Grupo interministerial de trabajo del Covid-19 en Brasil estima que muertes diarias podrían llegar a 3.000

Personas esperando el turno para vacunarse en Río de Janeiro. Foto: Reuters

Expertos locales se reunieron para discutir la situación actual de la pandemia en ese país, donde una brutal segunda ola está matando gente más rápido que en cualquier momento anterior. A pesar del alto número de muertos, las autoridades sanitarias no ven ninguna posibilidad de tomar medidas de distanciamiento social a nivel nacional debido a la resistencia del mandatario Jair Bolsonaro, quien ha minimizado constantemente la gravedad del virus y el jueves, después de dos días consecutivos de fallecimientos récord, les dijo a los brasileños que dejen de “lloriquear”.




La cifra diaria de muertos por Covid-19 en Brasil podría llegar a 3.000 personas si no se toman medidas serias para detener la propagación del virus, según una presentación realizada en una reunión del equipo de respuesta del gobierno a la crisis.

El grupo de trabajo interministerial, que incluye al Ministerio de Salud y la oficina del jefe de gabinete del presidente, se reunió el jueves para discutir la situación actual de la pandemia en Brasil, donde una brutal segunda ola está matando gente más rápido que en cualquier momento anterior.

El promedio móvil de 14 días es actualmente de 1.250 muertes por día.

A pesar del alto número de muertos, el Ministerio de Salud no ve ninguna posibilidad de tomar medidas de distanciamiento social a nivel nacional debido a la resistencia del presidente Jair Bolsonaro.

Bolsonaro ha minimizado constantemente la gravedad del virus y el jueves, después de dos días consecutivos de muertes récord, les dijo a los brasileños que dejen de “lloriquear”.

Brasil tiene el segundo número de muertos más alto del mundo, solo por detrás de Estados Unidos. Si bien el brote está disminuyendo en Estados Unidos y Europa, Brasil enfrenta su peor fase de la epidemia, lo que ha llevado a su sistema hospitalario al borde del colapso.

El aumento de las infecciones ha provocado restricciones en la capital, Brasilia, y en la ciudad más grande del país, Sao Paulo.

Las autoridades de salud están particularmente preocupadas por la aparición de una nueva variante de coronavirus en la región amazónica, la cual parece más contagiosa y más capaz de reinfectar a quienes anteriormente tuvieron Covid-19.

La demora del gobierno en adquirir y distribuir vacunas también ha provocado que menos del 3,5% de la población haya recibido su primera dosis.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.