China flexibiliza medidas anti-Covid tras protestas

Guardias con trajes protectores vigilan la puerta de un complejo residencial mientras continúan los brotes de Covid-19 en Beijing, el 7 de diciembre de 2022. Foto: Reuters

Sin embargo, los expertos advierten que las restricciones no se pueden levantar por completo hasta al menos mediados de 2023 porque millones de personas mayores aún deben vacunarse y el sistema de atención médica debe fortalecerse.


China revocó las reglas sobre el aislamiento de las personas con Covid-19 y eliminó los requisitos de prueba de virus para algunos lugares públicos el miércoles en un cambio dramático a una estrategia que confinó a millones de personas en sus hogares y provocó protestas y demandas para que el Presidente Xi Jinping renuncie.

La medida se suma a la relajación anterior que alimentó las esperanzas de que Beijing estaba desechando su estrategia “Covid Cero”, que está interrumpiendo la fabricación y el comercio mundial. Sin embargo, los expertos advierten que las restricciones no se pueden levantar por completo hasta al menos mediados de 2023 porque millones de personas mayores aún deben vacunarse y el sistema de atención médica debe fortalecerse.

China es el último país importante que aún intenta acabar con la transmisión del virus, mientras que muchas naciones pasan a tratar de vivir con él. A medida que levantan las restricciones, los funcionarios chinos también han pasado a hablar sobre el virus como menos amenazante, un posible esfuerzo para preparar a las personas para un cambio similar.

A las personas con casos leves se les permitirá por primera vez aislarse en casa, anunció la Comisión Nacional de Salud, en lugar de ir a centros de cuarentena a veces superpoblados o insalubres. Eso aborda una gran irritación que ayudó a impulsar las protestas que estallaron el 25 de noviembre en Shanghái y otras ciudades.

Una mujer muestra su código QR de control de salud mientras los residentes hacen fila para obtener sus hisopados de garganta por Covid-19 en un sitio de pruebas en Beijing, el 7 de diciembre de 2022. Foto: AP

Las instalaciones públicas, excepto los “lugares especiales”, como escuelas, hospitales y hogares de ancianos, ya no requerirán que los visitantes obtengan un “código de salud” en una aplicación de teléfono inteligente que rastrea sus pruebas de virus y si han estado en áreas consideradas de alto riesgo de infección.

Los funcionarios locales deben “tomar medidas estrictas y detalladas para proteger la vida, la seguridad y la salud de las personas”, pero al mismo tiempo “minimizar el impacto de la epidemia en el desarrollo económico y social”, dice el comunicado.

Las restricciones de China han ayudado a mantener bajo el número de casos, pero eso significa que pocas personas han desarrollado inmunidad natural, un factor que podría retrasar los planes de reapertura si los casos aumentan y las autoridades se sienten obligadas a volver a imponer restricciones.

Aún así, después de tres años advirtiendo al público sobre los peligros del Covid-19, los funcionarios chinos comenzaron a pintarlo como menos amenazante.

Las personas con casos leves “pueden recuperarse por sí mismas sin atención médica especial”, dijo Wu Zunyou, epidemiólogo jefe de los Centros para el Control de Enfermedades de China, en su cuenta de redes sociales.

“La buena noticia es que los datos muestran que la proporción de casos graves es baja”, dijo Wu.

Los últimos cambios son “pequeños pasos” en un proceso gradual destinado a poner fin a las restricciones, señaló Liang Wannian, miembro de un grupo de expertos que asesora a la Comisión Nacional de Salud, en una conferencia de prensa.

“Lo veremos, estudiaremos, juzgaremos y analizaremos nuevamente”, afirmó Liang, uno de los expertos antiepidémicos más destacados de China.

El objetivo del gobierno es “regresar al estado anterior a la epidemia, pero la realización del objetivo debe tener condiciones”, dijo Liang.

Personas con mascarillas hacen fila afuera de una farmacia para comprar productos mientras continúan los brotes de Covid-19 en Beijing, el 6 de diciembre de 2022. Foto: Reuters

El gobierno anunció la semana pasada una campaña para vacunar a los ancianos que, según los expertos en salud, debe hacerse antes de que China pueda poner fin a las restricciones a los visitantes que vienen del extranjero. Dicen que el gobernante Partido Comunista también necesita desarrollar el sistema hospitalario de China para hacer frente a un posible aumento de casos.

Pero la frustración pública está aumentando ahora, ya que millones de personas están confinadas repetidamente en sus hogares durante períodos inciertos, las escuelas cierran abruptamente y el crecimiento económico cae.

Los cambios se implementaron a pesar de un nuevo aumento en las infecciones que comenzó en octubre. El miércoles, el gobierno reportó 25.231 casos nuevos, incluidos 20.912 sin síntomas.

El gobierno de Xi ha presentado el “Covid Cero” como prueba de la superioridad del sistema de China en comparación con Estados Unidos y los países occidentales. El número oficial de muertos en China es de 5.235 desde el comienzo de la pandemia frente a un recuento de EE.UU. de 1,1 millones.

Se dejaron reglas que advierten que los edificios de departamentos y oficinas podrían cerrarse si se encuentran infecciones. Las quejas de que las familias están confinadas durante semanas con acceso incierto a alimentos y medicinas fueron un factor clave de las protestas.

Personas sostienen hojas de papel blancas en protesta por las restricciones impuestas por el Covid-19, después de una vigilia por las víctimas de un incendio en Urumqi, en Beijing, el 28 de noviembre de 2022. Foto: Reuters

El partido gobernante decidió a principios de este año suspender el acceso a barrios o distritos donde se descubrieron infecciones en lugar de aislar ciudades enteras.

El miércoles, el gobierno informó que el alcance de los cierres se reducirá aún más a pisos o edificios de departamentos individuales en lugar de vecindarios.

Dijo que las escuelas en comunidades sin brotes deben volver a la enseñanza presencial.

Eso pareció ser una respuesta a las quejas de que los líderes locales, amenazados con la pérdida de sus trabajos en caso de brotes, imponían cierres que son destructivos, quizá innecesarios y que excedían lo que permite el gobierno central.

Las manifestaciones en al menos ocho ciudades importantes y en decenas de campus universitarios fueron la muestra de disidencia pública más generalizada en décadas. En Shanghái, algunos manifestantes gritaron la demanda políticamente explosiva de que Xi, la figura más influyente de China en décadas, renunciara al cargo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La startup hizo pública su intención de revivir al ave conocida como Dodo, que desapareció en el siglo XVI.