Autora de libro sobre el juicio contra "El Chapo": "Al final era un hombre vulnerable, con infección en los oídos, quejándose del agua de la cárcel y del aire seco"

La periodista mexicana Alejandra Ibarra, quien cubrió todo el juicio contra el exlíder del Cartel de Sinaloa en Nueva York, dice a La Tercera que Joaquín Guzmán Loera "está destinado a pasar el resto de su vida en una cárcel en medio de las montañas".




"El Chapo Guzmán: El juicio del siglo". Después de ser testigo directo del proceso judicial de tres meses contra Joaquín Guzmán Loera en la Corte de Nueva York, la periodista mexicana Alejandra Ibarra así decidió nombrar su primer libro, publicado en junio pasado. Al histórico caso del "narcotraficante más famoso del mundo" en el último tiempo, Ibarra llegó casi por casualidad. Realizaba una investigación en la Universidad de Columbia sobre la violencia contra periodistas mexicanos cuando contactó al director del semanario Ríodoce, de Sinaloa, que le pidió cubrir el "histórico juicio".

"El día de la sentencia (los periodistas) nos empezamos a formar a las 10 de la noche del día anterior para entrar a la corte ", contó Ibarra a La Tercera, un día después de que "El Chapo" fuera condenado a cadena perpetua en Estados Unidos y trasladado, según la defensa del narco, a la cárcel de máxima seguridad en Florence, Colorado.

[caption id="attachment_746816" align="alignnone" width="600"]

La periodista mexicana Alejandra Ibarra, autora del libro "El Chapo Guzmán: El juicio del siglo".[/caption]

¿Cómo fue enfrentar los primeros días del juicio?

El primer día del juicio llegamos a las cinco de la mañana. Cuando llegué a la sala, crucé mirada con "El Chapo" y pensé: "Aquí está él". (Para cubrir) el día de la sentencia (el miércoles) nos empezamos a formar (afuera de la corte) a las 10 de la noche del día anterior. Había un primer filtro de seguridad para entrar al edificio, si tenías acreditación de prensa podías pasar con tus equipos electrónicos a una sala de prensa que estaba dos pisos abajo de donde era el juicio. Para entrar al juicio había otro filtro con una banda eléctrica donde debías quitarte los zapatos, pasar el cuaderno, la pluma, la identificación. Además, había un equipo antibombas con perros.

¿Por qué quiso escribir este libro?

Fue muy impresionante para mí coincidir con las intérpretes del juicio en el ascensor y que me dijeran que estaban súper nerviosas de traducir los testimonios de estos criminales o estar en el baño y formarme atrás de la fiscal (Gina Parlovecchio) que a la vez estaba frente a Emma Coronel, la esposa de "El Chapo". Para ser franca, creo que no estaba preparada para el nivel de violencia que escuchamos ahí y siento que no lo he procesado del todo. En el libro cuento que cuando fueron las deliberaciones del jurado, en la misma corte había otro juicio de un criminal que importó droga en las "panzas" de cachorros y todos los periodistas que estábamos en la sala de prensa de "El Chapo" escuchamos sobre ese caso y estábamos escandalizados, como si no hubiéramos escuchado durante tres meses sobre asesinatos, balaceras, violaciones y secuestros.

¿Cómo ve las acusaciones de la defensa de "El Chapo" sobre que el jurado estaba "contaminado"?

En un juicio de tres meses que atraviesa el día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo, me parece iluso creer que el jurado no se va a enterar de nada o que no comentaran entre ellos. Sobre todo con noticias 24 horas al día, los siete días de la semana con redes sociales e internet. Estados Unidos se tendría que replantear esa regla. (Por ejemplo), hay juicios como el de O.J. Simpson donde el jurado estuvo secuestrado en un hotel, no podían salir, conversar o consultar medios de comunicación.

Entonces, ¿usted cree que el veredicto pudo estar "contaminado"?

El problema con que el jurado rompiera estas reglas fue que ocurrió cuando se acababa de hacer público un documento sellado, que no se presentó en la corte, y donde aparecía un testimonio sobre que "El Chapo" abusaba sexualmente de niñas de 15 años y eso el jurado no tuvo por que haberlo visto. Entonces, efectivamente sí pudo haber afectado la impresión del jurado y su apreciación de la evidencia al ser una cosa tan terrible.

Una de las principales preocupaciones era saber a qué cárcel iría "El Chapo". La prensa local afirma que será la prisión de máxima seguridad en Colorado...

Sí, se rumoreaba eso porque no hay tantas opciones de prisiones de tan alta seguridad en EE.UU. y (el miércoles) los abogados de "El Chapo" pidieron que se esperaran los 60 días (indicados por el juez) antes de trasladarlo, pero confirmaron a algunos periodistas que (Guzmán) ya está en Florence, Colorado.

¿El traslado siguió los protocolos o fue más rápido de lo normal?

No sé con respecto a otros procedimientos, pero en cuanto a la celeridad con la que se ha tratado el encarcelamiento de "El Chapo", a lo estricto del acceso de quién lo puede visitar y al tiempo que tiene de esparcimiento, no me parecería descabellado (que fuera más rápido).

EE.UU. tomó todos los resguardos para evitar un posible escape...

Exacto, como lo consideran de alta peligrosidad y como saben que "El Chapo" ya estaba planeando la tercera fuga antes de extraditarlo, también estaba ese componente de riesgo.

El juicio de Guzmán es catalogado como el mayor logro de la lucha contra las drogas desde 1971. ¿fFue una victoria de EE.UU. o de México?

Considerando el nivel de importancia de "El Chapo", esta leyenda en la cual ya se había convertido, el poder tenerlo en una corte estadounidense, mostrar toda la evidencia en su contra, encontrarlo culpable de todos los delitos imputados y mandarlo a una cárcel de máxima seguridad de por vida es indudablemente una victoria para EE.UU., mientras que para México no estoy tan segura. "El Chapo" tiene que purgar sus penas y está bien que esté tras las rejas, pero México no va a contribuir a una parte de justicia que es la búsqueda de la verdad: saber dónde están los cuerpos de la gente que él desapareció o las tumbas de los que asesinó; las pruebas de corrupción de los políticos; por qué siguen impunes tantos de los crímenes de Guzmán en México. Todos esos son temas pendientes para México. EE.UU. hizo lo que le compete a su jurisdicción: el trasiego de drogas, el uso de armas y lavado de dinero. El gran faltante es todo lo que pasó en México.

La Fiscalía de EE.UU. estimó en US$ 12.600 millones los bienes que se deberían confiscar a Guzmán Loera. ¿Dónde está esa fortuna?

Esa es la gran pregunta hasta de quienes cubrimos el juicio, porque a "El Chapo" no se le ha encontrado nada. Un testigo dijo que tenía ranchos en todo el país, una flotilla de camionetas, que regalaba Rolex para Navidad, que tenía el dinero suficiente para pagar sobornos de US$ 100 millones a expresidentes, pero no se le ha encontrado nada.

¿Con qué imagen cree que queda el capo tras su condena a cadena perpetua?

Pasa de ser una leyenda a convertirse en un ser humano. La impresión que me dio es que a pesar de todas las decisiones que tomó en la vida -algunas lo llevaron a la lista de Forbes y otras a asesinar gente- al final era un hombre vulnerable con infección en los oídos, quejándose del agua que le dan en la cárcel y del aire seco que sale de los ductos de ventilación. Además, destinado a pasar el resto de su vida en una cárcel en medio de las montañas con una única ventana que da al cielo para que no pueda saber en qué lugar de la cárcel se encuentra.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.