Rusia tildó de “injerencia” la petición del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para la liberación del opositor Navalny

Alexéi Navalny.

El ministro de Justicia ruso, Konstatin Chuchenko, indicó el miércoles que la orden del tribunal “es imposible de cumplir” porque que contradice las leyes del país. Mientras que el TEDH justifica la solicitud por los riesgos que corre Navalny en las cárcel.




La Presidencia de Rusia ha tildado este jueves de “injerencia” la petición del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) a favor de la liberación “inmediata” del opositor Alexéi Navalny, condenado a tres años y medio de prisión.

“Es improcedente. Es un grave intento de injerencia en los asuntos judiciales de Rusia, lo que resulta inadmisible a nuestro modo de ver”, dijo el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, según informó la agencia rusa de noticias Sputnik.

Así, apuntó que “semejantes resoluciones, la premura con que son adoptadas y su carácter marcadamente comprometido, suscitan numerosas preguntas”. El ministro de Justicia ruso, Konstatin Chuchenko, resaltó el miércoles que la orden del TEDH “es imposible de cumplir” dado que contradice las leyes del país.

El tribunal con sede en Estrasburgo justifica su petición de carácter interino por los “riesgos” que corre la vida de Navalny mientras permanece en las instalaciones penitenciarias, ya que el propio opositor señaló en una apelación que el Kremlin “no le proporcionaba suficientes guardias para su seguridad”.

La detención de Navalny tras su regreso de Alemania, luego de recibir tratamiento por un envenenamiento y su posterior condena, han desencadenado una ola de protestas en Rusia que se repiten de manera regular y que ha tenido como represalia una cascada de detenciones de miembros del movimiento encabezado por el opositor.

El activista se enfrenta ahora a un nuevo proceso por haber difamado presuntamente a un veterano de la II Guerra Mundial, mientras que organismos por los Derechos Humanos y las principales potencias occidentales piden al Kremlin su liberación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.