Corea del Norte recibe ayuda de China a medida que se propaga el brote de Covid

Personal desinfecta el piso de la estación de Pyongyang para frenar la propagación del coronavirus. Foto: AP

Aviones de carga transportaron suministros médicos desde la ciudad china de Shenyang, dicen diplomáticos.




Corea del Norte, que lucha contra su primer gran brote de Covid-19, ha pedido ayuda a su aliado más cercano, China, mientras ignora las ofertas de vacunas de Corea del Sur.

Tres aviones de carga norcoreanos volaron a la ciudad china de Shenyang el lunes y regresaron el mismo día con suministros médicos básicos, según diplomáticos familiarizados con los vuelos.

China está dispuesta a apoyar a Corea del Norte y fortalecer la cooperación para la prevención de epidemias, dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China a principios de esta semana, aunque se negó a discutir cualquier asistencia específica.

El líder norcoreano Kim Jong-un asiste a una reunión del Politburó del partido gobernante en Pyongyang, el 17 de mayo de 2022. Foto: AP

El miércoles, Corea del Norte dijo que 232.880 personas más habían informado síntomas de fiebre el día anterior y seis habían muerto, lo que eleva el número total de víctimas de fiebre a más de 1,7 millones de personas desde que Pyongyang admitió por primera vez un brote de ómicron la semana pasada.

Corea del Norte, que carece de equipo de prueba de Covid, no ha dicho si los pacientes con fiebre han sido examinados para detectar el virus.

En los últimos días, los medios estatales de Corea del Norte elogiaron la gestión de Covid en China, a pesar del colapso de las políticas de Covid Cero de ambos países. El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, pidió a los funcionarios que “aprendan activamente de los éxitos y la experiencia antiepidémica avanzados y ricos ya adquiridos por el partido y el pueblo chinos”.

Si bien China ha vacunado a muchos de sus habitantes, Corea del Norte ha rechazado todas las ofertas de vacunas.

En una reunión del Politburó el martes, Kim acusó a sus funcionarios de pereza en el manejo del brote de Covid después de que se propagó rápidamente por todo el país, según un informe de los medios estatales. Kim dijo que la “inmadurez en la capacidad estatal para hacer frente a la crisis” aumentó la “complejidad y las dificultades” en la lucha contra la pandemia, según el informe.

Un médico visita a una familia durante una actividad para sensibilizar al público sobre las medidas de prevención del Covid-19, en Pyongyang. Foto: AP

Esta semana, Corea del Norte movilizó a 3.000 miembros del personal médico militar para distribuir medicamentos a las farmacias en Pyongyang, a las que se les ha dicho que operen las 24 horas del día. Más de 1,4 millones de funcionarios, docentes y estudiantes de los sectores de la salud pública se desplegaron para ayudar a identificar a las personas con síntomas de fiebre para que pudieran ser puestas en cuarentena, según medios estatales.

Corea del Sur se ha ofrecido a enviar suministros médicos, incluidas vacunas, mascarillas y kits de prueba, así como brindar cooperación técnica, pero Corea del Norte aún no ha respondido. El Presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, dijo que no escatimaría esfuerzos para ayudar a Corea del Norte a hacer frente a su brote.

Estados Unidos también ha dicho que apoya la entrega de ayuda a Corea del Norte, pero la falta de respuesta de Pyongyang a Corea del Sur dificulta que el Presidente Joe Biden y Yoon discutan el envío de ayuda durante su cumbre en Seúl este fin de semana, dijo el miércoles Kim Tae-hyo, asesor adjunto de seguridad nacional de Corea de Sur

Pyongyang aún no ha informado a la Organización Mundial de la Salud sobre su brote. Durante una sesión informativa del martes, el director de emergencias de la OMS, Mike Ryan, dijo que los altos niveles de transmisión entre personas no vacunadas, como en Corea del Norte, aumentan el riesgo de que surjan nuevas variantes de Covid.

La agencia señaló que está lista para brindar apoyo técnico para ampliar las pruebas en Corea del Norte, así como suministros médicos y medicamentos esenciales.

Los expertos en salud dicen que sin vacunas y capacidad de prueba, Corea del Norte corre el riesgo de verse abrumada por una crisis de salud superior a cualquier otra desde que una hambruna mató a más de un millón de personas en la década de 1990. Pyongyang rechazó millones de dosis de vacunas antes del brote actual y su población sigue siendo particularmente vulnerable debido a la desnutrición generalizada y un sistema de salud débil.

Corea del Norte ha confinado a muchas personas, lo que tendrá graves consecuencias para quienes ya luchan por satisfacer necesidades básicas como la alimentación, dijo el martes Liz Throssell, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Residentes con mascarillas transportan verduras, en medio de los crecientes temores por la propagación del Covid-19, en Pyongyang. Foto: Reuters

Las personas que viven en zonas rurales y fronterizas más aisladas, y las que están detenidas, siguen siendo especialmente vulnerables debido al acceso limitado a la higiene y la atención médica, dijo.

La pandemia ha dañado aún más una economía ya golpeada por sanciones internacionales por el desarrollo de armas nucleares y misiles del régimen de Kim. Al lidiar con el brote, Kim ha dicho que se deben cumplir los objetivos económicos. Los grupos de trabajo continúan reuniéndose en granjas y sitios de construcción.

El brote de Covid en Corea del Norte se produce en medio de una serie de pruebas de armas. Las imágenes satelitales muestran señales de que Corea del Norte está restaurando su principal sitio de pruebas nucleares, activo por última vez en 2017. Funcionarios de EE.UU. y Corea del Sur han dicho que una prueba nuclear podría ocurrir tan pronto como este mes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.