Zelensky insta a los ucranianos a racionar la electricidad mientras los misiles rusos apuntan a la infraestructura energética

Catherine, de 70 años, mira por la ventana mientras sostiene una vela para iluminar el interior de su casa durante un corte de energía, en Borodyanka, región de Kiev, Ucrania, el 20 de octubre de 2022. Foto: AP

Moscú tiene como objetivo debilitar la voluntad de los ucranianos y obligar a Kiev a negociar mientras las fuerzas rusas pierden terreno, dicen los expertos.


Los intentos de Rusia de destruir la capacidad de calefacción y energía de Ucrania han agregado una nueva dimensión al conflicto, con Moscú tratando de erosionar la resiliencia de los civiles ucranianos incluso cuando el Kremlin intenta recuperar la iniciativa contra Kiev en el campo de batalla.

Kiev dice que la destrucción sistemática de las centrales eléctricas y la infraestructura de calefacción en todo el país durante los últimos 10 días tiene como objetivo doblegar la voluntad de los ucranianos al causar una catástrofe humanitaria a medida que bajan las temperaturas.

Con la nueva táctica, dicen los expertos occidentales, Moscú espera obligar a Kiev a sentarse a la mesa de negociaciones, a pesar del pobre desempeño militar del Kremlin en el campo de batalla, donde sus tropas están siendo empujadas hacia atrás por defensores mejor entrenados, más motivados y, a menudo, mejor equipados. Rusia también está tratando de ganar tiempo mientras envía al conflicto a decenas de miles de hombres recién movilizados.

El jueves, con aproximadamente un tercio de la generación de energía de Ucrania destruida, Kiev pidió a los residentes que limitaran el uso de la electricidad.

Personas caminan por una calle durante un corte de energía, en Borodyanka, región de Kiev, Ucrania, el 20 de octubre de 2022. Foto: AP

El Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo que se reuniría con los funcionarios para acelerar las reparaciones de las instalaciones e instó a los residentes a racionar su uso mientras se realizan las obras.

“La situación general requiere un uso muy consciente de la electricidad”, dijo en un video a última hora del miércoles, pidiendo a los ucranianos que limiten el consumo de electricidad entre las 5 p.m. y 11 p.m. y explicar las recomendaciones a familiares y amigos.

“Todos los que siguen esta regla simple en las horas peak están ayudando a todo el país”, dijo.

Las ciudades ucranianas dependen en gran medida de un suministro eléctrico fiable y de calefacción centralizada. Cualquier interrupción durante el invierno puede hacer que las tuberías revienten y que los edificios altos queden inhabitables. En las localidades cercanas al frente que se han visto privadas de gas y electricidad, algunos residentes han pasado meses cocinando en fogatas abiertas en los patios de las casas, una situación que podría provocar un nuevo éxodo de ucranianos a Europa si se repite en todo el país.

Hasta el momento, no hay señales de que la moral de los ucranianos esté fallando. Muchos residentes dicen que apoyan los llamamientos del gobierno para economizar el uso de la electricidad y están dispuestos a tomar las medidas necesarias para acelerar la victoria en el campo de batalla de Ucrania y poner fin a los bombardeos implacables.

Anna Poteryayko, que trabaja en cumplimiento en una empresa financiera y vive en Kiev con su esposo y su hijo de siete años, dijo que había dejado de usar electrodomésticos después de las 5 p.m. En lugar de usar la teter eléctricaa, ahora hierve agua en una cacerola en su cocina de gas.

“Estamos tratando de ayudar en todo lo que podamos”, dijo. “Aunque hace frío, estamos tratando de limitar el uso de radiadores y hacer nuestra parte”.

Aún así, en la capital ucraniana, la sensación de triunfalismo motivada por los éxitos militares de Kiev en los últimos meses ha sido reemplazada por el miedo, trayendo de vuelta una atmósfera que recuerda los primeros días de la guerra.

Un taxi espera a los clientes en una calle sin iluminación en el centro de Kiev, Ucrania, el 20 de octubre de 2022. Foto: Reuters

“Nos volvimos complacientes”, dijo Natalia Pishko, una empleada del Servicio Estatal de Empleo que se escondía bajo tierra durante una sirena de ataque aéreo prolongada esta semana. “Nos hicimos a la idea de que la ciudad fuera segura”.

El Ejército de Ucrania está siendo aclamado por sus avances en el este y el sur, donde ha hecho retroceder a las fuerzas rusas y ha cambiado el curso de la guerra. Pero después de un verano relativamente pacífico en la capital del país, cuando los habitantes de Kiev buscaban reanudar sus vidas suspendidas por la invasión de Rusia, los residentes que pasaron meses ignorando las sirenas antiaéreas ahora dicen que lo hacen bajo su propio riesgo.

Los cafés, restaurantes y otros espacios públicos ahora cierran durante varias horas la mayoría de los días, mientras su personal desciende a los refugios antiaéreos y suena la sirena antiaérea. Las calles se vuelven en gran parte vacías, con gente corriendo de un lugar a otro. El aullido de la sirena despierta a las personas por la mañana y, a menudo, vuelve a sonar mientras cenan.

Rusia ha intensificado notablemente los ataques contra ciudades ucranianas desde el 10 de octubre, cuando lanzó el mayor bombardeo de la guerra hasta el momento. Kiev ha acusado a Rusia de intentar desgastar a la población civil en respuesta a las victorias de Ucrania en el campo de batalla.

Funcionarios de defensa de EE.UU. dijeron el jueves que creen que el clima invernal podría representar un desafío mayor para las fuerzas rusas, muchas de ellas recién entrenadas y mal equipadas para lidiar con las condiciones de combate en climas fríos.

Estados Unidos y sus socios aliados están enviando equipo de invierno a Ucrania para darles a los combatientes ucranianos lo que podría ser una ventaja clave. La semana pasada, la ministra de Defensa de Canadá, Anita Anand, dijo que el país enviaría hasta 500.000 prendas de invierno al Ejército de Ucrania.

Una persona camina con un perro mientras los civiles evacuados de la región ucraniana de Kherson llegan a una estación de trenes en la ciudad de Dzhankoi, Crimea, el 20 de octubre de 2022. Foto: Reuters

Kiev dice que los ataques de Rusia han dejado fuera de servicio alrededor del 30% de las centrales eléctricas del país, que normalmente proporcionan su electricidad, dejando partes de Kiev y otras ciudades temporalmente sin electricidad.

Anastasia Boyko, una comerciante de criptomonedas que vive en el distrito nororiental de Troyeshchina, en la capital, fue una de los miles de residentes en tal situación el 17 de octubre, cuando los drones enviados por Rusia dañaron una subestación eléctrica local.

El miércoles, la joven de 22 años vigiló de cerca a su hija Yeva, de dos años, en el patio de recreo mientras hablaba con su esposo, quien estaba sirviendo en la línea del frente en el este. “Da un poco de miedo venir aquí poco después de que cayera un cohete”, dijo. “Pero los niños tienen que jugar, no los puedes encerrar en casa”.

Anatoly Boltovsky, un barista de 37 años en uno de los cafés del parque, volvió al trabajo después de tomarse varios días libres tras el ataque con misiles del 10 de octubre, que golpeó a metros de donde estaba parado media hora después de haber llegado a trabajar.

“Me caí al piso y oré a Dios”, dijo. “Salí con rasguños menores”.

Antes de ese día, Boltovsky dice que ignoró en gran medida las sirenas de ataques aéreos, porque había demasiadas falsas alarmas. Ahora, cada vez que escucha el sonido, corre a la estación de Metro más cercana.

“Me asustó lo que sucedió aquí”, dijo, refiriéndose al ataque al parque. “Pero esta es mi ciudad, y la vida tiene que continuar”.

Rusia también tiene como objetivo un sistema separado de plantas de energía a nivel nacional que queman combustible, como gas natural o petróleo, para calentar agua para redes de tuberías en toda la ciudad. Estos se utilizan para calentar casi la mitad de todos los edificios de Ucrania, lo que significa que ciudades como Kiev son vulnerables no solo a los apagones, sino también a períodos prolongados sin calefacción.

Las temperaturas pueden caer muy por debajo del punto de congelación a partir de diciembre, alcanzando sus niveles más bajos en enero y febrero.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, se coloca unas gafas protectoras mientras visita un centro de entrenamiento militar del Distrito Militar Occidental para reservistas movilizados en la región de Ryazan, Rusia. Foto: AP

Los gobiernos occidentales han dicho que hay amplia evidencia de que el asalto ruso depende cada vez más de los drones suicidas de fabricación iraní. Algunos de estos han logrado desafiar las defensas aéreas de Ucrania, que de otro modo han negado el acceso de los aviones de combate rusos a los cielos del país.

Funcionarios estadounidenses actuales y anteriores dicen que Teherán ha enviado asesores militares para ayudar a los rusos a usar los drones de manera más efectiva, pero Teherán ha negado haber proporcionado a Moscú armas para usar en Ucrania.

Dmitry Polyanskiy, el primer representante permanente adjunto de Rusia ante las Naciones Unidas, dijo el miércoles que todos los drones utilizados en Ucrania fueron fabricados en Rusia. Agregó que Moscú revisaría su cooperación con la ONU si envía expertos a Ucrania para inspeccionar los drones desplegados por Rusia derribados por Ucrania, diciendo que sería una “investigación ilegítima”.

En su discurso del miércoles, Zelensky elogió los misiles autoguiados IRIS-T proporcionados por Alemania, que ayudaron a derribar cohetes rusos durante un bombardeo que tuvo como objetivo 10 regiones de Ucrania esa tarde.

“Estamos trabajando con socios para brindar una defensa aún mejor a los cielos ucranianos”, dijo.

Los aliados y socios occidentales de Ucrania han tenido dificultades para obtener más sistemas de defensa aérea en el país, ya que muchas naciones, incluido EE.UU., tienen pocos de sobra.

Estados Unidos planea entregar dos de los ocho sistemas móviles de defensa aérea conocidos como Nasams que prometió a Ucrania para fin de año, dijo un funcionario del Congreso. Los seis restantes no llegarían hasta el próximo año, dijo el funcionario, porque necesitan ser construidos.

Durante un ataque aéreo esta semana en Kiev, la gente estaba amontonada en un pasaje subterráneo esperando que todo estuviera despejado más de tres horas después de que la sirena comenzara a sonar.

Personas caminan en una estación de metro al anochecer en Kiev, Ucrania, el 20 de octubre de 2022. Foto: AP

Muchos estaban revisando sus teléfonos, desplazándose por los canales de Telegram que publican sobre la probable trayectoria de los misiles y el trabajo de la defensa aérea de la ciudad. Una aplicación de teléfono inteligente ucraniana llamada Air Alarm, que informa a las personas cuando suena la sirena de ataque aéreo y cuando se da el visto bueno, tiene más de cinco millones de descargas en la tienda de aplicaciones Google Play. Kiev Operative, un canal de Telegram que brinda actualizaciones sobre amenazas desde el aire a la capital, tiene más de 340.000 suscriptores.

“Usando Telegram puedo verificar cuándo los cohetes han dejado el mar Caspio o el territorio ruso, así que puedo terminar de preparar el desayuno para mis hijos y saber que tengo algo de tiempo antes de tener que esconderme”, dijo Tetiana Bonya, que vive en las afueras del centro de la ciudad de Kiev.

El martes, visitó el Parque Shevchenko de Kiev con sus hijos y su esposo Yuriy por primera vez desde que tres misiles rusos impactaron en el centro de la ciudad hace 10 días, matando a más de una docena de personas.

Los trabajadores estaban ocupados cubriendo un cráter dejado por uno de los cohetes, que aterrizó junto al patio de recreo donde juegan los niños de Bonya. En su mochila llevaba una botella de agua, una vela y una linterna de cabeza, por si tenía que correr a un refugio antiaéreo con su familia.

“Nunca se puede estar demasiado preparado”, dijo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.