El poderoso círculo de hierro que sustenta a Ortega en Nicaragua

Daniel-Ortega-Facebook

Daniel Ortega y Rosario Murillo rinden honores a Fidel Castro en Managua, en 2016.

La primera dama y vicepresidenta, Rosario Murillo, lidera el grupo de colaboradores del gobernante.


* Rosario Murillo

La vicepresidenta de Nicaragua, que además es la esposa de Daniel Ortega, es una de sus más fieles colaboradoras. En pareja desde 1978, Rosario Murillo y Ortega se casaron en 2005 y tienen siete hijos. Ella es hija de Zoilamérica Zambrana Sandino, una de las sobrinas de Augusto Sandino, el héroe nacional de Nicaragua e inspirador del movimiento revolucionario sandinista. Primera dama de Nicaragua desde 2007, Murillo siempre aspiró a un cargo de poder. En los 80 fue diputada y desde que Ortega inició su mandato, se ha desempeñado como portavoz del gobierno. Pero desde la crisis iniciada el 18 de abril en el país, el papel de Murillo como vicepresidenta ha resaltado al punto de convertirse en la cara visible del gobierno al momento de hacer frente a las críticas por el manejo del conflicto que sacude al país, que ha dejado 448 fallecidos, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos. El 18 de julio, Murillo llamó "fuerzas diabólicas, tenebrosas, terroristas, criminales" a los miembros del bastión que se levantó contra el gobierno en Masaya, que según la vicepresidenta "quisieron secuestrar la paz en Nicaragua, pero no pudieron".

* Francisco Díaz

Es el jefe de la Policía de Nicaragua y uno de los hombres leales a Ortega. De hecho, no solo los une una relación institucional, sino que también familiar. Maurice Ortega, hijo del Presidente, se casó en 2010 con Blanca Javiera Díaz, hija de Francisco Díaz. Su vínculo como consuegro con Ortega le habría permitido convertirse en jefe de la policía y alcanzar otros importantes cargos. Durante la crisis, Díaz ha aparecido en varias ocasiones defendiendo el actuar de la policía, cuerpo que fue responsabilizado de la muerte de 76 personas el 18 de abril, según un informe de la Comisión Interamericana de DD.HH.

* Bayardo Arce

Fue uno de los nueve comandantes de la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que estuvo al frente de Nicaragua entre 1979 y 1990. Hoy, Bayardo Arce es el único de ese grupo que sigue al lado de Daniel Ortega. De hecho, es asesor económico de la Presidencia desde 2006. En el marco de la actual crisis en el país, Arce defiende la labor del gobierno y descarta que haya habido represión. Sin embargo, sí reconoció a Univisión que Ortega se equivocó al anunciar las reformas previsionales.

* Rafael Solís

Es magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua y es uno de los más estrechos colaboradores del gobernante. Es el padrino de bodas de Ortega y Murillo. Medios locales sostienen que es el operador político del mandatario en la máxima instancia judicial y que ha logrado que la justicia se pronuncie numerosas veces a su favor. Así, por ejemplo, el juez habría sido quien estructuró la estrategia jurídica que en 2010 permitió resolver rápidamente un recurso de amparo presentado a favor de Ortega, para que este se postulara nuevamente como candidato a la Presidencia en los comicios de 2011. También, como miembro de la Sala Constitucional, resolvió quitarle la representación jurídica al Partido Liberal Independiente, lo que permitió dejar sin cabeza a la oposición en las elecciones de 2016, donde Ortega arrasó.

* Laureano Ortega

Es el que más destaca de entre los hijos de los Ortega-Murillo. Laureano es asesor en ProNicaragua, agencia de inversiones y exportaciones. Además, fue uno de los artífices de la iniciativa de construir el canal interoceánico -tres veces más grande que el de Panamá-, debido a la relación que estableció con el empresario chino Wang Yin, quien había manifestado su interés en construir el megaproyecto, que finalmente se quedó en nada.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.