Reino Unido, Irlanda, Francia y Finlandia: Europa avanza en levantar restricciones sanitarias pese a alza de contagios por ómicron

Personas sin mascarillas caminan en el centro de Dublín, mientras las restricciones de la enfermedad por coronavirus comienzan a disminuir, en Irlanda.

Los países del continente están preparados para abrir una nueva etapa pandémica y la mayoría cuenta con altos niveles de vacunación que respaldan la decisión. Los irlandeses se transformaron en uno de los ejemplos al despedirse de 20 meses de limitaciones sociales.




La variante ómicron logró inmiscuirse en toda la Unión Europea (UE). Un informe del Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) confirmó que la cepa de Covid-19 está en los 27 países del bloque, generando estragos en algunos sistemas sanitarios. Sin embargo, a tres años del inicio de la pandemia, los europeos están buscando nuevas formas para enfrentar el virus sin volver a las cuarentenas. Pese a quebrar récords de nuevos contagios en las últimas semanas, Reino Unido y Francia se despiden de las restricciones sanitarias confiando en los altos niveles de vacunación.

“En cuanto la ola de ómicron se calme, habrá durante algunas semanas y meses una inmunidad global, ya sea gracias a la vacuna o porque la gente se habrá inmunizado por la infección, y también habrá una bajada a causa de la estacionalidad. Es plausible que la región (Europa) se acerque al final de la pandemia”, señaló ayer el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, Hans Kluge.

Una mujer con una mascarilla pasa junto a las mesas vacías fuera de un pub en Londres.

El experto explicó que en los 53 países del continente europeo, ómicron pasó de representar un 6,3% de los contagios nuevos al 15% de los casos detectados hasta el 18 de enero, y para marzo se espera sea del 60%. Por esto, resaltó que aunque la infección es menos grave, “hay que ser prudentes”, haciendo un llamado a las personas a cumplir con la dosis de refuerzo, mientras la Comisión Europea de Sanidad sigue discutiendo sobre una eventual cuarta dosis contra el coronavirus.

Según la BBC, en la discusión sobre si es muy pronto levantar los protocolos sanitarios es clave entender que la mayoría de los países que están siguiendo este lineamiento están entre las naciones mejor protegidas, con una combinación entre inmunidad acumulada, vacunación y los anticuerpos por contagios, lo que no vuelve a las personas inmunes ante el virus, pero que genera una enfermedad más leve y con menos mortalidad, en un escenario médico preparado. En el debate, España impulsa la búsqueda de una nueva respuesta a la pandemia y es tratar al virus como “endémico” para diseñar políticas de convivencia con el Covid-19, pero los expertos aseguran que el virus sigue siendo impredecible.

Personas con mascarilla caminan en París, Francia.

Reino Unido

En medio de una crisis política después que se reveló que el primer ministro británico, Boris Johnson, asistió a fiestas en plena cuarentena, el gobierno anunció que desde este jueves -27 de enero- “expirarán” la mayor parte de los protocolos sanitarios debido a que “la variante ómicron ya ha alcanzado el punto más álgido a nivel nacional”.

De esta manera, los británicos dejarán de estar obligados a utilizar mascarillas y tampoco será necesario en las salas de clase; el Ejecutivo dejará de “recomendar” a las empresas estar en teletrabajo, y el pase sanitario dejará de ser exigido para el ingreso a espacios de ocio o reuniones multitudinarias. Además, Johnson informó que buscará levantar la regulación que ordena una cuarentena para los casos positivos de Covid-19, normativa que vence el próximo 24 de marzo, y modificarla por “recomendaciones”.

El primer ministro británico, Boris Johnson con mascarilla durante una visita al Centro de diagnóstico Rutherford en Taunton.

En las últimas horas, Reino Unido registró casi 75 mil nuevos infectados en 24 horas, dejando un total de 15 millones de casos y 153 mil decesos desde el inicio de la pandemia. Según Europapress, las cifras de vacunación indican que un 83% de los británicos tiene el esquema completo de vacunación y un 63% cuenta con la tercera dosis de refuerzo.

“Debemos aprender a convivir con el Covid-19 de la misma forma que lo hacemos con la gripe”, defendió el ministro de Salud británico, Sajid Javid. Reino Unido buscará reemplazar las “normativas legales” de la pandemia por “consejos y orientaciones”, lo que aseguran es “un reflejo de la intención del gobierno de confiar en que los ciudadanos británicos tomen decisiones adecuadas”.

Francia

Desde el 2 de febrero, los franceses dejarán atrás una serie de restricciones sanitarias. El gobierno de Emmanuel Macron -candidato a la reelección en las elecciones del 10 de abril- iniciará un plan de levantamiento gradual de los protocolos respaldados por la llegada del pase de vacunación, que reemplazará desde hoy al pasaporte sanitario, documento actual que rige solo para mayores de 16 años y que comprueba la inmunización completa.

Manifestantes protestan contra el nuevo pase de vacuna de Francia, en París.

El primer ministro francés, Jean Castex, resaltó que levantarán los aforos en lugares abiertos y, con esto, un regreso a las oficinas, aunque el control de personas en el teletrabajo seguirá siendo una recomendación. En tanto, desde el 16 de febrero volverán los locales nocturnos y los conciertos, espacios en los que se exigirá el nuevo carnet de vacunación también requerido en restaurantes, estadios, bares, ferias y transporte público.

Las medidas se levantan en un momento crítico para los franceses, que han revivido las primeras olas de la pandemia al registrar más de 400 mil contagios diarios esta semana. Sin embargo, la decisión llegó después de que Francia aprobó el pase de vacunas pese a la polémica que desató y que funciona solo para los que tengan dos o tres dosis administradas dejando fuera de la vida social a las personas sin inmunización. De acuerdo a Our World In Data, hasta el viernes, un 75% de los habitantes completaron el esquema de inoculación.

Irlanda

Después de 20 meses de limitaciones sociales, Irlanda festejó el discurso televisado del primer ministro Micheál Martin cuando confirmó que desde el sábado pasado están “eliminadas” todas las restricciones. La resolución surgió después de una reunión gubernamental en la que se acordó que las medidas dejaron de ser justificables.

“Nuestro viaje a través de la pandemia ha traído muchos giros y vueltas y me paré aquí y les hablé en algunos días muy oscuros. Pero hoy es un buen día. Se acerca la primavera, y no sé si alguna vez he esperado tanto por uno como por este. Los humanos somos seres sociales y los irlandeses somos más sociales que la mayoría”, destacó Martin ante uno de los protocolos más estrictos y más largos de Europa.

Personas desayunan en el centro de la ciudad cuando las restricciones de la enfermedad por coronavirus comienzan a disminuir, en Dublín.

El toque de queda a las 20 horas para los bares, centros culturales, teatros, cines y restaurantes impuesto para las fiestas de fin de año quedó atrás. Los irlandeses suspendieron los límites de personas en casas y eventos, así como la obligación de mostrar un examen de Covid-19 para espacios públicos. No obstante, como medida de prevención, el regreso a los lugares de trabajo se hará “gradualmente” y la mascarilla seguirá siendo obligatoria en el transporte público, por lo menos hasta el próximo mes.

Según el diario The Guardian, aun con la disminución de contagios de ómicron y la estabilización en los hospitales algunos expresaron sorpresa por el cambio de rumbo en las políticas irlandesas después de dos años que dejaron un saldo de más de un millón de contagios y seis mil muertos por Covid-19.

El Ejecutivo irlandés aplaudió el programa de vacunación que “transformó por completo nuestra situación” -a la fecha un 77% de la población está cubierta con las dos dosis del esquema-, pero advirtieron que el levantamiento de restricciones podría desencadenar un alza temporal de contagios, por lo que es momento de reforzar la inoculación en los indecisos.

Finlandia

Una de las últimas naciones en sumarse al alivio de restricciones es Finlandia. La primera ministra finlandesa, Sanna Marin, confirmó que desde mediados de febrero comenzarán a reabrir el país y los primeros serán los espacios para niños y adolescentes. El gobierno dejará de imponer controles de salud en las fronteras del espacio Schengen, que incluye una prueba de vacunación o un test PCR negativo, ya que el Instituto de Salud finlandés cuestionó la eficacia de la medida para detener la propagación del virus.

El mercado dominical de Hakaniemi en la capital de Finlandia, Helsinki durante la primera ola de la pandemia.

“El gobierno quiere hacer esto, pero es muy desafiante desde el punto de vista de los derechos fundamentales”, señaló Marin tras defender cambios en los criterios del pase de vacunación, ya que antes del arribo de ómicron el documento fue impuesto como un opción alternativa a las restricciones. Hasta ahora, un 77% de los finlandeses cuentan con al menos una dosis de la vacuna y 73% de la población tiene el esquema completo de inoculación

Según Reuters, mientras los finlandeses esperan avanzar a una apertura total con el retorno de las clases presenciales, el gobierno instaurará hasta febrero un cierre a gimnasios, piscinas y espacios recreativos, mientras que los restaurantes tendrán un horario restringido para evitar un descontrol de contagios, en uno de los países menos afectados por la pandemia en el mundo.

Dinamarca

Después de liderar los nuevos contagios en Europa a fines de diciembre llegando a alcanzar la mayor incidencia de casos del continente, con 2.100 por cada 100 mil habitantes y con más de 47 mil casos registrados en un día, Dinamarca optó por programar para el 31 de enero el levantamiento de los bloqueos a las actividades sociales y permitirá el funcionamiento de cines, museos, eventos deportivos y teatros.

Asistentes a un local nocturno en Copenhague, Dinamarca.

“No hubiéramos apoyado una reapertura sin la clara aprobación de expertos tanto nacionales como internacionales”, aseguró el ministro de salud danés, Magnus Heunicke. En tanto, la primera ministra Mette Frederiksen señaló que una comisión asesora de expertos está colaborando en la toma de decisiones y que aunque ómicron sigue siendo más contagiosa sus síntomas son más leves, lo que en conjunto a la alta tasa de vacunación, en el país que supera el 80% de población cubierta con ambas dosis, es el escenario ideal para avanzar en los protocolos.

Según el diario The Local Denmark, con un 83% de la población con al menos una dosis de la vacuna y un 81% con ambas dosis, partidos políticos y sectores empresariales han solicitado disminuir el plazo de cuarentena de siete días para contactos estrechos denunciando falta de personal, por lo que esta semana el gobierno anunciará una modificación en las pautas sanitarias.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.