El nuevo estatus de los populistas en el Parlamento de la UE tras los comicios

Liberal Democrats news conference following the results of the European Parliament elections in (45689071)

Un manifestante anti Brexit protesta en Londres.

Si bien esta fuerza subió solo tres puntos respecto a la última elección, expertos advierten sobre su alza sostenida.




Tras las elecciones al Parlamento Europeo que finalizaron el domingo, los resultados obtenidos en el bloque de 28 países abrieron un debate en torno a la crisis que viven los partidos tradicionales: Partido Popular Europeo (EPP) y los socialdemócratas (S&D). Igual de relevante aparece el balance respecto a los populistas, que no alcanzaron el respaldo anticipado durante la campaña: lograron el 23% de representación en la Unión Europea (UE), apenas tres puntos más respecto de su actual conformación. Si bien para muchos esto evidencia una caída del "fenómeno del populismo", algunos advierten del alza sostenida de la ultraderecha, que mantiene así latente su amenaza sobre Europa.

"Los populistas no lograron un resultado potente como algunos creían, pero consiguieron aumentar bastante el resultado obtenido hace cinco años en el Parlamento Europeo. Hay una tendencia en crecimiento a este tipo respuestas políticas", explica a La Tercera Franco Delle Donne, experto en ultraderecha y consultor en el Parlamento de Berlín. Y añade: "No podemos caer en el error de subestimar el fenómeno populista y pensar que no esta pasando nada".

Según el diario británico The Guardian, la "ola populista" paso a ser solo una "onda populista", que incluyó una polémica campaña por Europa y duras declaraciones que tenían a la inmigración como uno de sus estandartes.

Sin embargo, las grandes figuras de la extrema derecha cumplieron en sus países. Como ocurrió en Francia, con Marine Le Pen de la mano del Partido Agrupación Nacional, que alcanzó 22 eurodiputados dejando en segundo lugar al partido del Presidente de Francia, Emmanuel Macron; y en Reino Unido, con el Partido Brexit de Nigel Farage, que se impuso como la primera fuerza británica, obteniendo 29 escaños y desplazando a los conservadores al último lugar.

"Lo que vimos no fue el salto de los populistas al Parlamento Europeo, sino un lento crecimiento progresivo que fue la consolidación del populismo en Europa", aclara a La Tercera el analista político italiano, David Allegranti.

Una de las mayores "consolidaciones populistas" en Europa fue en Italia, de la mano del ultranacionalista y antiinmigración Partido Liga, del ministro del Interior Matteo Salvini, que durante los meses previos a las elecciones impulsó medidas polémicas como el regreso de la obligatoriedad de los uniformes escolares y la instalación de cámaras en los jardines infantiles. La colectividad arrasó con 28 escaños y primera mayoría nacional. "Salvini, un líder soberano, gana apoyo en Italia porque ha apostado todo por combatir la inmigración y buscar votos en los suburbios. La oposición italiana aún no ha demostrado ser una alternativa creíble", añade Allegranti.

Aunque los grupos políticos euroescépticos del Parlamento (ECR, EFDD y ENF) tendrán una representación mayor en comparación con los hemiciclos anteriores, no podrán en peligro a la UE, ya que no lograrían formar la "gran coalición" que impulsó Salvini para reunir en un grupo a los partidos de extrema derecha y antiinmigración. Según The Guardian, la combinación de egos, diferencias políticas sobre temas como Rusia y las alianzas europeas vigentes dificultaran su paso por el nuevo parlamento.

"Muchos eligieron el partido de preferencia por los temas que les interesan y que no son resueltos por los partidos tradicionales. Así, a las personas que les preocupa el crecimiento de la ultraderecha tuvieron la motivación suficiente para ir a las urnas", concluye Delle Donne.

(Para agrandar la imagen, hacer click sobre ella.)

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.