Pentágono considera que reducción de operaciones anunciada por Moscú es solo un “reposicionamiento” de tropas y no una retirada real

Residentes de la ciudad de Trostianets, en Ucrania, transitan ante un destruido vehículo ruso. Foto: Reuters

"Deberíamos estar preparados para una ofensiva mayor en otras áreas de Ucrania. Esto no significa que la amenaza hacia Kiev haya terminado”, expresó el portavoz del Pentágono, John Kirby. Explicó, además, que Rusia “ha fracasado” en su propósito de “capturar” la capital, así como “subyugar” al pueblo ucraniano, y advirtió de que las tropas rusas todavía podrían infligir “una masiva brutalidad” sobre esta y otras regiones del país.




Estados Unidos valoró este martes la decisión por parte de Moscú de reducir sus operaciones militares en Kiev y Chernígov como un “reposicionamiento” de tropas, no como una retirada real, y ha advertido de que, pese a que ha habido movimiento de “pequeños números” de unidades, no ha desaparecido el peligro sobre la capital de Ucrania.

“Creemos que esto es un reposicionamiento, no una retirada real, y deberíamos estar preparados para una ofensiva mayor en otras áreas de Ucrania. Esto no significa que la amenaza hacia Kiev haya terminado”, ha aclarado el portavoz del Pentágono, John Kirby, en rueda de prensa.

En este sentido, explicó que Rusia “ha fracasado” en su propósito de “capturar” la capital, así como “subyugar” al pueblo ucraniano, y advirtió de que las tropas rusas todavía podrían infligir “una masiva brutalidad” sobre esta y otras regiones del país.

“Ya veremos. No digo nada hasta que vea cuáles serán sus acciones. Veremos si cumplen con lo que sugieren”, dijo, por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante una rueda de prensa en la que ha dejado claro que Washington “seguirá manteniendo vigentes las sanciones” y “brindando ayuda” al Ejército ucraniano.

El jefe de la delegación rusa en las negociaciones con Ucrania, Vladimir Medinski, ha matizado posteriormente las palabras del viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, agregando que la reducción de estas operaciones militares “no significa un alto al fuego”.

“Esto no es un alto al fuego”, recalcó Medinski, que ha calificado el paso como el “deseo” de Moscú “de llegar gradualmente a una reducción de la escalada del conflicto al menos en esas direcciones”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.