El complejo escenario político que le espera a Castillo tras superar segundo intento de destitución

Partidarios del Presidente de Perú, Pedro Castillo, se reúnen frente al Congreso durante la votación de la moción de vacancia del mandatario, en Lima, el 28 de marzo de 2022. Foto: AP

Luego de que la oposición no consiguiera los votos para la moción de vacancia, los expertos señalan que el mandatario peruano se anotó un triunfo político, Sin embargo, advierten que no posee gobernabilidad y que el Congreso continúa estando cuestionado.




El Presidente de Perú, Pedro Castillo, sobrevivió el lunes en la noche al segundo intento de destitución de parte del Congreso, cuando solo 55 legisladores votaron a favor de su salida, al tiempo que 54 estuvieron en contra y 19 se abstuvieron, luego de un duro debate de más de ocho horas.

Para los expertos, si bien el mandatario se anotó un triunfo político, la crisis en el país no se termina, porque tanto Castillo como el Congreso se encuentran cuestionados y el mandatario no posee gobernabilidad.

“Saludo que haya primado la sensatez, la responsabilidad y la democracia”, reaccionó Castillo en su cuenta de Twitter, tras recibir el apoyo de Perú Libre, Juntos por el Perú, Perú Democrático, algunos legisladores de Alianza para el Progreso (APP) y la mayoría de Somos Perú y el Partido Morado. Además de la ayuda de casi todo Acción Popular y Podemos Perú, que se abstuvieron, inclinando así la balanza a favor del gobierno.

Los legisladores que buscaban removerlo por segunda vez alegaban, entre otros aspectos, que Castillo tiene tres investigaciones por corrupción y la acusación de una aspirante a colaboradora que lo señaló de presuntamente integrar un grupo criminal que recibía dinero a cambio de obras públicas.

Desde el Congreso, el mandatario indicó que el pedido para removerlo se elaboró recopilando versiones de un “sector de la prensa” y con dichos “no corroborados”. “Es el mejor ejemplo de cómo un juicio mediático ha logrado una moción de vacancia”, indicó Castillo mientras leía su discurso el lunes.

Añadió que las 20 acusaciones en su contra se construyeron sobre hechos discutidos en un anterior intento de destitución, que se relatan sucesos que tienen que ver con la actuación de terceros, que los acontecimientos están bajo investigación fiscal y que ninguno califica para su destitución.

Expertos independientes critican al mandatario su descuido en escoger ministros, algunos sin experiencia o con diversas denuncias, lo que ha generado crisis políticas. Ha cambiado cuatro veces de gabinete ministerial. Uno de esos equipos duró menos de una semana y estaba encabezado por un primer ministro acusado por su esposa e hija de golpearlas físicamente e insultarlas.

El Presidente de Perú, Pedro Castillo, lee un discurso en el Congreso mientras se enfrenta a un voto de juicio político, en Lima, el 28 de marzo de 2022. Foto: Reuters

El primer intento de destitución se produjo en diciembre, pero tampoco prosperó. En ambos pedidos de remoción se acusó al mandatario de “incapacidad moral permanente”, una cláusula no definida claramente en la Constitución, que ha sido usada seis veces desde 2017 y ha provocado inestabilidad política en Perú.

Desde 2016, Perú ha tenido cinco mandatarios y tres Parlamentos, cuando lo normal hubiese sido dos presidentes y dos Congresos. En noviembre de 2020 el país tuvo tres mandatarios durante poco más de una semana, entre confrontaciones que dejaron dos muertos y más de 200 heridos.

En este contexto, la interrogante que surgía en Perú era si el mandatario había salido fortalecido de este intento de remoción o si, por el contrario, el Congreso estaba más consolidado. “Creo que no ha cambiado absolutamente nada. El Presidente Pedro Castillo sigue siendo el mismo mandatario con las mismas debilidades y que la principal fortaleza que tiene es que la oposición es tremendamente débil. Eso es lo que lo beneficia mucho. Y la oposición, por otro lado, la que intentó vacarlo, sale igual que lo que estaba antes. No veo que haya un progreso de ganancia de lo que ha pasado en las últimas semanas en el país”, dijo a La Tercera el analista peruano Augusto Álvarez Rodrich.

“Lo que va a ocurrir es que luego de un proceso que es razonablemente traumático, como un intento de vacancia, uno espera que un político pueda entender que hay algún problema y que pueda reaccionar. En el primer intento de vacancia, que fue la primera semana de diciembre, todos esperaban que luego de eso el Presidente introdujera algunos cambios. La verdad es que no cambió absolutamente nada y tiende a creer que el que no se haya completado su vacancia es una posición de fortaleza y de que no hay ningún problema. Entonces ese es un posible desenlace. Y por el lado de la oposición, es probable que piensen que deben seguir en el intento de aprovechar el momento, crear la oportunidad para poder vacarlo”, explicó el columnista del diario limeño La República.

Por su parte, el analista político peruano y director ejecutivo de la encuestadora Vox Populi, Luis Benavente, considera que Castillo “se ha anotado un triunfo político”. “Ha tenido una cantidad de votos muy grande. Tiene prácticamente al Congreso de su lado y con esto ha ganado políticamente, y lo puede tener para otro tipo de situaciones y circunstancias. De cara a la oposición, la ha dejado muy mal parada”, indicó a La Tercera.

El Presidente peruano, Pedro Castillo, se dirige al Congreso mientras se enfrenta a un voto de juicio político, en Lima, el 28 de marzo de 2022. Foto: Reuters

Sin embargo, aclara que Castillo, a la vez, “se debilita, a la vez pierde”, porque “logra el respaldo de una mayoría en un Congreso cuestionado, frente al cual las suspicacias hacen ver que el gobierno de Castillo negoció beneficios de algunos congresistas. Entonces se anotó un triunfo con un Congreso totalmente cuestionado, que va a quedar más desprestigiado, pero de cara a la ciudadanía también ha dado una imagen muy lamentable, su defensa en el Congreso fue muy débil”, añadió Benavente.

Así, tanto el Congreso como Castillo son impopulares en Perú, aunque la desaprobación del Legislativo es mayor. Un sondeo del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) publicado en marzo por el diario La República indica que el Parlamento tiene un 79% de desaprobación, mientras que Castillo alcanza un 68% de impopularidad.

Mientras que otro estudio divulgado el domingo por el mismo periódico indica que un poco más de la mitad de los peruanos (50,5%) aprueba que el Congreso haya pedido la vacancia y un 47% lo desaprueba. Si fueran congresistas, un 50% de los peruanos habría votado para deponerlo y un 47% estaría en contra. Así, pese a haber sobrevivido a la vacancia, el mandatario enfrenta un complejo escenario.

“Castillo no puede ofrecer gobernabilidad, ya que en ningún momento le ha interesado un auténtico acercamiento a otras fuerzas políticas. Simplemente, ha buscado comprarse congresistas en el Congreso, pero eso no es diálogo político, eso no es gobernabilidad, eso no es hacer alianzas para darle un sustento político al país. Todo lo contrario, Pedro Castillo es un factor de inestabilidad política y económica en Perú. La inestabilidad en el país la genera Castillo”, advirtió Benavente.

El Presidente de Perú, Pedro Castillo, rodeado por congresistas de su partido, sale del Congreso en Lima, el 28 de marzo de 2022. Foto: AP

Primeros desafíos

Una de las primeras medidas de Castillo tras superar la moción de vacancia fue invitar el martes a la oposición a “conversar” sobre los temas “urgentes” del país, como la educación. “Que en este cronograma que tengamos el gobierno central o los ministros a las regiones del país nos acompañen también los congresistas de cada una de las regiones”, añadió Castillo durante una visita a Puerto Bermúdez, un distrito selvático a orillas del río Pichis, a unos 450 km al noreste de Lima.

El pedido de destitución ocurrió en medio de manifestaciones en varias partes de Perú. Hace pocos días hubo protestas en el sur del país por el alza del precio de los alimentos, mientras que los transportistas de carga pesada se manifiestan por el alza del precio de combustibles y los agricultores del centro critican el alza del costo de los fertilizantes.

“No tengo ninguna duda de que el Congreso va a seguir intentando otra vacancia dentro de algunos meses. Eso va a continuar, si fuera por el Presidente, él disolvería el Congreso para convocar nuevas elecciones creyendo que puede conformar un nuevo Congreso con más gente cercana a él y el Congreso va a seguir intentando vacar al mandatario. Pero no llegan a tener los votos suficientes, porque lo que acaba primando más es el deseo del Congreso de que no se disuelva el mismo Congreso, de no perder el trabajo, de no salir del escenario político. Lo que va a seguir sucediendo es más de lo mismo, pero peor, porque se van acumulando los problemas”, vaticina Álvarez Rodrich.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.