Los intentos de Rusia de lograr una economía a prueba de sanciones han expuesto un punto débil

El Presidente ruso Vladimir Putin asiste a una reunión de gabinete en la residencia Novo-Ogaryovo en las afueras de Moscú, el 26 de enero de 2022. Foto: AP

Los expertos dicen que el paquete de represalias establecido por EE.UU. y Europa causará graves daños, a pesar de los esfuerzos de Rusia por aislar su economía.




Después de que Occidente azotara a Rusia con sanciones por anexar Crimea de Ucrania en 2014, el Presidente Vladimir Putin se embarcó en lo que los analistas denominaron una estrategia Fortaleza Rusia, aumentando las reservas de divisas del país, comprando oro y girando algunas exportaciones a China.

Ahora, una serie de medidas más contundentes en caso de una nueva incursión en Ucrania podría poner a prueba este enfoque y los expertos dicen que podrían causar un gran dolor económico, a pesar de los esfuerzos de Putin por amortiguar el golpe.

Estados Unidos dijo el martes que está preparado para imponer sanciones y controles de exportación en sectores críticos de la economía rusa. Altos funcionarios de la administración dijeron que EE.UU. podría prohibir la exportación a Rusia de varios productos que utilizan microelectrónica basada en equipos, software o tecnología de EE.UU., similar a la campaña de presión de EE.UU. sobre el gigante chino de telecomunicaciones Huawei Technologies Co. Los funcionarios estadounidenses dijeron anteriormente que las medidas bajo consideración también incluyen cortar el acceso de los bancos rusos al dólar y posibles sanciones a las exportaciones de energía rusa.

Miembros del servicio del Ejército ruso conducen vehículos blindados anfibios multipropósito MT-LB durante simulacros en la región sur de Rostov, el 26 de enero de 2022. Foto: Reuters

“Es desagradable, por supuesto, pero las instituciones financieras pueden resolverlo” en Rusia, dijo este mes el ministro de Finanzas, Anton Siluanov, sobre las perspectivas de más sanciones, insistiendo en que Rusia estaba preparada. “Creo que se las arreglarán en caso de tales riesgos”.

Hasta cierto punto, Rusia se ha desvinculado del dólar y ha reducido la parte de su deuda en manos de inversionistas extranjeros. El gobierno ha llevado a cabo una política fiscal conservadora y ha mantenido su deuda pública por debajo del 20% del PIB, en comparación con el 133% en EE.UU., según datos del FMI.

Rusia también ha acumulado una importante reserva financiera, con reservas internacionales, incluidas tenencias de oro y divisas, que alcanzaron un máximo histórico de US$ 630.000 millones en diciembre, una de las más grandes del mundo, según datos del Banco Central.

En una de las primeras medidas de represalia contra las sanciones occidentales, Moscú prohibió en 2014 la mayoría de las importaciones de alimentos occidentales, como frutas, verduras, carne y productos lácteos, incluidos los quesos franceses que se habían convertido en un producto básico entre la clase media. El impulso de sustitución de importaciones luego se expandió a otras industrias, incluidas la medicina y la tecnología, estimulando la producción nacional.

Mientras tanto, la cooperación económica con China ha aumentado. En 2019, Rusia abrió un importante gasoducto a China y el comercio entre los dos países ha crecido a más de US$ 100.000 millones al año.

Un hombre sale de una oficina de cambio de divisas en San Petersburgo, Rusia, el 26 de enero de 2022. Foto: Reuters

“Putin se ha estado preparando para este momento desde 2014″, escribió en una nota el martes Timothy Ash, estratega senior en soberanos de mercados emergentes de BlueBay Asset Management.

Un sector que Moscú no ha podido sancionar es la tecnología. La industria mundial de chips está dominada en gran medida por empresas de EE.UU. y sus aliados en Europa, Taiwán y Corea del Sur. Rusia tiene solo unas pocas fábricas de semiconductores, en su mayoría obsoletas, y depende de piezas y patentes de empresas occidentales.

Los controles de exportación de microelectrónica que está considerando EE.UU. se implementarían a través de una poderosa herramienta de política conocida como la Norma de Productos Extranjeros Directos, que la administración Trump usó para paralizar a Huawei de China. Los funcionarios europeos han dicho que también aplicarían prohibiciones a la exportación, incluso a productos de alta tecnología, aunque continúan las discusiones sobre cuán amplios serían.

Tales restricciones a la exportación limitarían la capacidad de Rusia para comprar máquinas herramienta, teléfonos inteligentes y otros productos electrónicos de consumo, dicen los analistas. Exigirían un peaje económico y dañarían los esfuerzos por modernizar la economía rusa.

Incluso cuando ha tenido más éxito en otros sectores, la protección contra sanciones ha tenido un costo.

La rígida política fiscal limitó el crecimiento y la inversión, mientras que el gobierno ha dado prioridad al apoyo a las empresas estatales. Como resultado, el PIB de Rusia ha crecido más lentamente que el promedio mundial desde 2014. Los rusos también son más pobres que antes de la anexión de Crimea: a finales de 2020, los ingresos reales habían caído un 9,3 % con respecto de su nivel de 2013.

Las sanciones pasadas también han perjudicado. El Fondo Monetario Internacional estima que han recortado un 0,2% del crecimiento de Rusia al año entre 2014 y 2018.

Un miembro del servicio del Ejército ruso dentro de un transporte blindado de personal BTR-82 durante simulacros en la región sur de Rostov, el 26 de enero de 2022. Foto: Reuters

En última instancia, dicen los analistas, los esfuerzos de Rusia no serán suficientes para suavizar el golpe de las nuevas e importantes sanciones.

Aunque por debajo del 80%, la participación del dólar en las exportaciones de bienes y servicios se encuentra actualmente en el 56%, estima ING Bank. El sector privado está aún más expuesto y el dólar sigue dominando el mercado local de divisas.

“Rusia vino preparada esta vez”, dijo Maria Shagina, profesora visitante del Instituto Finlandés de Asuntos Internacionales. “Pero esto no significa que el efecto de las sanciones no repercutirá en todo el sistema”.

Brian O’Toole, exfuncionario del Tesoro y experto en sanciones en el grupo de expertos Atlantic Council, dijo que la última ronda de sanciones, si se adopta, “causará una gran dislocación económica, con consecuencias económicas masivas... Habrá un impacto económico inmediato”.

Los activos rusos se desplomaron esta semana cuando los inversionistas sopesaron la amenaza de sanciones. El rublo y los mercados bursátiles locales se hundieron a sus niveles más bajos en meses, mientras que los swaps de incumplimiento crediticio de Rusia, una medida de riesgo financiero, alcanzaron su nivel más alto desde el comienzo de la pandemia. Los estrategas de JPMorgan recomendaron el martes que los inversionistas cierren sus posiciones largas en rublos debido a la incertidumbre geopolítica “prohibitivamente alta”.

Las dificultades económicas podrían afectar aún más el índice de aprobación de Putin, que cayó al 65 % en diciembre desde cerca del 90 % en 2015, según la encuestadora rusa independiente Levada Center.

Entre las opciones más contundentes -y una que los negociadores occidentales dicen que no está actualmente sobre la mesa- la administración Biden sopesó en el pasado desconectar a Moscú del sistema bancario internacional SWIFT, que utilizan más de 11.000 instituciones financieras en más de 200 países, e impedir que las instituciones financieras rusas utilicen el dólar estadounidense.

En caso de una desconexión de SWIFT, Rusia podría recurrir al alternativo Sistema de Transferencia de Mensajes Financieros del Banco Central. Pero, aunque casi todos los bancos rusos se han unido a la red, representó solo el 20% de las transacciones financieras en 2020, dijo el Banco Central el año pasado. También es impopular en el extranjero: solo se ha unido un prestamista chino.

Mientras tanto, si la administración Biden corta el acceso de los bancos rusos al dólar, eso interrumpiría los vínculos del país con el resto del mundo y conduciría a una fuerte contracción del PIB, dijo Janis Kluge, experta en Europa del Este en Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad. La mayor parte del comercio mundial, incluidas las ventas de petróleo y gas, se liquida en dólares. Los efectos secundarios incluirían fuga de capitales, caída del rublo y alta inflación, dijo.

En el frente bancario, Dmitry Dolgin, economista de ING Bank con sede en Moscú, estima que nueve de las 12 instituciones financieras enumeradas en un proyecto de ley de sanciones patrocinado por el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el senador Bob Menendez, (demócrata por Nueva Jersey) representan más del 40% del mercado interbancario local y hasta el 80% del crédito y financiamiento corporativo. Si esos bancos son sancionados, “sería una medida muy dolorosa”, dijo.

Las restricciones a las empresas energéticas rusas afectarían directamente al corazón de la economía del país, donde el sector del petróleo y el gas aportan hasta una quinta parte del PIB. Con algunas empresas, incluida la gran petrolera PJSC Rosneft, que ya están bajo sanciones, Estados Unidos podría restringir aún más su financiamiento o perseguir a sus subsidiarias en el extranjero, dijeron analistas. Las empresas de minería y metales también podrían enfrentar recortes de financiamiento.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.