Rusia moviliza más tropas a Ucrania mientras crecen dudas sobre estrategia militar de Putin

Miembros del servicio de las tropas prorrusas en uniformes sin insignias son vistos encima de un vehículo blindado en las afueras de la ciudad de Volnovakha, controlada por los separatistas, en la región de Donetsk, Ucrania, el 12 de marzo de 2022. Foto: Reuters

Según una evaluación del Ministerio de Defensa británico, Moscú "está buscando cada vez más generar tropas adicionales para reforzar y reemplazar sus pérdidas de personal en Ucrania”. El general italiano Claudio Graziano, presidente del Comité Militar de la Unión Europea, cree que “el plan A de los rusos ha fracasado”.




La ofensiva de Rusia alrededor de Kiev parece haberse detenido en gran medida, a pesar de los bombardeos regulares de las zonas residenciales de la capital, mientras los invasores intentan reagruparse y reabastecerse en el noroeste y el este de Ucrania.

Hace una semana, el influyente Instituto de Estudios de la Guerra, un think tank de EE.UU. que monitorea el conflicto, había pensado que se podría lograr un cerco de la capital en “24 a 96 horas”, pero los acontecimientos de los últimos días han llevado a cambiar su pronóstico.

Y es que, después de tres semanas de intensos combates, crecen las dudas sobre la estrategia militar del Presidente Vladimir Putin. No en vano, el Kremlin está movilizando nuevas tropas ante la ralentización en la invasión y la resistencia de Ucrania.

Imagen satelital de un convoy militar en una carretera al sur de Naroulia, Bielorrusia, el 14 de marzo de 2022. Foto: AFP

El miércoles por la mañana, según consigna el diario Financial Times, las fuerzas rusas fueron filmadas saliendo del territorio ocupado de Osetia en Georgia, dirigiéndose al frente ucraniano en un estruendoso convoy de tanques y otros vehículos blindados pesados. Las imágenes, publicadas varias veces en las redes sociales y desde diferentes puntos de vista, “parecían confirmar que Moscú busca reforzar sus fuerzas en Ucrania trayendo tropas frescas de otros lugares”, señaló el periódico.

Según una evaluación del Ministerio de Defensa británico, “Rusia está buscando cada vez más generar tropas adicionales para reforzar y reemplazar sus pérdidas de personal en Ucrania”. Para hacer eso, Moscú está redesplegando fuerzas desde lugares tan lejanos como el “distrito militar oriental, la flota del Pacífico y Armenia de Rusia. También busca cada vez más explotar fuentes irregulares como empresas militares privadas, mercenarios sirios y otros”, detalló.

Al respecto, el diario británico The Guardian informó que el Ejército sirio comenzó a reclutar tropas de sus propias filas para luchar junto a las fuerzas rusas en Ucrania, prometiendo pagos de US$ 3.000 al mes, una suma de hasta 50 veces el salario mensual de un soldado sirio.

Sin embargo, los analistas dicen que las tropas traídas del distrito militar oriental de Rusia generalmente se consideran menos efectivas que las unidades mejor preparadas del distrito militar occidental. El uso de combatientes extranjeros, como los 16.000 sirios que el Ministerio de Defensa ruso ha dicho que están listos para luchar en Ucrania, también ofrece solo una solución parcial. Los combatientes de África tropical y los que están acostumbrados a luchar en las regiones desérticas de Medio Oriente pueden ser menos efectivos en el campo de batalla de Ucrania, consigna el Financial Times.

Vista de un convoy de tropas prorrusas en las afueras de la ciudad de Volnovakha, controlada por los separatistas, en la región de Donetsk, Ucrania, el 12 de marzo de 2022. Foto: Reuters

“Ninguna de su experiencia de combate se transferirá. No están familiarizados con el terreno y no tienen un fuerte vínculo o compromiso con la causa”, dijo Jack Watling, investigador del Royal United Services Institute, al periódico.

La resistencia ucraniana -”firme y bien coordinada”, según la definió el Ministerio de Defensa británico en su último informe- retiene en sus manos la mayor parte del territorio del país. Si bien las fuerzas invasoras han avanzado con conquistas en el este y, sobre todo, en el sur, en los últimos días sus avances “son mínimos”, según el texto elaborado por el espionaje británico.

Además, las Fuerzas Armadas ucranianas declararon este miércoles haber lanzado una contraofensiva -contraataques que han frenado el intento de movimiento de pinzas de Rusia en Kiev-, aprovechando el “estancamiento” de una invasión que sigue sumando bajas para Moscú.

Estados Unidos considera que hasta ahora han muerto unos 6.000 soldados rusos; los ucranianos creen que la cifra es más del doble. Las estimaciones occidentales, aunque muy inciertas, sugieren que hasta 7.000 efectivos podrían haber perdido la vida, consigna The Wall Street Journal. Por el contrario, Moscú dijo el 2 de marzo que habían fallecido 498 de sus soldados. En los conflictos armados, el número de heridos suele ser varias veces el número de muertos.

Entre las bajas se encuentran cuatro generales rusos, una quinta parte del número estimado en Ucrania, junto con otros altos mandos, según un funcionario occidental e informes militares de Kiev. Los generales estaban cerca de las líneas del frente, dijeron algunos funcionarios occidentales, una señal de que los rangos inferiores en las unidades de avanzada probablemente no podían tomar decisiones o tenían miedo de avanzar, apunta The Wall Street Journal.

Cualquiera sea la cifra real de muertos y heridos, la fuerza invasora original de aproximadamente 200.000 efectivos de Rusia ha luchado hasta ahora para mantener las líneas de suministro sobrecargadas y rodear y luego tomar las principales ciudades.

“Los rusos están desesperadamente cortos de mano de obra”, dijo Watling al Financial Times. “Han avanzado a lo largo de múltiples ejes y han dividido sus fuerzas. Si estuvieran operando a un ritmo alto y hubieran podido hacer lo que se propusieron, entonces tendría sentido, pero dada la baja motivación de las tropas, lo que realmente lograron hacer es participar en varias batallas urbanas independientes, y en cada una de ellas les falta la masa para tomar las ciudades que están sitiando por asalto”.

Chris Donnelly, asesor de cuatro exsecretarios generales de la OTAN sobre tácticas militares soviéticas y rusas, argumenta que los problemas de mano de obra de Rusia se remontan a décadas. “Durante años, en cierto sentido, los rusos han estado tratando de construir un ejército sin soldados, principalmente porque eran conscientes de la vulnerabilidad de sus propias tropas y su voluntad de luchar”, dijo Donnelly, al señalar que la invasión de Ucrania ha expuesto los defectos de ese enfoque. “Ha habido un grave error de cálculo desde el punto de vista del Estado Mayor”.

Un miembro del servicio de las tropas prorrusas es visto encima de un vehículo blindado en las afueras de la ciudad de Volnovakha, en la región de Donetsk, Ucrania, el 12 de marzo de 2022. Foto: Reuters

En declaraciones a CNN, el general retirado David Petraeus, quien comandó las fuerzas estadounidenses en las guerras de Irak y Afganistán, dijo que los rusos se enfrentan a un ejército ucraniano excepcionalmente determinado, sorprendentemente capaz e innovador, y que lucha en su territorio natal por su propia supervivencia.

“Pero más allá de eso, los rusos son sorprendentemente poco profesionales. Claramente tienen estándares muy bajos cuando se trata de realizar tareas tácticas básicas, como lograr operaciones de armas combinadas, que involucran blindados, infantería, ingenieros, artillería y morteros. Son muy pobres en el mantenimiento de sus vehículos y sistemas de armas, y han abandonado muchos de ellos. También son pobres en tareas de reabastecimiento y logística”, aseguró Petraeus.

Vista de un convoy blindado de tropas prorrusas en las afueras de la ciudad de Volnovakha, controlada por los separatistas, en la región de Donetsk, Ucrania, el 12 de marzo de 2022. Foto: Reuters

El general italiano Claudio Graziano, presidente el Comité Militar de la Unión Europea, coincide con la evaluación de Petraeus. En una entrevista con el diario El País celebrada este martes en su despacho en Bruselas, aseguró que Moscú ha fracasado en la fase inicial de la guerra. “Putin pensó que iba a ser una campaña rápida, barata y fácil, sin muchas pérdidas, ganando inmediatamente sus objetivos, pero ha resultado todo lo contrario”, dice. “Si no reciben apoyo en unos meses, se quedarán sin recursos”, agrega, antes de sentenciar: “El plan A de los rusos ha fracasado”.

Sin embargo, algunos analistas sostienen que las fuerzas invasoras a menudo encuentran demoras solo para reorganizarse y superar las deficiencias logísticas. Anthony King, presidente de estudios de guerra en la Universidad de Warwick, sugiere que las conversaciones entre Ucrania y Rusia pueden ser un indicador de que Moscú está tratando de ganar tiempo para revitalizar su asalto. “Mi propia opinión es que son solo los rusos los que engañan a los ucranianos”, declaró al Financial Times.

“Si Rusia pierde muchas más tropas, tal vez entonces no sea una estratagema cínica. Pero en este punto, se siente como una pausa táctica”, para que las fuerzas rusas puedan reagruparse, reforzarse y ordenar su logística, concluye King.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.