Canadá busca opciones privadas para aliviar los retrasos en el cuidado de la salud

Las autoridades sanitarias de Canadá han estado lidiando con largos tiempos de espera en las salas de emergencia. Foto: Reuters

Ontario se convierte en la última provincia en presionar por un papel más amplio de las clínicas privadas.


Ontario es la última provincia canadiense que está recurriendo a opciones de atención médica privada en un intento por solucionar los crecientes problemas con el sistema de atención médica financiado con fondos públicos.

La provincia más poblada de Canadá describió la semana pasada un plan para permitir que más pacientes acudan a centros de tratamiento privados para cirugías de cataratas y reemplazo de articulaciones, así como para servicios como resonancias magnéticas o tomografías computarizadas. La provincia invertirá más de 18 millones de dólares canadienses, equivalentes a US$ 13,4 millones, en las instalaciones privadas para aumentar su capacidad.

El primer ministro de Ontario, Doug Ford, dijo que las medidas reducirían la acumulación de 206.000 cirugías en la provincia y liberarían a los hospitales públicos para concentrarse en procedimientos más complicados. Los pacientes no pagarían de su bolsillo y los tratamientos estarían cubiertos por el plan de seguro provincial, dijo Ford.

El primer ministro de Ontario, Doug Ford, dijo que su plan para expandir las opciones de atención médica privada reduciría la acumulación de cirugías. Foto: Reuters

Columbia Británica, Alberta, Saskatchewan y Quebec han aumentado en los últimos años el papel de las clínicas privadas en sus provincias.

Las autoridades sanitarias de todo Canadá han estado lidiando con largos tiempos de espera en las salas de emergencia, retrasos en las cirugías y escasez de médicos y enfermeras.

Según el Instituto Fraser, un grupo de expertos en políticas públicas, el tiempo de espera promedio en Canadá el año pasado entre la remisión y el tratamiento fue de 27,4 semanas, el más largo registrado, en comparación con las 9,3 semanas en 1993. Ontario informó el tiempo de espera más corto de 20,3 semanas, mientras que la provincia oriental de la Isla del Príncipe Eduardo reportó la más larga, con 64,7 semanas.

Antiguos funcionarios del gobierno han estado pidiendo un replanteamiento de la forma en que se ha estructurado el sistema canadiense.

Bill Morneau, exministro de Finanzas del primer ministro Justin Trudeau, dijo en un libro de memorias publicado la semana pasada que Canadá necesitaba cambiar un sistema que le cuesta al país una cantidad equivalente a aproximadamente el 13% del producto interno bruto.

Personas mayores esperando su segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19, en una residencia en Toronto, el 1 de abril de 2021. Foto: AFP

Peter Nicholson, quien asesoró al entonces primer ministro Paul Martin a principios de la década de 2000, dijo en un documento de política a principios de este mes que Canadá debería mirar a países como Australia, Alemania y Noruega, que han utilizado la atención médica privada para mejorar sus sistemas.

El sistema de salud de Canadá está a cargo de cada provincia por separado.

En Ontario, los sindicatos de atención médica han dicho que el plan de Ford enriquecería a los proveedores privados a expensas de los hospitales públicos y crearía un sistema en el que los residentes adinerados obtengan mejores servicios y tratamiento. El gobierno de Ford ha dicho que los residentes no tendrían que pagar los procedimientos cubiertos por el plan de seguro provincial, pero las clínicas privadas podrían vender a los pacientes productos más caros que no están cubiertos por el seguro.

Sharleen Stewart, presidenta de SEIU Healthcare, que representa a 60.000 trabajadores de la salud canadienses, dijo que el plan corre el riesgo de privar de recursos a los hospitales públicos y desviar a médicos y enfermeras a clínicas privadas, lo que podría empeorar los resultados de cirugías más complejas y profundizar una ya aguda escasez de mano de obra sanitaria. “Será un sistema de dos niveles”, dijo.

Las vacantes de empleo en los servicios sociales y de salud aumentaron a un récord de alrededor de 150.100 en el tercer trimestre del año pasado a medida que aumentó la demanda de enfermeras, según Estadísticas de Canadá. El sistema de salud canadiense podría tener una escasez de 44.000 médicos para 2028, según proyecciones del gobierno.

Ford dijo que su plan está destinado a lidiar con el impacto persistente de la pandemia de Covid-19, que provocó retrasos para los pacientes que necesitaban tratamiento por afecciones no prioritarias o que querían hacerse pruebas. Los tiempos de espera en los hospitales han aumentado desde 2020. Los pacientes de Ontario pasaron un promedio de 22,9 horas en un departamento de emergencias antes de ser admitidos en un hospital en octubre, el tiempo de espera promedio más largo registrado, según datos provinciales.

Una enfermera atiende a una mujer que tiene Covid-19 en la unidad de cuidados intensivos del Humber River Hospital en Toronto, el 13 de abril de 2021. Foto: AP

Hay aproximadamente 900 clínicas privadas en Ontario, la mayoría de las cuales solo realizan pruebas de diagnóstico; 10 clínicas privadas tienen licencia para realizar cirugías. Se abrirían más bajo el plan del gobierno.

Durante su anuncio, Ford descartó las preocupaciones sobre cómo se administran los tratamientos. Dijo que se debe hacer algo rápido para reducir la acumulación de cirugías en la provincia. “Mucha gente quiere tener debates interminables sobre quién debe brindar atención”, dijo Ford. “Lo único que le importa a nuestro gobierno es que reciba la atención que necesita de manera rápida y segura”.

Otros partidarios dijeron que el plan podría brindarles a los pacientes más opciones, un mayor acceso a una atención oportuna y aliviar el estrés en un sistema que ha comenzado a colapsar.

“Necesitamos ser más efectivos en el despliegue de los recursos que tenemos actualmente”, dijo Allan O’Dette, director ejecutivo de la Asociación Médica de Ontario, un grupo que representa a 43.000 médicos y estudiantes de medicina y que apoya el plan de Ontario. “Las cirugías no complicadas y de baja agudeza se pueden realizar fácilmente fuera de un entorno hospitalario”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".