Suzuki revive el recordado familiar XL7 de tres filas de asientos

Esta vez el modelo llega en tres versiones de tracción delantera, impulsadas por un motor aspirado de 1.5 litros. Se fabrica en Indonesia.




Así como hizo Suzuki cuando reestrenó el Baleno en 2017 (ver nota), ahora la firma japonesa hizo lo propio con el Suzuki XL7. El recordado familiar que debutó en 1998 y en 2006 presentó su segunda generación, esta vez llega renovado y montado sobre la plataforma Heartect, la misma sobre la que se afirman el citado Baleno, el Swift y la miniván Ertiga. El XL7 se comercializará en tres versiones de siete plazas (GL, GLX y GLX AT), todas impulsadas por un motor bencinero de 1.5 litros y gestionadas por una caja manual de cinco marchas o una automática de cuatro relaciones.

El SUV construido en Indonesia, tal como la camioneta de trabajo Carry estrenada en abril, mide 4.450 mm de largo (con 2.740 mm de distancia entre ejes), 1.775 mm de ancho y 1.710 mm de alto. En maletero, dispone de 153 litros cúbicos con todos los asientos desplegados, mientras que si se abate la tercera fila, el espacio crece a 550 litros.

En el aspecto mecánico, la única motorización disponible recae en un motor de 1.462 cc de cuatro cilindros y 16 válvulas. El propulsor aspirado de inyección multipunto produce 103 caballos y 138 Nm a 4.400 rpm. Ligado a la transmisión manual de cinco relaciones, el Suzuki XL7 homologa un consumo medio de 16 km/l, mientras que con la caja automática de cuatro velocidades cae por estrecho margen a los 15,9 km/l en mismo régimen.

Desde la versión base GL, el Suzuki XL7 equipa aire acondicionado con ventilación independiente para la segunda fila, espejos de ajuste eléctrico, pantalla central táctil compatible con Android Auto y Apple CarPlay, navegador, mandos al volante, faros delanteros LED, neblineros delanteros y llantas de aleación de 16″, además de frenos ABS en el apartado de seguridad.

Más arriba, las versiones GLX -que varían casi únicamente en el tipo de caja- agregan en materia de seguridad el control de estabilidad, la cámara de retroceso y el control de partida en pendientes (solo en el AT). En términos de confort, gana un sistema de aire acondicionado con climatizador, botón de encendido, retrovisores abatibles eléctricamente, asiento del conductor ajustable en altura, apoyabrazos central para la primera fila, seis parlantes (de serie son cuatro), volante forrado en cuero con mandos de teléfono y posavaso refrigerado en la consola central.

El Suzuki XL7 está disponible por un precio de lista que inicia en los $ 14.390.000, aunque a ello se puede descontar un bono de marca equivalente a $ 900.000.

Comenta