FBI investigará a juez de Trump para la Suprema y EE.UU. se polariza

Imagen Supreme_Court_Kavanaugh_79684

La senadora demócrata Kirsten Gillibrand encabeza una manifestación frente a la Corte Suprema contra el nominado de Trump, Brett Kavanaugh.

La confirmación para que Brett Kavanaugh, acusado de agresión sexual, asuma en el máximo tribunal se aplazó a la espera de pesquisas solicitadas por un republicano.




Las voces de protesta en contra de la nominación del juez Brett Kavanaugh a la Corte Suprema, se hicieron escuchar. Un inesperado vuelco tuvo hoy la votación del Comité Judicial del Senado estadounidense, que aunque votó a favor de que el pleno de la Cámara Alta resolviera la confirmación, finalmente los republicanos se abrieron a que el FBI inicie una investigación tras las acusaciones de abuso sexual contra Kavanaugh. Así, la sesión del Senado fue pospuesta por una semana, a la espera de las pesquisas.

En una jornada de alta tensión, los republicanos se cuadraron con Kavanaugh y el Comité aprobó por 11 contra 10 la nominación, para que ésta pasara a la sala del Senado. Sin embargo, tras la votación, el senador republicano Jeff Flake -miembro del Comité- sorprendió al pedir una investigación del FBI antes de la sesión de la Cámara Alta, prevista inicialmente para este sábado. Horas después los republicanos accedieron a la propuesta de Flake y lo mismo hizo el Presidente Donald Trump, que al momento de la sesión se encontraba reunido con el Presidente Sebastián Piñera.

Desde que The Washington Post publicó el pasado 16 de septiembre una entrevista con Christine Blasey Ford, la mujer que acusó a Kavanaugh de agresión sexual en 1982, mientras ambos eran adolescentes, Estados Unidos se ha dividido por este caso. De hecho, mientras el Comité Judicial debatía, se llevaron a cabo manifestaciones en todo el país y frente a la Corte Suprema.

Este activismo a favor de la denunciante, que prestó testimonio el jueves en otra dramática sesión del Comité, tuvo un rol importante. Esto, porque en horas de la mañana, el senador Flake fue confrontado por varias mujeres en un ascensor. "¿Me estás diciendo que la agresión en mi contra no importa? ¿Lo que me sucedió a mí no importa? ¿Vas a dejar que la gente que hace estas cosas esté en el poder? ¡Eso es lo que nos estás diciendo cuando votas por él! ¡No apartes la vista de mí!", le dijo una mujer. Otra añadió: "Lo que estás haciendo es permitir que alguien que haya violado a una mujer tenga un puesto en la Suprema. ¡Esto no es tolerable!".

Flake había afirmado que votaría a favor de Kavanaugh. Y así fue. Sin embargo, fue él quien pidió aplazar la votación hasta que el FBI pueda investigar el caso. Aquello desconcertó a los presentes en la sesión y provocó incertidumbre sobre lo que podría pasar con la confirmación de Kavanaugh en el Senado, donde los republicanos cuentan con una escueta mayoría (51-49).

¿Vuelco de Trump?

El otro giro ocurrió apenas terminó la sesión del Comité Judicial del Senado. En ese momento Trump apareció ante las cámaras desde el Salón Oval y expresó que el testimonio de Christine Blasey Ford era "creíble y muy convincente". "Ella parece una mujer muy buena, para mí", dijo. De todos modos, señaló que no le retiraría su apoyo a Kavanaugh. El día anterior, luego de la audiencia de Ford y del propio juez -que entre llantos negó cualquier tipo de abuso contra la académica- el Presidente señaló que "Kavanaugh les mostró a los estadounidenses por qué lo nominé. Su testimonio fue poderoso, honesto y fascinante. ¡El Senado debe votar!".

De acuerdo con los analistas, el aplazamiento abre dos frentes: por un lado, los investigadores podrán entrevistar a Mark Judge, el amigo de Kavanaugh que presenció el hecho en 1982 . Pero si la investigación no arroja nueva evidencia, se facilita la luz verde para el juez.

Eso sí, todo ocurrirá en menos de una semana, lo que ha levantado dudas sobre si el FBI podrá llegar al fondo del asunto. Según The New York Times, los republicanos están dispuestos a correr el riesgo de una investigación porque saben que tienen una oportunidad de oro para balancear la Corte Suprema a su favor.

Pero también tras la defensa de Kavanaugh han surgido reproches hacia su figura, porque en su audiencia atribuyó el caso a una suerte de venganza de los demócratas por la derrota electoral de 2016. Y eso haría que eventualmente fuese parcial en su actuar como juez.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.