Primer día del juicio contra Los Copitos, el grupo que pasó de vender algodón de azúcar a intentar asesinar a Cristina Kirchner

La defensa de Kirchner argumentó que los cargos deben incluir motivaciones políticas, pero esta teoría fue desechada en 2023 por el fiscal a cargo, Carlos Rívolo, quien descartó cualquier razón ideológica. Se estima que el juicio se extienda por más de seis meses.


Este miércoles comenzó el juicio contra Los Copitos, grupo que intentó asesinar a Cristina F. de Kirchner, en ese entonces, vicepresidenta de Argentina bajo la administración de Alberto Fernández. El apodo de los tres imputados -bautizado por la prensa trasandina- se debe al inofensivo oficio de vender algodones de azúcar, que dista bastante del atentando que planearon el 1 de septiembre de 2022 en Buenos Aires.

Fernando Sabag Montiel, el hombre que apretó el gatilló y falló, permanece en prisión preventiva hace dos años, al igual que los otros dos imputados: Brenda Uliarte, pareja de Sabag y coautora intelectual del crimen, junto a Gabriel Carrizo, cómplice y dueño del negocio de algodones.

El juicio partió a las 9.30 horas en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6, en donde se leerán los cargos a los acusados y se espera que presten declaración si así lo estima su defensa. A casi dos años del atentado, lejos por llegar a una conclusión condenatoria, comienza una audiencia que se estima se extienda por más de seis meses. Los alegatos consideran cerca de 200 testigos, entre ellos, Cristina F. de Kirchner.

Sabag es acusado por homicidio doblemente calificado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, agravado por el uso de arma de fuego en grado de autor; a Uriarte se le imputan los mismos cargos, pero como coautora, mientras que Carrizo es sindicado como partícipe secundario.

Aunque la defensa de Kirchner ha planteado la idea de que el crimen deben incluir motivaciones políticas, estos argumentos fueron desechados en 2023 por el fiscal a cargo, Carlos Rívolo, quien descartó cualquier razón ideológica. Sin embargo, los abogados de la expresidenta insistieron en que los sujetos habían publicado diversos mensajes contra el gobierno de Fernández y especialmente, contra ella, además de llevar a cabo una supuesta reunión con un parlamentario opositor, teoría que no fue considerada por la fiscalía.

Un disparo fallido

Cristina F. de Kirchner se encontraba en las afueras de su vivienda en Buenos Aires rodeada de simpatizantes que se apostaron en las calles para mostrarle su apoyo por el juicio oral que enfrentaba por presuntos actos de corrupción, cuando Sabag, brasileño que reside en Argentina hace diez años, se acercó junto a su pareja simulando querer saludar y le apuntó con una pistola a menos de 20 centímetros de la cara de Kirchner. A esa distancia el tiro sería mortal, pero falló. Un error técnico en el arma llevó a que no se percutara el disparo.

Los sujetos fueron detenidos por los mismos asistentes que rodeaban a Kirchner. Tras su aprehensión, en una entrevista con C5N, el brasileño dijo que quería asesinarla “por la situación del país”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.