Primera ministra de Suecia dimite horas después de asumir el cargo

Foto: AP.

Magdalena Andersson, quien fue designada como primera ministra, dimitió este miércoles luego de que el Partido del Centro anunció que no apoyaría el presupuesto del gobierno tras un acuerdo entre Andersson con la izquierda. Además, el Partido Ecologista -después de que el Parlamento adoptara el presupuesto de derecha- abandonó el gobierno.




Menos de ocho horas después de su elección en el Parlamento, la nueva primera ministra sueca, Magdalena Andersson, tuvo que dimitir este miércoles tras el fracaso de su presupuesto y la retirada de sus aliados ecologistas del gobierno.

“Hay una práctica constitucional según la cual un gobierno de coalición dimite cuando un partido se va. No quiero dirigir un gobierno cuya legitimidad está en entredicho”, declaró la dirigente socialdemócrata, añadiendo que esperaba ser reelegida en una próxima votación.

Elegida durante unas horas la primera mujer en ese puesto, tras varios días de arduas negociaciones, el miércoles sufrió un duro revés.

El martes por la noche, la economista y exnadadora, hasta ahora ministra de Finanzas del gobierno del primer ministro saliente Stefan Löfven, logró in extremis un acuerdo con el Partido de Izquierda, el último apoyo que le faltaba para dirigir el gobierno.

Pero los problemas empezaron cuando el Partido del Centro anunció que no apoyaría el presupuesto del gobierno debido al pacto con la formación de izquierdas.

Resultado: el mismo Parlamento que la había elegido por la mañana puso su propuesta presupuestaria en minoría por la tarde, y adoptó el de la oposición de derecha, preparado por primera vez con un partido de extrema derecha.

Andersson dijo que podría afrontarlo. Pero su aliado ecologista, único partido de la coalición gubernamental minoritaria, dijo que era inaceptable gobernar con una ley de finanzas con la marca de la extrema derecha.

Poco después del fracaso con el presupuesto, el partido ecologista anunció la salida del gobierno, lo que obligó a Andersson a dimitir.

El presidente de la Cámara, Andreas Norlén, indicó que aceptaba su dimisión e iba a ponerse en contacto con los jefes de los partidos, antes de decidir el jueves cómo proceder.

Equilibrios políticos

Los equilibrios políticos del Parlamento sueco, que hicieron que las negociaciones demoraran cuatro meses para formar gobierno tras las últimas elecciones en 2018, no permiten una alternativa a un primer ministro socialdemócrata, según los analistas.

Destituido por un voto de confianza en junio, Stefan Löfven, tuvo que volver al cargo en julio.

Tras siete años en el poder, en agosto anunció que dimitiría en noviembre, a menos de un año de las legislativas de septiembre de 2022.

Conocida por su estilo directo, que le valió el apodo de “todoterreno”, Andersson había tomados su relevo al frente del partido socialdemócrata a principios de noviembre.

Suecia, aunque suele liderar las listas de igualdad de sexos, nunca había tenido hasta ahora una mujer como primera ministra, al contrario que todos los otros países nórdicos.

Emocionada por haber sido la primer mujer en llegar al poder tras 33 hombres desde 1876, Andersson había dicho que este miércoles era “un día especial”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.