Irán culpa a Israel del asesinato del cerebro de su programa nuclear

La imagen proporcionada por la agencia estatal iraní muestra la escena del ataque contra Mohsen Fakhrizadeh.

El científico Mohsen Fakhrizadeh habría dirigido el programa atómico hasta su disolución a comienzos de los años 2000.




Tal como si se tratara de un episodio de la serie de espionaje Teherán, el principal científico nuclear iraní -a quien la inteligencia estadounidense e israelí atribuyen haber estado detrás de programas atómicos secretos de ese país- fue asesinado a tiros en una emboscada este viernes cuando viajaba en un vehículo en el norte de Irán, informaron medios estatales.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Irán indicó que el homicidio de Mohsen Fakhrizadeh, que se estima tenía 59 años, tenía “indicios graves” de ser obra de Israel, pero no dio detalles. Israel, por su parte, se negó a comentar de inmediato la muerte de Fakhrizadeh.

Según el diario The New York Times, “un funcionario estadounidense, junto con otros dos funcionarios de inteligencia, dijeron que Israel estaba detrás del ataque al científico. No estaba claro cuánto podría haber sabido Estados Unidos sobre la operación de antemano, pero los dos países son aliados cercanos y han compartido durante mucho tiempo inteligencia sobre Irán”. La Casa Blanca y la CIA se negaron a comentar con el diario este tema.

Mohsen Fakhrizadeh (West Asia News Agency)/Handout via REUTERS

Hombres armados esperaron en la carretera y atacaron a Fakhrizadeh cuando su auto atravesaba la localidad rural de Absard, en la región de Damavand, indicaron los medios oficiales iraníes. Los informes de la prensa estatal dijeron que Fakhrizadeh había resultado gravemente herido en el ataque y que los médicos intentaron salvarlo en el hospital, pero no pudieron.

Desde hace mucho se sospecha que Israel ha ordenado una serie de asesinatos selectivos de científicos nucleares iraníes, indicó el diario israelí Haaretz. Al menos cuatro científicos de Irán fueron asesinados entre 2010 y 2012. Teherán dijo se trataba de un programa de asesinatos destinado a sabotear su programa de energía nuclear. Irán llevó a la horca a un hombre en 2012 por los asesinatos, diciendo que tenía vínculos con Israel.

Fakhrizadeh habría dirigido el programa Amad (Esperanza) de Irán. Israel y Occidente han alegado que fue una operación militar que buscaba la viabilidad de construir un arma nuclear en Irán. Teherán ha mantenido durante mucho tiempo que su programa nuclear es pacífico.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) sostiene que el programa Amad terminó a principios de la década del 2000. Un informe histórico del organismo de control nuclear de la ONU en 2011 identificó a Fakhrizadeh como una figura central en el presunto trabajo iraní para desarrollar la tecnología y las habilidades necesarias para las bombas atómicas, y sugirió que aún podía tener un papel en dicha actividad. Fakhrizadeh, que se cree que es un alto oficial de la Guardia Revolucionaria de élite, fue el único iraní identificado en el informe.

La OIEA, dice Haaretz, había querido durante mucho tiempo reunirse con Fakhrizadeh como parte de una investigación prolongada sobre si Irán llevó a cabo investigaciones ilícitas sobre armas nucleares. Sin mostrar señales de que atendería la solicitud, Irán reconoció la existencia de Fakhrizadeh hace varios años, pero dijo que era un oficial del Ejército que no estaba involucrado en el programa nuclear, según una fuente diplomática con conocimiento del asunto.

Es más, en 2018 el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dio una presentación en la que reveló lo que describió como información robada por Israel de un archivo nuclear iraní.

“Una parte clave del plan era formar nuevas organizaciones para continuar el trabajo”, aseguró Netanyahu en 2018. “Así es como lo expresó el doctor Mohsen Fakhrizadeh, jefe del Proyecto Amad. Recuerden ese nombre, Fakhrizadeh”.

Diplomáticos y expertos, consultados por The Wall Street Journal, dijeron que era demasiado pronto para asegurar si el asesinato afectaría significativamente el trabajo y los planes nucleares de Irán.

“No tiene ningún impacto en su capacidad técnica para fabricar un arma nuclear”, indicó al periódico Jeffrey Lewis, director del Programa de No Proliferación de Asia Oriental del Middlebury Institute.

El asesinato de Fakhrizadeh se produce solo dos semanas después de que funcionarios de inteligencia afirmaran que el segundo líder más alto de Al Qaeda fue asesinado a tiros en las calles de Teherán por israelíes en una motocicleta el 7 de agosto, a instancias de Estados Unidos.

Fakhrizadeh tampoco es la primera figura prominente del régimen iraní que muere en un ataque en los últimos meses.

En enero de este año, el general Qassem Soleimani murió en un bombardeo estadounidense en Bagdad. El oficial de 62 años era el jefe de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.