaciones, manteniendo el mismo costo de la versión saliente: $ 33.490.000 + IVA.

Los grandes cambios de la Ridgeline se encuentran en el exterior, donde se aprecia una imagen más ruda. Así, ahora vemos un capot más abultado, parachoques delantero más cuadrado y aerodinámico, una parrilla con mayor presencia, nuevo diseño en los focos y neblineros con luces LED.

En la zaga, lo más novedoso está en el rediseño de los parachoques y la salida de escape doble. Por el costado, las llantas de 18′' también presentan una renovada imagen.

En el interior, se mantiene el concepto de priorizar la comodidad de los ocupantes, aprovechando los espacios al máximo, incluyendo el doble fondo que existe bajo los asientos traseros, lo que permite incluso colocar una bicicleta parada (u objetos de hasta 1,2 metros de altura).

Entre las novedades que incorpora esta versión 2021, se incluyen los asientos delanteros calefaccionados, el asiento del conductor con memoria y el cargador inalámbrico para los celulares, mientras el sistema de infoentretenimiento con pantalla touch de 8′' es compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

Tal como en la anterior versión, se mantienen elementos diferenciadores del segmento, los que no solo van por el chasis monocasco -estructura que le generó diversos inconvenientes en nuestro país, ya que algunos no lo consideraban un vehículo comercial- sino también por el encendido remoto del motor, la doble apertura del portalón, por el pick-up plano con una capacidad de carga de hasta 692 kg. y por el sistema In Bed Trunk, un compartimiento bajo el pick-up que entrega más de 200 litros de capacidad de carga sin comprometer el espacio de la caja superior.

Alta expectativa con la Honda Ridgeline

La nueva Honda Ridgeline espera mejorar el buen desempeño que ha logrado la camioneta en nuestro país. Según Luis Vecchionacce, gerente de marketing de la marca, “hasta ahora comercializábamos entre 200 y 300 unidades anuales y ahora el objetivo es dar un salto importante, por lo que esperamos vender unas 400 unidades este año”.

La confianza del ejecutivo radica en la fiabilidad del producto, dado pon un tren motriz que en esta ocasión no sufre variaciones, o sea, se mantiene el V6 de 3.5 litros que desarrolla 280 Hp, con un par de 355 Nm.

La tracción sigue a las cuatro ruedas. Este sistema iVTM4 AWD monitorea la velocidad de cada rueda, mejorando la estabilidad y permitiendo que el vehículo se mueva sin problemas por cualquier tipo de terreno.

En seguridad, dispone de sistema estabilizador del vehículo (VSA) con control de tracción, frenos ABS con EBD, sistema de arranque en pendiente, monitoreo de la presión de neumáticos (TPMS) y seis airbags.

Además, mantiene el sistema Honda Sensing que ya conocíamos con la primera actualización, el cual cuenta con una serie de elementos como el control de crucero adaptativo, sistema de asistencia para mantenerse en el carril (LKAS), de mitigación de salida de carril (RDM), de frenado con mitigación de colisión frontal (CMBS), advertencia de salida de carril (LDWS), de colisión frontal (FCW) y monitor de tráfico cruzado. Por si fuese poco, en esta ocasión agrega alerta de punto ciego (BSI).

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.